¿Cómo entrenar a tu perro para ir al baño afuera? Los perros son animales muy fieles, cariñosos y protectores. Pueden ser la compañía perfecta y en ocasiones son capaces de entablar lazos con sus cuidadores realmente fuertes.

La gran mayoría de aquellos que tienen perros suelen verlos como parte de su familia o incluso como sus hijos, ya que son animales muy fáciles de amar por todas sus características.

Sin embargo, entrenarlos para que se adapten a un estilo de vida en particular no siempre es tarea fácil. Establecer una hora y un lugar para que este haga sus necesidades dentro o fuera de su residencia puede llegar a ser uno de estos retos. Por ello te dejamos algunos trucos para que este problema quede fuera de tu vida.

Pasos para entrenar a tu perro a ir al baño en exteriores

Antes de iniciar con su entrenamiento tienes que recordar que el comportamiento y educación de tu perro siempre dependerá de ti, así que los castigos y la violencia nunca serán la solución a un error de su parte.

1. Inicia desde una edad temprana

Lo ideal para que estos métodos funcionan es que el entrenamiento del animal sea a una edad temprana, entre las 7 y 8 semanas de edad. En esta etapa tu cachorro podrás enseñarle a hacer sus necesidades en un lugar especifico antes de el lo haga por si mismo.

No obstante, si tu cachorro es mayor también podrá aprender, solo que el proceso tardará un poco más

2. Evita las distracciones

Los ruidos o la distracción entorpecerá el proceso de aprendizaje. Además se recomienda no llevarlo a casa hasta que no haga sus necesidades.

3. Frases clave

Usa frases o palabras como “pipí” o “popo” cada vez que salga para hacer sus necesidades y mientras el cachorro este en dicho proceso. Con el tiempo este asociará las palabras o frases y entenderá que significa y que debe hacer.

Cuando el cachorro haya hecho sus deposiciones no olvides darle una recompensa y estimularlo con caricias o jugando con él. Lo ayudará a asociar ir al baño fuera con una recompensa lo que lo motivará a hacerlo.

Recuerda

  • Intenta mantener a su cachorro bajo supervisión, o por lo menos presta atención a las señales de que desea ir a hacer sus necesidades. Así podrás llevarlo hasta al punto que has decido para él.
  • Si no te diste cuenta o no hubo tiempo y ocurrió el accidente dentro de casa no lo castigues o le pegues. Esto además de que está mal no ayudará en nada a que el cachorro aprenda de su error.
  • Trata de alimentar a tu cachorro en horas fijas, y retira el plato luego de 20 minutos. Esto hará que se creen intervalos regulares en los que tendrá que hacer sus necesidades.
  • No le des acceso a su alimento durante todo el día.

Ten en cuenta que este es un proceso un poco lento pero muy importante. Ten paciencia, intenta no estresarte a ti o a tu cachorro pues no hará más que entorpecer la situación.