¿Cómo hacer una autoevaluación escrita? Cuando hablamos de una autoevaluación, nos referimos a una especie de examen de nuestra propia personalidad, incluyendo aspectos positivos y negativos que podamos presentar. De igual manera se utilizan para un procedimiento de autoanálisis de la persona de quien elabora el documento. En este trabajo veremos la manera de realizar una autoevaluación de forma correcta.

¿Qué conlleva una autoevaluación escrita?

Esta se trata de un documento, tal como lo hemos especificado de forma escrita, dentro de la misma se pueden encontrar plasmados aspectos importantes de la propia persona que la ha creado. Podemos ver información como: datos personales, estudios, labores que realiza, logros que posee, personalidad, entre muchos otros aspectos que más adelante determinaremos más detalladamente.

¿Cuáles aspectos de mi vida deben colocarse en mi autoevaluación escrita?

Aunque ya hemos determinado algunos de los datos o información requerida para este tipo de actividad, queremos ilustrar un poco más a nuestros lectores y para ello tendremos que tener presentes algunos puntos de gran interés.

A grandes rasgos y con base en lo antes expuesto, podemos determinar que el procedimiento está integrado por algunas etapas, las cuales mencionamos a continuación:

1.- Elaboración de autoconcepto sobre sí mismo

Lo primero que tendremos presente son la cantidad de conceptos a través de los cuales se nos autodefine, ante datos personales como: aspecto físico, imagen propia que pensamos que transmitimos a los demás, relación hacia otros, desempeño en las labores o actividades a cargo, como se manejan las emociones y el aspecto de función mental.

2.- Lista de debilidades

Debemos volver a revisar los conceptos antes mencionados y con base en ellos elaborar datos que consideremos que son debilidades, entre estos podemos destacar defectos, obstáculos, carencias o excesos presentes en la personalidad. Una vez que las tengas claras, las plasmaremos dentro de un folio o papel, para lo cual dividiremos el mismo en dos columnas; determinando en una las debilidades y en la otra las características un poco más específicas.

3.- Lista de cualidades

Ya hemos realizado las debilidades, nos toca a continuación ejecutar el mismo procedimiento, solo que esta vez con las cualidades que tengamos. Para ello, de igual manera las describimos de forma neutral, teniendo presente cada una y cómo inciden en el aspecto diario. De igual manera podemos agregar personas que admiremos y porque.

4.- Nueva autoevaluación

Teniendo en cuenta las dos metodologías que acabamos de ver, nuestro reto o meta es la creación de una autoevaluación novedosa y personal. La misma no podrá ser igual a la inicial, ya que el objetivo será una narración sobre aspectos de forma más objetiva, clara y precisa, logrando así una imagen más completa.

Emisión de datos sobre autoestima

El resultado que arroja la autoevaluación personal, determinará el nivel que tenemos de autoestima, en caso de ser alto, bajo o medio. Sin embargo, lo que se busca con este procedimiento es descubrir quiénes somos, hacia dónde vamos y nuestras aspiraciones.

¿Cuándo puede realizar mi autoevaluación escrita?

Debemos de tener presente que dicho procedimiento podremos efectuarlo a la edad que sea requerido o que prefiera la persona. Sin embargo, una buena opción es en el momento de elegir que tipo de carrera realizar, asimismo antes de la firma de cualquier contrato de empleo, pueden ser momentos especiales y adecuados para la elaboración de este tipo de documento.