Cómo conquistar a una mujer difícil. Seducir a una mujer no es una tarea fácil, sobre todo si no se muestra receptiva. Hay ocasiones en las que, por mucho esfuerzo que pongas, ella consigue minar todos tus intentos por seducirla.

Si estás viviendo una situación parecida, lee este artículo hasta el final. Te daremos una serie de consejos para que puedas ganarte su confianza y te permita entrar en su corazón. 

Sin embargo, antes de entrar en materia, necesitas analizar las razones por las que ella te pone las cosas difíciles. De ese modo sabrás si merece la pena poner en práctica nuestros consejos.

Cómo conquistar a una mujer difícil: ¿Por qué una mujer es difícil?Cómo conquistar a una mujer difícil paso a paso

Lo primero que debes analizar antes de saber que le atrae a la mujer que te gusta o aplicar las técnicas que te explicamos mas abajo, son las razones por las que no se muestra receptiva.

Existen dos causas por las que una mujer te pone las cosas difíciles:

  1. No tiene interés por ti.
  2. Le gusta jugar a ponértelo difícil.

Si no tiene ningún tipo de interés por ti, no te busca, no te devuelve los mensajes o no te devuelve las llamadas, probablemente no sienta nada por ti. Debes analizar cuando te habla porque te busca o simplemente lo hace por cortesía. En este caso te recomendamos que no sigas gastando tus energías, ya que no vas a conseguir nada y ella puede sentirse acosada.

Por otro lado, hay mujeres que parecen no estar interesadas en ti y, sin embargo, están jugando contigo para saber cuanto interés tienes por ellas. En este caso, busca la forma de llegar a su corazón para que «baje la guardia» y puedas conquistarla. Sigue leyendo para aprender a conquistar a una mujer difícil.

Cómo conquistar a una mujer difícil paso a paso

Una de las características más comunes entre las mujeres difíciles, es que quieren aparentar que son inaccesibles. Son mujeres que quieren llevar el control de la situación y no se dejan convencer ante cualquier piropo o frase bonita. Para conquistarlas necesitas seguir todos los pasos que te mostramos a continuación.

1. Sé honesto

Si pretendes ganarte la confianza y admiración de una mujer a base de mentiras, te adelanto que no vas a conseguir nada. Al contario. Si una mujer que es difícil de conquistar te pilla en alguna mentira, puedes ir dándola por perdida para siempre. Por lo tanto, sé sincero aunque ello implique decir algo con lo que ella no esté de acuerdo. Así siempre tendrás más posibilidades de conquistarla que mintiendo.

2. Muestra respeto por sus intereses

A todos nos gusta ser oídos y respetados, y ella no va a ser menos. Deja a un lado tu narcisismo y egolatría y atiende a sus gustos e intereses. Los comentarios machistas, las bromas vulgares o los piropos de «machito ibérico» repelen a las mujeres. Por el contrario, procura tratarla con respeto y empatía como si de ti mismo se tratara. No hay nada más seductor que un hombre dispuesto a abrir su mente y corazón para conocer a la persona que tiene en frente.

3. Sé tú mismo 

Para conquistar a una mujer, una de las peores estrategias que se pueden seguir es la de aparentar ser alguien que no eres. Ten en cuenta que este tipo de conductas acaban siendo descubiertas por la otra persona y no hay nada peor que descubran que estás fingiendo. Lo primero que debes hacer es darte cuenta de que eres especial, que tienes algo que nadie mas tiene y que no hay mejor manera de conquistar a cualquier mujer que siendo honesto contigo mismo. 

4. No te muestres desesperado

En la mayoría de ocasiones, un hombre desesperado genera bastante rechazo. Esto ocurre porque se le ve venir de lejos y hace que la otra persona se cierre en banda.  Procura no mostrar todas tus cartas en el primer momento. Serénate y busca una forma equilibrada de acercarte a ella.

5. Muestra carácter para conquistar a una mujer difícil

Si pretendes conquistar a una mujer difícil poniéndoles las cosas fáciles, te estás equivocando de estrategia. Obviamente, debes prestarle atención, escucharla y atender a sus necesidades, pero no seas su «pagafantas». Muéstrate ocupado en tus propios intereses y demuéstrale que hay mas vida que ella.  Como puedes ver, la mayoría de consejos implican que seas una persona equilibrada y no te excedas para no parecer obsesivo.

6. Cuídate

A todas las mujeres les gustan los hombres que van bien vestidos y aseados. No se trata de que vayas al gimnasio y te pongas «cachas» para demostrar que te cuidas, sino de ser elegante y educado. Tampoco es necesario que vayas de etiqueta al cine, pero tampoco vayas en ropa deportiva. Busca el estilo perfecto para cada situación.

7. Actúa con calma para conquistar a una mujer difícil

Procura no ponerte nervioso, y si lo haces, intenta relajarte. Los nervios son el peor enemigo de cualquier estrategia de seducción. Si ella lo nota, puede pensar que eres una persona sumisa y le darás aún mas poder, lo que hará que pierda el interés hacia ti.

8. No reacciones a sus provocaciones

Cuando intentamos seducir a una mujer difícil, debemos tener en cuenta que uno de sus juegos de seducción será provocarte para ver como actúas. De ese modo verá como reaccionas, si pierdes los nervios o el esfuerzo que eres capaz de realizar para conocerla. Por lo tanto, si te muestras inseguro y sumiso, como nervioso y agresivo, no la conquistarás. Si controlas tus impulsos y te muestras tranquilo ante sus ataques, al final será ella misma quien «baje la guardia» al darse cuenta qué no cederás a sus provocaciones.

9. Aprende a saber cuando retirarte

Como hemos mencionado al principio de este artículo, hay ocasiones en las que quiere ponerte a prueba y otras en las que simplemente no le gustas. Por lo tanto, analiza sus gestos y sus palabras para saber cuando está jugando o simplemente quiere que te marches. De esta forma sabrás cuando debes seguir intentándolo o cuando debes retirarte y dejar de perder el tiempo con alguien a quien no le interesas.

En resumen, para seducir a una mujer difícil deberás aprender como funciona el maravilloso juego de la seducción, sin olvidar quien eres y, sobre todo, sin dejar de ser tu mismo bajo ningún concepto.