¿Cómo lavar ropa a mano rápido? Si pensaste en usar una prenda, pero te has dado cuenta que está en la cesta de la ropa sucia, lavarla es lo primero que se piensa. Ahora bien, entre adecuar la lavadora para lavar una o varias prendas y luego esperar cada uno de los ciclos, se perderá algo de tiempo.

Lavar la ropa a mano puede llegar a ser mucho más rápido de lo que pensamos, sobre todo si se trata de pocas piezas de ropa. Es elemental tener en consideración algunas recomendaciones que veremos en este artículo. Por otro lado, también detallaremos cada uno de los pasos que lavar sea más eficiente, y más aún, cuando se hace a mano.

Usa agua fría para lavar la ropa

Para comenzar, es importante lavar la ropa con agua fría o a temperatura ambiente. Esto es debido a que los tejidos se conservarán en mejor estado con el paso del tiempo. Así que, llena un recipiente, que puede ser una ponchera, con agua suficiente, pero dejando un espacio antes de llegar al borde.

Añade el jabón de tu preferencia, puede ser la cantidad que creas necesaria, lo recomendable es que sea abundante para generar la espuma suficiente. Tres cucharadas o un puñado de jabón pueden funcionar perfectamente.

Lava tu ropa

Lo que resta por hacer es sumergir la ropa en el agua con jabón, asegúrate de que se haya disuelto perfectamente. Sumerge y saca la ropa repetidas veces en el agua con jabón. Entre unas tres o cuatro veces será suficiente.

A continuación, comienza a frotar la ropa con las manos entre sí. Una vez que hayas hecho esto por toda la tela, si es necesario, usa un cepillo en las zonas que tengan manchas o sucio más difícil de sacar. Repite este mismo proceso con cada una de las prendas, y vuelve de nuevo con la primera.

Saca el jabón

Ahora bien, si consideras que la ropa ha quedado limpia con la ayuda del jabón, es momento de sacar una por una y exprimir para retirar el excedente de agua enjabonada. En el mismo recipiente donde has lavado, puedes volver a llenar con agua limpia y algún suavizante para ropa, en caso que sea necesario.

Ve incorporando cada una de las piezas de ropa en el agua sin jabón, en caso que sea necesario, vuelve a cambiar el agua hasta que salga sin jabón. Hay suavizantes con los que se podrá cortar el jabón sin tener que cambiar el agua muchas veces.

Cuelga la ropa o llévala a la secadora

Al terminar, exprime la ropa para que puedas colgarla para que se seque de manera uniforme y no quede con mal olor. Por otro lado, puedes usar la secadora para que se seque más rápido. Al momento de colgar la ropa ten en cuenta lo siguiente:

  • Cuando vayas a colgar la ropa, asegúrate de tenderla sin ningún pliegue, trata de que quede bien estirada
  • Evita tender la ropa en un lugar húmedo

Es seguro que, en unos minutos habrás conseguido lavar la ropa a mano, y además, no solo ahorrarás tiempo, también gastarás menos agua.