¿Cómo hacer una michelada sencilla? La michelada es una bebida alcohólica de origen mexicano cuyo gran atractivo viene los ingredientes que contiene. “Fresca y picante“, así es como la describen quienes la prueban, algunos llegan a describirla también como una bebida “única y sorprendente“.

Lo cierto es que esta es una cerveza “aliñada” con ingredientes bastante integrados a la cultura mexicana y latinoamericana, fácil y rápida de preparar cuyos componentes principales puedes encontrar en el 99.9% de las cocinas de todo el mundo.

Cerveza, jugo de limón, sal, chile y hielo, sólo eso necesitas para preparar una buena michelada. Si tienes estos ingredientes y quieres algo para refrescarte y pasar un rato agradable sigue leyendo y sabrás cómo.

Índice de contenidos

Tres formas de hacer michelada

Si bien la michelada clásica solo lleva los ingredientes que te comentamos arriba con el paso del tiempo (como todo) la receta original ha ido cambiando hasta llegar algunas variaciones de acuerdo a la preferencia de quien la tome. Aquí te presentamos algunas.

1. Michelada clásica

Empecemos por la michelada clásica o michelada mexicana. Para ello necesitarás.

Ingredientes

  • El jugo de 2 limas o limones
  • Salsa picante (preferiblemente tabasco, sriracha o tapatio)
  • Salsa Perrins o salsa worcestershire
  • Cerveza (preferiblemente rubia)
  • Sal
  • Chile o cayena (molido)
  • Hielo

Vaso tipo pinta irlandesa o algún vaso alto

Preparación

Lo primero que debes hacer es cortar las limas por la mitad y exprimir el zumo, resérvalo junto a las cascaras y en un plato pequeño llano pon una pequeña cantidad de sal y unos copos de chile (o cayena) en polvo.

Con la mitad de una de las cascaras de la lima reservada frota el borde del vaso en el que vas a servir, al terminar verifica que esté lo suficientemente húmedo. Procede a mezclar la sal y el chile y presiona el vaso en la mezcla (por la parte ya húmeda por la lima) para que se forme una especie de costra en el borde de este.

Ahora agrega el zumo del limón, la salsa picante y la Perrins en el vaso y mézclala, añade hielo y finaliza integrando la cerveza fría.

2. Endiablada

Como su nombre lo indica esta no es una bebida apta para quien no le guste lo arriesgado (y el alcohol). Es un poco más fuerte que la michelada clásica ya que agrega a la mezcla otra bebida tradicional del país centroamericano.

Ingredientes

  • El jugo de 2 limas o limones
  • Salsa picante (preferiblemente tabasco, sriracha o tapatio)
  • Salsa Perrins o salsa worcestershire
  • Cerveza (preferiblemente rubia)
  • Sal
  • Chile o cayena (molido)
  • Hielo
  • Tequila

Preparación

Sigue el procedimiento de la michelada clásica; corta el limón, aparta las cascaras y el zumo, mezcla los ingredientes secos, humedece el borde del vaso y haz una costra con la mezcla del chile y la sal, agrega el hielo, las salsas y la cerveza.

Es básicamente igual, la diferencia entre la endiablada y la michelada tradicional es que antes de añadir los ingredientes húmedos al vaso debes vertir el tequila.

Por lo que el procedimiento por orden sería el siguiente: Hielo, tequila, salsas, cervezas, servir.

3. Gomichela

Es bastante fácil de saber que diferencia esta michelada de las anteriores. Gomitas. Pero no cualquier tipo de gomitas, aquí agraremos gomitas enchiladas. Ideal para compartir con amigos  en noches de billar o reuniones similares.

Ingredientes

  • El jugo de 2 limas o limones
  • Salsa picante (preferiblemente tabasco, sriracha o tapatio)
  • Salsa Perrins o salsa worcestershire
  • Cerveza (preferiblemente oscura)
  • Sal
  • Chile o cayena (molido)
  • Hielo
  • 1 cucharada de salsa inglesa
  • 2 cucharadas de chamoy
  • 2 cucharadas de tamarindo
  • Gomitas enchiladas

Preparación

El procedimiento similar a los descritos anteriormente, solo hay algunos cambios. Por ejemplo, en vez de humedecer el borde del vaso con la cascara de limón esta vez lo harás con el chamoy, también las gomitas, a las que igualmente debes con chile.

Luego, vierte las 2 cucharas de tamarindo  así como 2 de chamoy en el vaso, y agrega el resto de los ingredientes húmedos a excepción de la cerveza, esta debes añadirla cuando estos estén bien integrados.

Cuando ya tengas todo mezclado sírvela con un poco de tamarindo y chamoy al lado.

Ahora ya tienes tres formas de hacer esta michelada para que no solo tengas algo que ofrecerle a tus invitados (o tomar solo) sino para sorprenderlos y pidiendo por más.