¿Cómo calcular la velocidad de la luz? Hay preguntas que resultan un tanto complicado responder, sin embargo, para todo en esta vida hay solución. Por esa razón, a través del siguiente tutorial, explicaremos de forma sencilla cómo calcular la velocidad de la luz.

Si te ha despertado la curiosidad por saber cómo calcular la velocidad de la luz y hasta ahora no has podido encontrar una respuesta a esa interrogante, no te preocupes. En este artículo te mostraremos un poco sobre este tema, además de conocer algunas teorías en relación a la velocidad en la que viaja la luz.

Velocidad de la luz: ¿Es posible calcularla?

Por mucho tiempo se pensó que era imposible calcular la velocidad de la luz, sin embargo hoy en día existen teorías que se encargan de comprobar todo lo contrario. Hace muchos años atrás se decía que la luz viajaba infinitamente rápido, pero ahora esa visión ha cambiado un poco.

De acuerdo a muchos astrónomos del siglo XVII, la velocidad de la luz sí es posible calcularla. Algunos reconocen que la velocidad a la que viaja la luz es bastante alta, sin embargo no comparten la teoría de que sea infinita, sino todo lo contrario. Estos astrónomos dicen que la velocidad de la luz es finita.

La velocidad de la luz en la historia

Antes de explicarte cómo calcular la velocidad de la luz es importante aprender un poco de historia. Astrónomos comprobaron que las lunas de Júpiter parecían moverse de manera más lenta cuando la Tierra estaba más retirada del planeta. Eso los llevó a deducir que podría ser a la diferencia en el tiempo que tenía que viajar la luz desde las lunas.

Para ese entonces se determinó que la velocidad de la luz estaba por encima de los 200.000 kilómetros por segundo, es decir bastante alta, tanto así que se complicaba el hecho de poder obtener medidas exactas. Fue en el siglo XIX cuando los físicos pudieron experimentar técnicas de laboratorios  con el fin de medir la velocidad de la luz.

¿Cómo calcular la velocidad de la luz?

A partir del siglo XIX los físicos pudieron relucir de algunas técnicas de laboratorio para medir la velocidad de la luz, y por muchos años debieron valerse de la teoría de que la velocidad de la luz se podía calcular a través de las mediciones de otras propiedades.

Esto quiere decir que si se conoce la frecuencia de la luz, entonces es posible estimar la velocidad de la luz con las medidas de su longitud de onda. En estos casos se aplica una técnica bastante sencilla conocida como interferometría.

A partir de los años 60 las cosas fueron avanzando. Para esa época los científicos ya comenzaron a usar relojes atómicos para medir con mayor exactitud el tiempo del viaje de los rayos láser. Hoy en día los científicos han podido medir la velocidad de la luz con mucha determinación.

Ahora ni siquiera hace falta medir la luz sino que se define exactamente como 299.792.458 m por segundo.