Cómo controlar la ansiedad de forma natural. La ansiedad es un estado de temor muy natural que todos hemos sufrido en algún momento. Sin embargo, dependiendo del papel que juegue en nuestras vidas, puede ser un sentimiento común, una enfermedad o un trastorno mental.

En otras palabras, de vez en cuando todos nos sentimos ansiosos, ya sea porque vamos a hacer algo que nunca hayamos hecho antes, presentar un trabajo, una reunión importante, etc. No obstante, cuando la ansiedad perjudica la vida diaria de una persona, imposibilita la realización de actividades cotidianas y trae sufrimiento emocional, podemos decir que se convierte en algo realmente grave.

Para que la ansiedad no evolucione hacia un trastorno mental, es importante estar atento a sus síntomas y cambiar la forma en que lo afrontas. Precisamente por ello, desde Descubrir.online, hemos preparado algunos consejos que te ayudarán a controlar la ansiedad , haciéndote tener un día a día más equilibrado e incluso ayudandote a evitar problemas más graves en el futuro.

Cómo controlar la ansiedad de forma natural: consejos útiles

La ansiedad, siempre y cuando no se haya convertido en un trastorno, se puede controlar si incorporamos algunos hábitos en nuestra rutina. Para ello deberemos identificar cual es la razón que lo desencadena. Por esta razón, te recomendamos que leas atentamente nuestros consejos e intentes probarlos uno a uno hasta encontrar la razón que te genera esa inquietud.

1. Organiza tu rutina diaria

Organiza tu rutina diaria

Organiza tu rutina diaria

La organización es enemiga de la ansiedad. Cuando mantenemos todo organizado, sabiendo exactamente qué hacer y dónde buscar, todo va mejor. De lo contrario, te encontrarás en medio de un montón de cosas por hacer que pueden adquirir proporciones aterradoras, mucho más grandes de lo que realmente son. Por lo tanto, trata de organizar tus tareas en una agenda para tener un control total sobre tu dia a dia.

También es importante señalar que ser organizado no se basa en querer que todo tu mundo encaje en tu agenda. En ocasiones suceden eventos imprevistos y debes saber cómo lidiar con ellos. Ser organizado no es ser controlador, busca el conocimiento para superar los obstáculos que están fuera de tu control.

2. Conócete a ti mismo

Somos muy similares en muchos aspectos, pero cada persona tiene su propia forma de pensar y actuar. Por tanto, conocerse a sí mismo es fundamental. No mires a los demás para saber qué hacer. Mírate a ti mismo y aprende tu propia forma de reaccionar y manejar las cosas.

Así, también es un buen método para conocer cuáles son tus desencadenantes de ansiedad , es decir, aquellas situaciones que pueden indicar un estado ansioso. De esa manera, podrás solucionar estas situaciones con más experiencia y cambiar algunos hábitos para mejorar tu vida.

3. Trata de comprender tus pensamientos y sentimientos

Hablar contigo mismo es un buen ejercicio . Siempre que experimientes alguna emoción, intenta comprender qué la causó para identificar qué cosas están relacionadas con ese estado emocional.

Sin embargo, no seas exigente ni te cuestiones todo el tiempo sobre lo que estás sintiendo. Debe haber un equilibrio entre querer comprender y cuestionarse a sí mismo.

4. Controla tu respiración

Controla tu respiración

Controla tu respiración

La respiración es uno de los puntos más importantes cuando se trata de ansiedad . El control de la respiración tiene la capacidad de inducir o terminar un ataque de ansiedad, es muy poderoso. Por lo tanto, cuando sientas que estás bajo un ritmo respiratorio muy acelerado, intenta reducir la intensidad de tu respiración. Inhala y exhala profundamente para conectarte contigo mismo y no dejarte llevar por el estado de ansiedad.

5. Ten con los pensamientos negativos

Generalmente, la ansiedad trae consigo una serie de pensamientos negativos, que las cosas saldrán mal y que pasará lo peor, pero a menudo, son solo suposiciones sobreestimadas del miedo en sí.

Cuando los pensamientos negativos invadan tu cabeza, desconfía de ellos y ponlos en la posibilidad real, sin preocuparte por lo que pudo ser o pudo haber sido.

6. Tómate una bebida relajante y ten cuidado con los estimulantes

El café es bueno para dar energía y un impulso extra por la mañana, aumentando la concentración. Pero beber demasiado café es perjudicial, ya que es una bebida que alimenta directamente la ansiedad. Después de cierta hora intenta reemplazar el café por un té de hierba de limón o manzanilla. Es un hábito muy positivo para tu salud mental.

7. Presta atención especial a la alimentación

Para las personas ansiosas, encontrar en la comida un refugio para aliviar la tensión, es muy común. Los alimentos dulces y ricos en grasas liberan triptófano, esencial para el trabajo de la serotonina (hormona de la satisfacción).

Sin embargo, hay alimentos mucho más saludables con altas dosis de triptófano, como el pescado rico en omega-3, las semillas oleaginosas, huevos e incluso chocolate amargo.

8. Realiza alguna actividad físicarealiza actividads física

Encuentra tu actividad física favorita y practícala para aumentar la salud y el bienestar de tu cuerpo. El ejercicio ayuda a controlar la ansiedad,  a liberar la tensión, proporcionan una mayor relajación y mejora el ritmo cardiaco.

Puedes caminar, trotar, nadar, hacer gimnasia, en casa o al aire libre: lo importante es elegir una actividad que puedas hacer tres veces por semana. ¡Los beneficios son enormes!

