¿Cómo hacer un faje a un hombre? el coloquialmente llamado faje, también conocido como magreo, franela, meter mano, caldeo entre otros, es el nombre que se le atribuye a caricias íntimas o relaciones sexuales de forma consensuada que se da sin penetración (vaginal o anal).

En este se incluyen besos, caricias y abrazos de forma tal que incrementen la tensión sexual de ambos involucrados.

Un acto que parece fácil pero que para algunos no lo es, bien sea porque no sabes que hacer o porque jamás lo han hecho. No importa en cual de estos grupos estés porque aquí te daremos algunos consejos para que tengas la mejor experiencia haciendo un faje.

Tips para hacer un buen faje

Para que un faje sea considerado uno realmente bueno por alguien (sin importar el genero con el que se identifique la otra persona) debe tener lo siguiente:

  1. Besos a la carta

Los besos son necesarios cuando hablamos de este tipo de actos. Una forma de subir la temperatura. Debes aplicar una dosis de besos largos y lentos (con o sin lengua) hasta que sientas que estás en ese punto.

Recuerda que en los labios se encuentran un sin fin de terminaciones nerviosas.

  1. No deben faltar las caricias

Seguramente sabes que todos tenemos puntos débiles en las que solo hace falta de un toque para que nos sintamos un poco drogados. Pues esas son las zonas ideales para comenzar a acariciar y así (junto con los besos) subir la temperatura.

Además, eso te abrirá el terrero a ir quitando una que otra pieza de ropa.

  1. Roza

La piel es increíblemente sensible, no por nada es el músculo más grande del cuerpo, así que aprovecha de este regalo. Roza a la otra persona con tus manos de forma delicada o incluso con algo mucho más ligero como tela. Hazlo lentamente y de forma inesperada (puedes incluir un beso aquí o allá) y verás como el resto es historia.

  1. Háblale

Parece algo tonto pero no lo es. Muchas veces el decir ciertas cosas puede ser un afrodisíaco. Así que pon tu imaginación a volar y mientras están entre un peso y el otro, entre suspiros y con la voz más sensual que tengas dile lo que quieres hacerle o lo que quieres que te haga. También puedes decirle cómo te sientes en el momento, donde quieres que te toque y cosas similares.

Beneficios de un faje

Quizás parezca algo un tanto simple, pero la realidad es otra. Las sensaciones que se experimentan durante este proceso pueden llegar a ser incluso más intensas que el propio acto en sí. Y es que si bien no lleva (generalmente) al orgasmo si puede causarte ciertas emociones que dejan una marca propia.

Además, esta es una experiencia que viene con beneficios, y aquí te nombramos algunos.

  • El faje (también se le puede llamar juego previo) es una forma de iniciar y encender el ambiente para la danza horizontal.
  • Esta practica te ayuda a aprender y conocer más sobre tu pareja incluso antes de llegar al sexo.
  • Es una forma de jugar la mente y los sentidos
  • Si bien se considera como un acto o una relación sexual en sí, te puede guiar hasta otras como el sexo oral.
  • No hay riesgos de embarazos o enfermedades de trasmisión sexual.