El dinero que recibe, y que dedica a desarrollar toda su tarea, tiene diferentes orígenes: las aportaciones directas de los leales, así sea a través de colectas o de donativos y suscripciones; de herencias y legados y, además, de la asignación tributaria. La cantidad que se recibe del porcentaje de los impuestos de los contribuyentes que de esta forma lo de dicen se reparte solidariamente desde el Fondo Habitual Interdiocesano.

«La financiación de la Iglesia católica en España se consigue debido al Fondo Habitual Interdiocesano que es, como su nombre sugiere, un fondo habitual desde el que se reparte solidariamente el dinero de la casilla de la Iglesia en la Afirmación de la Renta. Este dinero distribuido solidariamente entre todas las diócesis españolas de manera que las que menos opciones más reciben proporcionalmente, piensa de media el 25% de la financiación elemental de las diócesis españolas, aunque es dependiente del tamaño de cada diócesis llegando a sospechar hasta el 75% de los elementos de las diócesis más pequeñas. Este fondo se obtiene de dos fuentes principales: las aportaciones directas de los leales y la Asignación Tributaria.

Las aportaciones directas y voluntarias de los leales se consiguen por distintos cauces como colectas, donativos, legados, herencias. Con todo, es la suscripción diaria (mensual, trimestral, semestral o anual) la que se constituye como el modelo más querible de sostenimiento de la Iglesia, dado que por medio de esta periodicidad en la financiación se puede gestionar el presupuesto de manera más eficiente para ir afrontando los diferentes inconvenientes que todo el tiempo van apareciendo en las diferentes diócesis de nuestro estado. Las aportaciones directas y voluntarias de los leales son la primordial fuente de financiación de las diócesis y suponen bastante más de una tercer parte de los elementos accesibles. En el año 2018 llegaron al 33% del total de los elementos.

Desde aquí puedes hacer un donativo a tu diócesis.

En relación a la asignación tributaria, tenemos la posibilidad de decir que, desde que se estableció el nuevo servicio de Asignación Tributaria en 2007, vino creciendo el porcentaje de contribuyentes que marcan la casilla de la Iglesia y que reconocen su tarea. Precisamente, en la Afirmación de la Renta 2018 incremento el número absoluto de personas que asignaron a la Iglesia en 51.658 novedosas afirmaciones, un 4,4% más que en el ejercicio previo.

Por su lado, el patrimonio eclesiástico piensa una fuente de riqueza y valor para toda la sociedad de españa. Bastante más de 40.000 entidades católicas gestionan dicho patrimonio autónomamente. Sin embargo, el indiscutible valor de dicho patrimonio ordena a su continua conservación y rehabilitación, lo que además piensa indispensables costos. Este suceso se puede ver en un estudio nuevo en el que se expone que el gasto en conservación de inmuebles y creación de nuevos santuarios que han supuesto bastante más de una tercer parte del presupuesto anual de las diócesis españolas en 2018.

A lo largo de el año 2018 recibieron asistencia económica de la casilla de la renta de la Iglesia 52 proyectos de creación de santuarios y 352 proyectos de rehabilitación. Alcanzando un total de 53.327.336 euros, que suponen un total de bastante más de 397 millones de euros premeditados en los últimos seis años.

La Iglesia además muestra otras fuentes de financiación entre las que están subvenciones otorgadas en convocatorias públicas o algunas ocupaciones económicas, que vienen a complementar en un 27% el presupuesto que la diócesis destina a objetivos muy diversos y amplios.

En 2018 un 23 % de los costos del grupo de las diócesis españolas fueron costos pastorales y asistenciales. Los costos de conservación de inmuebles y costos de desempeño han supuesto para las diócesis un 29% de su economía.

Fuente: labancadefinitiva.com