9. Encuentra un pasatiempo o una actividad placentera

Necesitamos tener actividades que nos relajen y una de estas actividades puede venir a través de pasatiempos. Hoy en día,  existen infinidad de medios para encontrar y profundizar casi cualquier pasatiempo a través de videos de YouTube o grupos de facebook entre otros. ¡Encuentra tu actividad favorita y hazla en tu tiempo libre!

Si aún no has encontrado el tuyo, reserva un momento del día o de la semana para hacer algo que realmente disfrutes. Este momento de evasión es extremadamente valioso.

10. Mantéte alejado de las actividades ansiogénicas

Hay determinadas actividades que nos generan mucha ansiedad. Debemos evitarlas o encontrar nuevas formas de realizarlas, mitigando el daño a nuestra salud emocional. Por lo tanto, trata de prestar atención a las actividades que contribuyen a esto y evítalas o modifícalas.

11. No pienses en el futuro de forma obsesiva

Una de las principales características de la ansiedad es pensar demasiado en el futuro, hacer todas las actividades del presente pensando en el futuro. Para controlar esto, la centrarte en el presente puede ayudarte.

Para practicar, basta con realizar determinadas actividades sintiendo tu cuerpo, respiración y estado emocional, prestando atención exactamente al presente. Cada vez que tu mente intente viajar hacia el futuro, tráela de regreso a través de las sensaciones del presente. ¡Es liberador!

12. Valora el afecto y mantente alejado de los que hacen daño

Nuestra red de apoyo es fundamental para controlar la ansiedad y también para tratar cualquier trastorno mental. Tener a alguien en quien contar, ya sean amigos o familiares, estrechar lazos y valorar a las personas cercanas es muy importante.

Igualmente importante es mantenerse alejado de personas muy ansiosas o negativas que puedan influir directamente en tu estado emocional. Puede parecer duro al principio, pero esta abstinencia te hará bien en la búsqueda por el control de la ansiedad.

13. Cuidado con el alcohol, el tabaco y la marihuana

Todas estas sustancias son nocivas cuando se consumen en exceso. Aunque todos parecen inducir a la persona a un estado de relajación momentánea, los efectos opuestos no tardan en aparecer.

El alcohol puede dejarte eufórico y luego relajado, pero esa sensación se evapora y al día siguiente, la ansiedad puede ser bastante grande. Lo mismo ocurre con la marihuana, que, a pesar de inducir la relajación, puede incluso desencadenar crisis de ansiedad y pánico, agravando la ansiedad con el tiempo.

14. Medita

Medita

Medita

La meditación ayuda enormemente a controlar la ansiedad . Antes de que pienses que es imposible para ti, pruébalo, ya que muchas personas tienen una idea equivocada de lo que es la meditación.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, meditar no se trata de vaciar la cabeza , sino de pensar en el presente y en ti mismo, en un momento propio, de relajación y control de la respiración.

Hoy en día, es posible ver videos para ayudarte en la meditación, así como tener aplicaciones y podcasts para realizar la meditación guiada. ¡Los resultados son asombrosos!

15. Nunca descuides tu sueño

Hay mucha gente que deja su sueño en un segundo plano, como algo poco importante. El resultado son días más cansados ​​y ansiosos, en un ciclo que se repite con frecuencia.

Para recuperar el sueño, intenta incorporar el hábito de la higiene del sueño, que se puede comparar con cepillarse los dientes. Lo haces porque es necesario, para tener buen aliento y no tener caries. Con el sueño es lo mismo.

Organiza tus horas de sueño, haz que tu dormitorio sea cómodo, preferiblemente oscuro y tranquilo para dormir, evitando consumir demasiada comida o realizar actividades físicas justo antes de acostarte. Además, no ver televisión y no llevarse el móvil a la cama es un hábito excelente.

Haciendo esto, con el tiempo, tus noches de sueño se volverán más fructíferas y te sentirás más dispuesto y preparado para el día siguiente, evitando esa sensación de cansancio constante.

Cómo controlar la ansiedad de forma natural

16. Ver a un psicólogo o psiquiatra

psicólogo o psiquiatra

psicólogo o psiquiatra

Invertir en su salud mental es una de las formas más hermosas de cuidado personal. Quienes buscan a estos profesionales lo hacen con el objetivo de mejorar su calidad de vida y el prejuicio al respecto debe quedar en el pasado. Después de todo, pueden ayudar a cualquier persona a modificar ciertos comportamientos que pueden aumentar su bienestar y mejorar sus relaciones interpersonales de una manera muy positiva.

Si te sientes demasiado ansioso y no estás seguro de qué hacer para calmarlo, un psiquiatra o psicólogo será tu mejor amigo en este momento.

Cómo controlar la ansiedad de forma natural

No te desesperes. El control de la ansiedad es posible cambiando pequeños hábitos que en conjunto dan como resultado un mayor beneficio. Sin embargo, hay casos en los que se requiere que el psiquiatra actúe para aliviar los primeros síntomas paralizantes de ansiedad y resolver los demás problemas con el paciente a lo largo del tiempo.

Entonces, si te sientes demasiado ansioso, no dudes en empezar a darte cuenta de ti mismo y a cambiar tus hábitos. El primer cambio puede ser simplemente pedir ayuda.

Esperamos que este artículo acerca de cómo controlar la ansiedad de forma natural te haya resultado útil. Si quieres seguir aprendiendo trucos para mejorar algunos aspectos de tu vida cotidiana, te recomendamos que sigas navegando por Descubrir.online.