¿Cómo empezar a meditar en casa? Atrás a quedado el concepto de que la meditación es algo de hippies, monjes y bohemios, en la actualidad esta practica milenaria se ha vuelto algo muy habitual en los hogares del mundo, recomendada para grandes y chicos por sus grandes beneficios.

Entre sus múltiples beneficios se encuentran ayudar a procesar el estrés, la ansiedad y los pensamientos obsesivos.

Si estás pensando en comenzar a meditar pero no sabes cómo, has llegado al lugar correcto. Aquí te dejaremos algunos pasos para que comiences a practicar la meditación y no fallar en el intento.

Pasos para comenzar a meditar en casa

Contrario a la creencia popular meditar no algo que deba ser tomado a la ligera. Para comenzar a meditar y sacarle todo lo que esta practica te brinda debes tener en cuenta ciertas cosas como:

1. Elegir una técnica de meditación

La meditación tiene diversas formas de practicarse, algunas vienen de épocas milenarias y sus resultados están validados por la tradición e incluso la ciencia. Otras son la creación de gurús cuyo único objetivo es el beneficio propio (y monetario). Por ello es sumamente importante que elijas la que más se adapte a ti.

Por lo que debes probar diferentes métodos hasta que encuentres la indicada para ti y tus necesidades. Sin embargo, se recomienda investigar acerca de cada técnica y su procedencia.

2. Encuentra un lugar y tiempo para meditar

La clave para la meditación, como todo en la vida, es la constancia. Dedicar al menos unos 15 minutos diarios es mucho más efectivo que uno de tres horas solo una vez por semana.

Es sumamente importante crear las condiciones adecuadas para que la practica de desarrolle lo mejor y más natural posible y para ello debes tener un lugar tranquilo en el que puedas meditar sin ser molestado y tiempo, al menos una hora al día.

En cuanto hayas desarrollado el habito, es cuando realmente entenderás la practica y sus beneficios.

3. La postura

La postura es la base de la meditación, esta debe ser cómoda y erguida para que puedas sumergirte de verdad. Una postura en la que te sientas completamente relajado y despreocupados hará que la practica dure.

4. Relájate

La postura es el primer paso, ahora debes darle paso a la relajación. Solo entonces podrás enfocarte en la meditación. Para ello puede invertir tiempo en alguna otra practica que te permita relajarte como el yoga, la natación o algún otro ejercicio físico.

También puedes sólo dedicar unos minutos a respirar profundamente hasta que te sientas listo.

5. Concéntrate en un objeto

Ahora que estás relajado concéntrate en un objeto o simplemente continua con la respiración (con los ojos cerrados).

6. Acepta tus pensamientos

Habitualmente mientras se está meditando pueden llegar a surgir diversos pensamientos; quizás sobre situaciones personales o incluso si la meditación te está haciendo sentir algún tipo de incomodidad o inseguridad (de estar o no haciéndolo bien). Más todos estos pensamientos son totalmente normales y por ello debes aceptarlos.

Beneficios de la meditación

Como se mencionó anteriormente, la practica de la meditación tiene grandes beneficios para la salud, inclusos algunos estudiados y aprobados por la ciencia. Aquí te dejamos algunos.

  • Alivia los efectos del estrés
  • Afecta de manera positiva el sistema inmunológico
  • Mejora la capacidad de atención y concentración
  • Ayuda a empatizar con los demás
  • Ayuda a aumentar la tolerancia al dolor
  • Ayudar a mejorar la memoria y las funciones cognitivas
  • Aumenta la aparición de pensamientos positivos

Ahora ya sabes qué hacer para comenzar a meditar, además de sus beneficios para tu salud física, mental y psicológica. No esperes más y sumérgete en esta practica.