A continuación vamos a desglosar punto por punto las ventajas e inconvenientes del botox capilar en el embarazo:

Botox Capilar para mujeres embarazadas, ¿es recomendable?

El botox capilar puede ser usado por mujeres embarazadas y lactantes, puesto que es un tratamiento de hidratación profunda que ayuda a quitar el frizz y las puntas dobles del pelo. Si bien se le llama botox capilar, no tiene toxina botulínica en su composición.

Esta clase de tratamiento no te suaviza el pelo. Al estar constituido por proteínas y vitaminas, promueve la hidratación de los hilados y puede ocasionar la impresión de que el pelo está más plano.

Empleo de botox capilar a lo largo del embarazo

Las mujeres embarazadas que deseen tratar el pelo por daños ocasionados por el empleo de cepillos progresivos, tintes o bien sombreros, efectuados ya antes del embarazo, pueden emplear el botox capilar.

Las substancias nutritivas presentes en el botox capilar dan vitaminas y proteínas que tratan el hilo, haciendo que su estructura pueda ser recuperada dejándolo fuerte y suave.

El botox capilar no contiene formol ni químicos como el amonio y el plomo. Por tal razón, no supone ningún peligro para las mujeres embarazadas y sus bebés.

Ya antes de aplicarlo, solicite ver la etiqueta del producto y proporcione las substancias de su composición. Si tiene alguna duda, consulte a su médico/a antes de llevar a cabo cualquier tratamiento para el pelo.

Empleo del botox capilar a lo largo de la lactancia

Al no tener productos químicos (formol, amoníaco, plomo o bien otros metales pesados) capaces de trastocar la composición de la leche materna ocasionando daños al bebé, las lactantes pueden percibir tratamiento con botox capilar.

Siempre y en todo momento es esencial rememorar que los productos empleados en la piel y el cuero capilar de la madre son absorbidos por el cuerpo, caen en el torrente sanguíneo y pueden trastocar la constitución de la leche materna. Por tanto, todo cuanto la madre consume llega al pequeño amamantando lo que hace preciso un cuidado mayor en el momento de seleccionar un producto cosmético para su empleo en la piel o bien en el pelo.

¿Qué substancias no pueden emplear embarazadas o bien lactantes?

Productos con amoníaco, ácidos y formol no pueden ser utilizados por mujeres embarazadas o bien que están amamantando. Ya antes de cualquier tratamiento, solicite a su peluquero que verifique la etiqueta del producto y busque las próximas sustancias:

  • Ammonia
  • Methylene glycol (metileno glicol)
  • Glyoxilic acid (ácido glioxílico)
  • Aldehído fórmico
  • Oxymethylene (oximetileno))
  • Oxomethane (oximetano ))
  • Plomo

Estas son ciertas substancias más habituales presentes en los productos del pelo que no pueden emplearse a lo largo del embarazo y la lactancia. Ninguna de ellas ha de estar presente en el botox capilar.

En el caso de duda, consulte con su médico los productos que pueden usarse. Otra pista que puede ser útil es llevar la etiqueta para que su médico/su médico/la vea antes de tomar el tratamiento.