¿Cómo hacer nieve casera y fácil? De seguro hay varios contextos con los que irá de maravilla, fabricar nieve. Escenificar la navidad desde el invierno y el frío, es uno de los motivos. Acondicionar espacios también puede ser una buena forma de aplicar la nieve, pero de seguro hay un inconveniente ¿dónde se consigue la nieve?

Si te encuentras en un país del trópico o simplemente en un lugar donde no cae nieve, debes saber que es posible hacerla con nuestras manos en casa. Aunque no es una nieve real, se acercará enormemente. Si quieres saber cómo hacer nieve casera, sigue leyendo, a continuación; te mostraremos cada uno de los pasos para hacer nieve casera y fácil.

¿Qué materiales necesito?

Comenzaremos por aclarar que, esta nieve que prepararemos no es hielo, por lo tanto, no se derretirá y mucho menos, será fría. Los materiales que usaremos son muy pocos, y como se trata de ingredientes que no son nada tóxicos, todos pueden entrar en contacto con esta nieve; para jugar o hacer muñecos.

  • Bicarbonato de sodio, la cantidad que se requiera para que haya un buen volumen de nieve
  • Agua, no mucha
  • En caso que quieras agregarle toques brillantes como el hielo, puedes añadir brillantina blanca.

¿Cómo se hace la nieve con bicarbonato?

De hecho, es sumamente sencillo. No requiere de técnicas especiales, así que, lo que se hará es reunir en un recipiente todo el bicarbonato que queremos ocupar para hacer la nieve. Recordemos que el bicarbonato de sodio puede disolverse con mucha facilidad. Es recomendable trabajar en un lugar seco y fresco.

Ve añadiendo el agua por gotas, pero con mucha paciencia, además podrás ir ajustando la textura agregando más bicarbonato. Lograrás una mezcla muy parecida a la nieve, tanto en su textura como en el color. Además, parecerá que se está derritiendo.

Alternativas para hacer nieve casera

Hay algunas alternativas con las que podemos jugar y probar para obtener una nieve casera. ¿Has pensado en la espuma de afeitar? De hecho, se puede usar para simular la nieve. Aunque es mucho más suave que la nieve, se puede trabajar y modelar en las superficies que elijamos.

Ahora bien, si quieres una textura más parecida a la nieve, más quebradiza y no tan suave, prueba mezclando la espuma de afeitar con fécula de maíz (Maizena). Ve añadiendo de a poco para regular la textura y encontrar la que quieres.

Ten en mente el tipo de aplicación que quieres otorgarle a la nieve para que puedas preparar la consistencia adecuada y funcione como lo imaginas.

Nieve casera de hielo

Si quieres una nieve casera para experimentar el frío y que sea lo más parecida a la nieve real, entonces puedes hacerla con hielo. Simplemente, toma un recipiente con agua y añade colorante o pintura a base de agua de color blanco, o si lo deseas, puedes usar un chorrito de leche, dependerá de cómo quieres que se vea la nieve.

Lleva al congelador en un recipiente ancho y plano. Cuando se haya congelado por completo, rompe el hielo en trozos y licúa de inmediato. Obtendrás tu nieve casera.