Saber cómo elegir los alimentos en el momento de la compra puede ser un arma poderosa para aquellos que desean tener una dieta más equilibrada. Además, ir al mercado puede ayudar a tomar decisiones más conscientes, así como estimular el proceso de cocción.

Escoger un alimento puede parecer difícil al principio, pero con la práctica, es fácil saber qué alimento es o no es apto para el consumo. Para ayudar en este proceso, el Ministerio de Salud preparó una serie de consejos que se difundieron en la nueva Guía Alimentaria para niños menores de 2 años, que se lanzó junto con la 1ª Campaña Nacional para la Prevención de la Obesidad Infantil. Aprende a elegir los mejores productos:

Alimentos frescos

En relación a los alimentos frescos, vale la pena recordar que cada uno tiene sus propias características olor, color, sabor, textura que deben ser observadas durante la compra. Evite comprar aquellos que tienen partes dañadas, mohosas, con color o textura alterada. Recuerde que los alimentos orgánicos tienen diferentes formas y apariencia entre ellos.

Carne y pescado

El pescado fresco deberá refrigerarse y tener escamas bien adheridas o piel intacta, branquias húmedas de color rosa intenso a rojo y ojos brillantes y transparentes.

  • La carne congelada deberá envasarse adecuadamente y almacenarse a una temperatura adecuada. Evite comprar productos con acumulación de agua o hielo en el paquete, ya que pueden haber sido descongelados y congelados de nuevo.
  • La carne fresca debe estar bajo refrigeración y tener un color rojo brillante o un color claro, en el caso de las aves de corral, una textura firme y una grasa bien adherida, de color claro. Por lo tanto, no debe comprarse carne de color oscuro o verdoso, de olor desagradable o de consistencia alterada. Debe ser observado si tienen un sello de las agencias federales de inspección sanitaria – SIF (Servicio de Inspección Federal del Ministerio de Agricultura).

Envasado

Los alimentos envasados deben estar dentro de su fecha de caducidad. Los paquetes no deben estar rotos, rellenos, arrugados, oxidados o sucios. Del mismo modo, el contenido no debe presentar cambios de color, olor o consistencia, y la fecha de caducidad descrita en la etiqueta debe ser legible.

Consejos para crear una lista de compras saludable

  1. Arregle su refrigerador y despensa. Para que pueda ver lo que falta y crear una lista más precisa. Aproveche la oportunidad para comprobar la vida útil de los artículos almacenados.
  2. Trate de pensar en un menú semanal. De esta manera, usted conoce los ingredientes que necesitará, maneja mejor su tiempo en la cocina y mantiene una dieta más saludable y balanceada.
  3. Priorice los alimentos frescos y ponga la menor cantidad posible de alimentos procesados en su lista. Siempre incluya verduras, frutas y verduras.
  4. Tenga una rutina de compras, ya sea semanal o mensual. De esta manera, se evitan las visitas múltiples al supermercado, lo que puede dar lugar a compras impulsivas, un mayor consumo de productos industrializados y gastos adicionales.
  5. Divida la lista en categorías: alimentos secos, alimentos frescos, bebidas, productos lácteos, carne, alimentos congelados, limpieza e higiene personal. De esta manera, cuando estás en el supermercado, evitas revisar toda la lista en todo momento y ahorras tiempo en los pasillos.