¿Cómo bajar la temperatura a mi perro? Los perros han convivido con el hombre muchos años, llegando a vincularse de una manera donde los caninos entienden gestos de la persona sin la necesidad de decir una sola palabra. Forman parte de una familia,  en muchos casos no son considerados como mascotas, sino como hijos o miembros importantes que no pueden faltar a ningún evento que se realice.

Los caninos, al igual que las personas, pueden resfriarse, por lo que presentan síntomas y lo podemos notar en casos donde el perro es muy travieso, y cuando lleva unos días sin poder jugar como lo hacía antes.

¿Cómo saber si mi perro tiene fiebre?

Los perros tienen una forma peculiar de ser, y al mínimo detalle que veamos poco habitual, puede ser síntoma de que no está bien de la salud. En el caso de la fiebre, el perro pierde las ganas por comer, se encuentra tembloroso y rechaza cualquier comida, llegando incluso a vomitarla, la nariz también está muy mocosa, lo que es clave para saber si está resfriado.

Otro punto importante es su nariz, si esta se encuentra seca y caliente y no húmeda y fría, hemos confirmado con toda seguridad que nuestro perro está enfermo. Si tenemos un termómetro, podemos medir su temperatura, normalmente se encuentra entre los 35 grados y los 39, si llega a ser superior a los 41, debemos actuar con rapidez antes de la fiebre empeore.

¿Cuáles son las causas por las que nuestro perro se enferma?

La razón principal de la fiebre en los perros son las infecciones, ya sean bacterianas, fúngicas y virales, puede estar en cualquier parte del cuerpo y los síntomas dependerán de dónde se encuentra la infección.

Otra causa común es la reacción a las vacunas cuando están en el cuerpo entre los 24 y las 48 horas de habérselas puesto. El cambio del clima de frío a calor casi extremo, también le cae pesado al perro, por lo que presenta la fiebre en determinados casos.

      Y  la última razón puede ser el envenenamiento, y no refiriéndose al veneno como tal, sino a aquellos productos que le pueden caer mal al cuerpo, como el chocolate.

¿Cómo bajar la temperatura a mi perro?

Una de las formas caseras para bajar la temperatura a nuestro perro es ponerle paños tibios en las patas, en el hocico y en la zona inferior de las orejas. También podemos mojarlo con agua tibia, empezando con pequeñas gotas para pasar al cuerpo completo. Ponerle una compresa fría a la barriga o al pecho por unos 20 minutos.

También es importante que se mantenga hidratado, que tome agua constantemente para que no se deshidrate y pierda fuerzas.

Para evitar problemas mayores, lo mejor es llevarlo al veterinario

Si tenemos la posibilidad de llevar de una vez a nuestro perro al veterinario, no debemos dudar en hacerlo, ya que un diagnóstico del profesional nos evita que el resfriado pase a mayores, sino podemos hacerlo, recurrimos a las opciones anteriormente mencionadas.