¿Cómo leer la mirada? El ser humano está constantemente comunicándose con las personas que lo rodean, y la forma más común es la verbal. A través de palabras podemos construir una conversación por diferentes vías, y expresar cualquier tipo de idea o sentimiento. La forma verbal es la más usada por las personas para comunicarse, aunque existen otros métodos, incluso hay comunicaciones que hacemos y no nos damos cuenta.

El cuerpo también está comunicando algún sentimiento, sin que nos demos cuenta, son pequeños detalles que no podemos percibir a simple vista, pero que de una y otra manera están presentes en una conversación, este es el lenguaje no verbal.

¿Qué es el lenguaje o comunicación no verbal?

     El lenguaje o comunicación no verbal es aquel que se logra por cualquier vía que no sea las palabras, aquí entran las señas, los gestos, movimientos que pueden ser coordinados o no, etcétera. Este tipo de comunicación se da en situaciones donde no es posible hablar directamente con la persona, por lo que ambos interlocutores buscan alternativas para comunicarse entre sí.

Pero también está el factor de la comunicación no deseada, es aquella que hacemos de manera inconsciente, sin darnos cuenta que con un movimiento por ligero que sea, estamos comunicando.

¿Qué factores intervienen en la comunicación no verbal?

En estas comunicaciones, los protagonistas son partes del cuerpo, que usamos como código que entienden ambos interlocutores, por ejemplo, una seña con las manos, que pueden indicar una acción o idea.

Estas se dan cuando ambas personas conocen las señas, pero en una comunicación, incluso verbal, podemos indicar un sentimiento con movimientos corporales. Pueden ser expresiones, que normalmente se dan en la cara, pero también se ven en las manos y en los pies.

Intervención de los ojos en una conversación

     Los ojos forman parte importante de una conversación, estos participan de manera indirecta, y nos indican ciertas cuestiones sobre la otra persona. Desde un movimiento leve, hasta expresiones exageradas por ellos, los ojos hablan por sí solos, y saber leer esas expresiones nos ayudarán a entender un poco a la otra persona.

¿Hasta qué punto se puede leer la mirada de una persona?

Un mito muy popular es conocer, casi con detalle a una persona solo con verla a sus ojos, esto es totalmente falso. Si bien leer la mirada es posible, tampoco podemos sacar una conclusión exacta con su expresión.

¿Cómo leer la mirada?

Cuando estemos hablando con otra persona, debemos fijarnos en los movimientos en los ojos, como pueden ser un levantamiento de cejas, dilatación y contracción de las pupilas, si evita la mirada y el número de parpadeos, etcétera. Todo esto  puede indicar el estado de ánimo o algún pensamiento de la otra persona.

Además de estos movimientos, debemos sumarlo con el tema que se está tratando, e identificar si hay alguna palabra que ocasiones el movimiento exagerado de los ojos. No es fácil leer la mirada de las personas, debemos ser muy persuasivos y estar pendiente de cualquier movimiento, por más mínimo que sea.