¿Cómo limpiar las amígdalas infectadas? La amigdalitis es una infección de las amígdalas causada por una infección viral o infecciones bacterianas. Entre sus síntomas se encuentran el mal aliento,  dolor de garganta, amígdalas rojas e hincadas, dificultad para tragar, una capa blanca o de tono amarillento sobre la zona de las amígdalas, glándulas, inflamadas en el cuelo y fiebre. Por ello es necesario que el paciente acuda al medico al sentir alguno de estos malestares.

Otro mal común en cuanto a infecciones en las amígdalas es tonsilolitos. Pequeñas piedras que se desarrollan en los pliegues de la garganta y que pueden ser tan peligrosos como la amigdalitis.

Sin embargo, debido a que estas son afecciones bastante comunes, sobre todo en la época de invierno, se han “desarrollado” diversos métodos o remedios caseros que pueden ayudar a tratar tan molestas dolencias.

Aquí te presentamos algunos

Métodos y remedios caseros para limpiar y tratar las amígdalas infectadas

1. Enjuague bocal natural

El enjuague bucal natural es una muy buena herramienta para la limpieza de las amígdalas de forma rápida. Este es además económico y fácil de preparar, sólo necesitas de agua (tibia) y sal. Mezcla ambos ingredientes y haz gárgaras con el de forma repetida durante dial.

2. El hisopo

Los tocamientos con hisopo también pueden dar un resultado bastante efectivo en la limpieza de las amígdalas. Si bien debe tenerse sumo cuidado a la hora de realizar la tarea pues debe evitarse lesionar aún más la zona.

Para ello debes humedecer el hisopo en agua tibia y proceder a realizar la tarea. Sin embargo, no se recomienda en niños pues suelen ser muy inquietos y por lo tanto puede causarse lesiones.

3. Vinagre de Manzana

El vinagre de manzana es uno de los productos naturales más usados gracias a sus diversas propiedades, como su pH con la capacidad de disolver los acúmulos de restos de alimentos. Además, estimula la secreción de liquido por parte de las amígdalas haciendo que estos sean expulsados.

Por ello este es una excelente solución para la limpieza de esta zona. Incluso puedes llegar a combinarlo con el método de los hisopos para un mejor resultado por parte de ambos.

4. Gasas

Este tratamiento aunque efectivo suele resultar un tanto complicado e incomodo para quienes deciden someterse a el ya que consiste en realizar tocamientos en la zona infectada con gasa entre los dedos (similar al método 2).  Esta debe estar humedecida bien sea con agua tibia o enjuague bucal natural.

Sin embargo, no se recomienda aplicarse en niños por riesgo a causar lesiones o a mordidas. También se aconseja que este método sea aplicado por otra persona para mejores resultados.

Otras recomendaciones

  • Además de los remedios caseros que te mencionamos puedes ayudarte con otros un como:
  • Beber líquidos calientes, estos aumentarán el flujo de sangre en tu garganta.
  • Usa un vaporizadores, estos te ayudarán a aliviar la irritación y el dolor de garganta. Si no dispones de uno puedes usar un plato profundo con agua cliente en tu habitación.