¿Cómo aprender a bordar servilletas? A diferencia de lo que se podría creer, lo cierto es que aprender a bordar a mano no es tan complicado como parece e incluso con un poco de práctica conseguirás muy buenos resultados en poco tiempo. Es por ello que en este artículo nos hemos propuesto enseñarte cuáles son los pasos principales para aprender a bordar.

Índice de contenidos

Materiales

Por supuesto el primer paso en esta guía es mencionarte cuáles son los materiales que necesitarás para realizar esta actividad: El aro de bordado, este es un anillo que consta de dos partes, y tiene la finalidad de que pongas la tela dentro de él para mantenerla tensa, de modo que el bordado se te haga más sencillo.

Tijeras pequeñas afiladas: existe una gran variedad de tijeras en el mundo, pero si buscas en Google “tijeras de bordar” sabrás cuáles son las que necesitas y podrás comprarla. Tejido a elección: Lino, algodón acolchado, lienzo y osnaburg; todas son opciones geniales, por lo que compra los que más te llamen la atención o desees; aunado a esto recuerda comprar el hilo de bordado, suele venir en grandes cantidades y suele ser económico.

Alguna herramienta de marcado, como lo puede ser un marcador que se borra con agua o cualquier otra cosa que te sirva. Por supuesto, por último, pero no menos importantes, tus agujas de bordar. Con todos estos materiales podrás comenzar a realizar esta actividad.

Comenzar a bordar

Con todos los materiales para comenzar con esta actividad, lo primero que deberás hacer es enhebrar la aguja, este punto puede ser un poco complicado de efectuar al principio, sin embargo, con el paso del tiempo se hará más fácil. Necesitarás humedecer el final de tu hilo con la boca y posteriormente aplanar con los dedos pulgar e índice de este modo conseguirás que entre por el ojo de la aguja más rápido, el resto serán los pasos normales.

Bordados

Efectuar una puntada corriente: para hacer esto podrás percatarte que se ejecuta tal y como en la costura normal, por lo que podrás hacer que los puntos de sutura sean largos, cortos o al azar según el diseño que hayas seleccionado. Esta es una puntada bastante recomendada en la mayor parte de los casos, exceptuando cuando se trata de escritos.

Hacer un pespunte: Como mencionamos antes, la puntada corriente no suele ser la ideal para los bordados de texto, es por ello que el pespunte suele ser más ideal para cuando nos encontramos realizando un diseño de escrito. Además, sirve perfectamente para los contornos debido a que los hace más agradables y frescos.

Para hacer esto necesitarás hacer lo siguiente: toma tu aguja, a través de la parte frontal de la tela y toma una puntada a la derecha. Tras ello lleva nuevamente la aguja a la parte frontal de la tela con una longitud de la puntada a la derecha, y tras ello pasa la aguja a través de la parte posterior de la tela, empleando el agujero en el extremo de la primera puntada, y repite hasta que hayas terminado.