¿Cómo hacer masajes relajantes en la espalda? Los masajes en la espalda pueden llegar a ser de alto contenido relajante, para ello existen algunas técnicas que pueden ser aplicadas y obtener una muy buena relajación del dolor en esta zona del cuerpo, siendo lo más importante en que no necesitaremos de grandes conocimientos para ello, sino únicamente haciendo presión en ciertos puntos mediante prácticas específicas.

¿Qué se requiere para realizar masajes de relajación en la espalda?

Aunque cuando hablamos de masajes de relajación en diferentes áreas del cuerpo, siempre se nos vienen ideas de contratar los servicios de un especialista o terapeuta profesional. Pues debemos destacar que ya esto no resulta de tal forma. Hoy día podemos realizar un masaje de espalda con solo aplicar algunos conocimientos y posicionando las manos en zonas específicas que podrán permitir la relajación total de la espalda.

¿Cuáles productos puedo utilizar para hacer un masaje relajante en la espalda?

Existen en las tiendas algunos productos de los cuales podemos valernos para aparte del masaje relajante, ciertos productos nos permitan obtener una relajación absoluta y plena de este malestar que podemos padecer en cualquier momento. Algunos de los productos más destacados son los siguientes:

  • Aceites
  • Cremas mentoladas.
  • Unciones analgésicas, estas pueden ser recomendadas por especialistas.
  • Cremas exfoliantes.

¿Cuáles son las causas de los dolores en la espalda?

En cuanto a este punto, debemos mencionar como causales de este tipo de afecciones, levantamiento de peso excesivo, ejercicios mal efectuados, malas posiciones o posturas inadecuadas por mucho tiempo, estar sentado por un período de tiempo muy largo, entre muchas más.

Forma de hacer un masaje relajante en la espalda

Para ilustrar a nuestros lectores un poco más de este procedimiento, lo realizaremos mediante algunos pasos, los cuales iremos destacando uno por uno, para una mejor comprensión.

Pasos para dar masaje relajante en la espalda

Primero que nada debemos pedir al beneficiario que se coloque boca abajo sin ningún tipo de ropa. Será prudente colocar música suave e inclusive si es de nuestro agrado, encender una varilla de olor o vela, esto dará un espacio de relajación total. Pues bien, comencemos:

  • Debemos iniciar mediante la imposición de las manos encima del borde de los omóplatos, comenzamos el masaje a través del arrastre de los dedos de forma suave, desde la parte superior y hacia abajo, el movimiento será suave pero firme, sin exceso de presión.
  • Posteriormente colocamos las manos sobre los lados de la columna vertebral, a partir del cuello y hacia el área sacra. Este tipo de movimiento se conoce como “técnica del amasamiento”, esto debido al tipo de movimiento.
  • De manera inmediata tendremos que proceder al deslizamiento de los puños sobre el área de los costados o laterales de la columna, esto será a partir del cuello al hueso sacro. Luego que estemos en esta última área, debemos con las manos separadas subir por medio de movimientos en ondas, recorriendo la totalidad de la espalda.
  • Podremos realizar el movimiento y llegar a la zona del hombro, justo en este punto deslizamos hacia el cuello la mano, iniciando de nuevo el proceso.