¿Cómo curar la insolación? En la actualidad las temperaturas están cada vez más descontroladas y en tiempos en las que estas aumentan no es sorpresa para nadie que muchos comiencen a sufrir de insolación en diferentes grados. 

Sobre todo cuando están expuestos mucho tiempo al sol, como en viajes a la playa. Mareos, aletargamiento, temperatura corporal elevada y en algunos casos más graves incluso puede llegar a provocar convulsiones e incluso la muerte. Por eso es importante aprender no sólo a evitarla sino combatirla cuando estás pasando por ella y en este post te explicamos como hacer ambas.

¿Cómo evitar la insolación?

Lo primero que tienes que recordar es proteger tu piel del sol en la mayor medida posible.  Evita salir en horas de mayor temperatura y usar protector en todo momento. Además, recuerda usar ropa ligera que permita que tu piel respire, con telas como algodón y accesorios que te ayuden a protegerte como lentes de sol, así como gorros y sombreros.

Recuerda mantenerte hidratado, preferiblemente con agua y no bebidas azucaradas como refrescos o alcohol. Esto también aplicaría para las comidas, pues se recomienda el consumo de comidas frescas como la ensalada. También, intenta permanecer en lugares ventilados y que te proporcionen sombra.

¿Cómo curar la insolación?

Si no has podido evitar que pase, y estás sufriendo de este mal tan común la recomendación principal sería por supuesto que si es un caso muy grave en la que tu temperatura corporal se ve afectada es que busques ayuda médica. Si no lo es hay algunos trucos que pudieran ayudarte a aliviar un poco los síntomas.

1. Baja la temperatura corporal:

Ve a un lugar con sobra, recuestate y eleva los pies. Si tu temperatura corporal esta comprometida lo principal es intentar normalizarla mientras llega la ayuda médica.

Lo ideal es usar bolsas de hielo en zonas como la nuca, frente y axilas pero el cambio de temperaturas debe darse de manera controlada, así que primero aplica agua templada sobre la zona afectada. Lo cual puedes volver a hacer por lo menos dos veces al días en los días siguientes, está vez en forma de baños.

2. Hidratate

Recuerda reposar e hidratarte de manera constante, y no hace falta decir que debes mantenerte lejos del sol. Además, mantén los pies elevados lo más posible para estimular la circulación.

También puedes usar compresas con agua de manzanilla y colocarlas en la zona afectada para refrescarla.

Mitos sobre la insolación

  • Duchas de agua fría: la temperatura debe bajarse de manera gradual así que el agua debe ser templada y no fría.
  • Sino vas a estar expuesto al sol de manera prolongada no necesitas protector solar: este es un error muy común pero un error al fin. Siempre se debe usar protección al salir.
  • La cerveza ayuda a refrescarte: falso. Por el contrario, gracias a las propiedades del alcohol este hará la acción contraria. Lo ideal es siempre consumir agua para hidratarte.

No te alarmes si la temperatura corporal no permanece estable, esta puede volverse un tanto irregular durante las primeras semanas.