Cómo controlar los celos según la Biblia. Los celos se pueden controlar mediante el amor, el perdón y la sabiduría. La Biblia dice que tener celos es peligroso porque conduce a otros pecados. Los celos provocan una ira violenta que necesita ser controlada para evitar mucho daño. Sin embargo, con la ayuda de Jesús, podemos dominar ese sentimiento.

Cómo controlar los celos: Tipos de Celos

Cómo controlar los celos

Qué tipos de Celos existen

La Biblia habla de dos tipos diferentes de celos. Los celos pueden ser positivos cuando son sinónimo de celo. Dios es descrito como celoso de su pueblo cuando se aparta de ellos. Esto se debe a que Él es celoso por nosotros y por el pacto que hizo por nosotros. Dios tiene razón al enojarse cuando rompemos el pacto y caemos en la idolatría. Pero los celos de Dios no son crueles. En su celo castiga, pero no deja de amar y siempre está dispuesto a perdonar.

Le despertaron a celos con los dioses ajenos;
Lo provocaron a ira con abominaciones.

Sacrificaron a los demonios, y no a Dios;
A dioses que no habían conocido,
A nuevos dioses venidos de cerca,
Que no habían temido vuestros padres.

De la Roca que te creó te olvidaste;
Te has olvidado de Dios tu creador.

Deuteronomio 32:16-18

 

En una relación exclusiva, es natural sentir celos cuando se rompe la alianza. Por ejemplo, en el matrimonio, si una persona comete adulterio o codicia a otra persona, el otro cónyuge naturalmente se sentirá celoso, porque ese tipo de relación debe pertenecer solo a los dos. Sin embargo, los celos no son excusa para pecar.

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Gálatas 5: 19-21

¿Qué hacer para controlar los celos según la Biblia?

Qué hacer para controlar los celos

Qué hacer para controlar los celos

La solución a los malos celos es el amor. El verdadero amor no alimenta la envidia. Cuando tenemos amor, queremos el bien de los demás y no solo pensamos en nosotros mismos.

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;

1 Corintios 13: 4

La Biblia dice que debemos regocijarnos en el gozo de los demás. En lugar de sentir celos, debemos agradecer a Dios por el bien que hace a los demás y compartir su gozo.

Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

Romanos 12:15

También es importante aprender a perdonar. Los celos amargan la vida y pueden destruir las buenas relaciones debido a pequeñas faltas. Por tanto, el perdón es fundamental para calmar la ira y traer reconciliación.

soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Colosenses 3:13

Por otro lado, perdonar no significa aceptar vivir en una situación inaceptable. Si tus celos están bien fundamentados (como en el caso de una traición en un matrimonio), la otra persona debe arrepentirse y cambiar. De lo contrario, tienes todo el derecho a retirarte, por tu propio bien.

¿Cómo distinguir entre celos aceptables y celos malos?

Cuando los celos provienen de una sospecha, es bueno reflexionar sobre algunas cosas:

  • ¿Tengo razón al estar celoso?: ¿Existe evidencia de infidelidad o comportamiento inaceptable? Si son solo sospechas, no hay evidencia, no hay razón para alimentar los celos.
  • ¿Por qué estoy celoso?: ¿Estás siendo maltratado? ¿O los celos vienen de otro lugar (inseguridades, miedo a perder a la persona…)? Abordar la raíz del problema
  • ¿Puedo evaluar la situación correctamente?: Cuando los sentimientos son muy fuertes, puede resultar difícil ver las cosas de forma equilibrada. A veces es bueno pedir la opinión de otra persona.
  • ¿Cómo afrontar de forma sana?: Si necesitas hablar con la persona sobre el problema, se honesto, pero cálmate primero y habla con amor y respeto, tratando de evitar peleas.

Si tus celos son infundados, busca las cosas buenas en la otra persona y en tu relación. Invierte en lo positivo y di «¡no!», a la sospecha cuando aparece.

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este artículo te ayude a saber cómo controlar los celos con ayuda de Dios y según la Biblia. Si te interesa saber cómo recibir al Espíritu Santo, continúa navegando por Descubrir.online.