¿Cómo hacer yogurt casero con búlgaros? Quizás hayas escuchado hablar de ellos, pero si la respuesta es no, es momento que sepas de esta increíble comunidad que han llegado para quedarse.

Si bien los búlgaros son una colonia de pequeños grandes guerreros no son humanos. Así como lo lees, los búlgaros son una colonia compuesta de levaduras y bacterias capaces de convertir la lactosa en ácido láctico, ya que se alimentan del azúcar en la leche transformándola en Kefir (producto que usamos para hacer yogourt).

Estos son unas bolitas elásticas similares a los granos de arroz glutinoso de color blanco o amarillo muy claro y tienen una textura gelatinosa y húmeda. Se usan para aderezos, smoothies, y postres. Sin embargo, suelen ser mayormente usados para hacer yogurt y además, utilizarlos una y otra vez.

Si te interesa saber cómo hacer un yogourt casero con estos maravillosos amiguitos continua leyendo.

Cómo hacer yogurt casero con búlgaros paso a paso

El yogurt búlgaro no solo es delicioso, también aporta nutrientes y vitaminas. Entre sus múltiples beneficios se encuentran la protección de la flora intestinal, eliminar todo aquello que tu cuerpo no necesita para una mejor digestión (ayuda al estreñimiento),  combate la gastritis, diarreas y colitis.  Y si eso no fuera suficiente, también ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer como el cáncer de colon.

Para hacerlo un yogurt búlgaro desde la comodidad de tu casa sólo necesitas 1 litro de leche entera y granos de búlgaro.

Preparación

Paso 1.

Coloca una cucharada grande (sopera) de granos de búlgaros en un recipiente de vidrio y añade 1/2 libro de leche a temperatura ambiente.

Paso 2.

Déjalo fermentar durante unas 8 o 10 horas sin moverlo (o agitar) a 45 grados. Para que la temperatura se mantenga cúbrelo bien con toallas y tápalo.

Paso 3.

Al terminar el tiempo de fermentación la mezcla debe encontrarse coagulada. Procede entonces a meterla el refrigerador (sin agitar) y déjala que se enfríe hasta alcanzar los 10 grados.

Sácalo y disfruta.

Cómo cuidar de los búlgaros

Ya que los búlgaros son organismos vivos debes cuidarlos para que puedas usarlos por tiempo indefinido. Aquí te decimos cómo:

  • NO deben entrar en contacto con metal. Esto contaminaría a los búlgaros y por ende todo aquel alimento en el que se encuentren.
  • Guárdalos en un frasco de vidrio o plástico cubierto con un manto del cielo o malla (para que el gas producido por la fermentación no se libere).
  • Al momento de vaciar la leche que producen recuerda dejarla reposar a temperatura ambiente y hacerlo en un lugar donde no reciban luz de forma directa.
  • Si bien el proceso de fermentación dura un aproximado de 24 horas puedes acelerarlo si este se encuentra en un lugar caluroso.
  • Recuerda cambiar la leche cada 36 horas máximo.
  • Lávalos una vez a la semana con agua potable y déjalos secar por 10 minutos y colócalos en su recipiente de plástico.