La biopsia pulmonar es un procedimiento que consiste en extraer una capa del tejido pulmonar, en el cual se sospeche que hay presencia de alguna enfermedad o padecimiento, para hacerle estudios por unos días. Permite diagnosticar múltples afecciones en los pulmones.

biopsia pulmonar

¿En qué consiste la biopsia pulmonar?

Si el médico detecta algo fuera de lo común en la radiografía de tórax o la tomografía computarizada, es posible que se le haga una biopsia pulmonar, normalmente se hace una biopsia en los pulmones para determinar cáncer de pulmón, algunas enfermedades en los pulmones, u otro tipo de patologías . En este procedimiento, un médico extrae una pequeña muestra de células de su pulmón y la examina bajo un microscopio en busca de signos de enfermedad.

Asimismo, también puede obtener una biopsia pulmonar para ayudar a descubrir por qué hay líquido en sus pulmones o para diagnosticar el cáncer. Cualquiera que sea el motivo, es posible que tenga preguntas sobre cómo se hace y cómo prepararse, mucho dependenderá del tipo de biopsia pulmonar que recomiende su médico.

Para asegurarse de que la biopsia pulmonar sea segura, su médico puede sugerirle que se realice un examen físico completo y análisis de sangre. El médico debe estar informado de si está embarazada o tiene alguna alergia, incluido el látex o las drogas. También hágale saber si toma medicamentos, especialmente aspirina u otras drogas que afectan la coagulación de la sangre, pregúntele a su médico qué esperar durante el procedimiento. Algunas cosas para pensar mientras habla sobre las opciones, son las siguientes aclaraciones:

biopsia pulmonar

Si se realiza una broncoscopia o una biopsia con aguja, se recuperará más rápido. Sin embargo, los médicos eliminan menos células que con otros procedimientos, lo que a veces hace que sea más difícil hacer un diagnóstico. Si se hace una toracoscopia o una biopsia abierta, puede obtener la muestra de las células probadas de inmediato, dependiendo de los resultados, su médico puede extraer más muestras, o incluso un pulmón completo, durante la misma cirugía.

Al menos 8 horas antes de su biopsia pulmonar, generalmente alrededor de la medianoche, es probable que deba dejar de comer y beber. Si va a estar despierto durante el procedimiento, es posible que pueda beber agua por la mañana.

Su muestra de biopsia pulmonar se enviará a un laboratorio, y obtendrá resultados dentro de una semana. Es posible que le hagan una radiografía de tórax para asegurarse de que sus pulmones estén funcionando bien. Si no te anestesian, usualmente puedes ir a casa después de unas horas, se recomienda que alguien lo recoja, porque no es seguro conducir. De lo contrario, es posible que deba permanecer en el hospital por una o más noches.

Durante los próximos días, su pecho puede sentirse dolorido. Si tiene una herida del procedimiento, siga las instrucciones de su médico para limpiarla. Por lo general, puede volver a sus actividades normales, pero es posible que deba evitar la actividad física intensa durante varios días. Solo tome analgésicos recetados por su médico, ya que algunos, como la aspirina, pueden hacer que sangre más.

biopsia pulmonar

La neumonía es un riesgo para todos los tipos de biopsias pulmonares. Al igual que el  neumotórax, donde el aire se filtra entre el pulmón y la cavidad torácica, puede hacer que sea difícil respirar o hacer que el pulmón se colapse con estos procedimientos, pero su médico observará esto y extraerá aire según sea necesario.

Otras complicaciones poco comunes pero graves de las biopsias quirúrgicas de pulmón pueden incluir sangrado severo, infección de la herida y coágulos de sangre. (Ver artículo: Hemotórax)

Llame a su médico si tiene algún signo de infección o complicaciones, que incluyen:

  • Fiebre sobre 100.4 F
  • Enrojecimiento, hinchazón o sangre o líquido que se escapa de la herida
  • Dolor de pecho severo
  • Falta de aliento
  • Tos con sangre o moco teñido de sangre

Tipos de biopsia pulmonar

Existen diferentes tipos de biopsias pulmonar dependiendo de que amerite el paciente, entre esas se encuentran:

Criobiopsia pulmonar

La biopsia transbronquial con fórceps (TBB) es la primera técnica de diagnóstico realizada en pacientes con enfermedad pulmonar intersticial (EPI). Sin embargo, el pequeño tamaño de las muestras y la presencia de artefactos en el tejido obtenido hacen que el rendimiento sea variable.

Los objetivos de un ensayo clínico que realizaron, fueron  intentar reproducir la criobiopsia transbronquial en las mismas condiciones con se realiza la TBB convencional, es decir, en la unidad de broncoscopia sin intubación del paciente y sin fluoroscopia o anestesia general; describir el método utilizado para su ejecución; y analizar el rendimiento diagnóstico y sus complicaciones.

Se llevo a cabo un estudio prospectivo que incluyó a 106 pacientes con características clínicas y radiológicas sugestivas de EPI a los que se realizó una biopsia pulmonar crio-transbronquial (cryo-TBB) bajo sedación moderada sin intubación endotraqueal, anestesia general o uso de fluoroscopia.  Se realizó el procedimiento utilizando dos broncoscopios flexibles conectados a dos procesadores de vídeo, que alternamos hasta obtener la cantidad de muestras deseadas.

biopsia pulmonar

De igual forma, se obtuvó un diagnóstico definitivo en 91 pacientes (86%). En cuanto a las complicaciones, hubo cinco neumotórax (4,7%) y en ningún caso hubo hemorragia severa ni exacerbación de la enfermedad intersticial subyacente. Cryo-TBB siguiendo el método, ya que es una técnica mínimamente invasiva, rápida, segura y económica que se puede realizar en una serie de broncoscopia bajo sedación moderada sin la necesidad de intubar al paciente o usar fluoroscopia y sin requerir anestesia general.

El diagnóstico de enfermedad pulmonar intersticial difusa es realizado por un equipo multidisciplinario que involucra a neumólogos, radiólogos y patólogos. Se requiere una estrecha colaboración entre estas diferentes áreas de experiencia para definir qué pacientes necesitarán biopsia y aquellos en quienes la biopsia no es necesaria.

La biopsia pulmonar quirúrgica continúa siendo el estándar de oro para reconocer los patrones histológicos y ayudar al neumólogo a considerar las posibles causas de la enfermedad . La biopsia transbronquial convencional con fórceps (TBB) sirve para diagnosticar sarcoidosis, neoplasmas, algunas infecciones y neumonía criptogénica (COP).

Sin embargo, el pequeño tamaño de las muestras obtenidas y los artefactos producidos por las pinzas en el tejido lo hace insuficiente en un gran número de pacientes. Recientemente, se han publicado estudios que confirman la eficacia de nuevos tratamientos, como la pirfenidona, en pacientes con fibrosis pulmonar idiopática (FPI), el diagnóstico precoz de la enfermedad es, por lo tanto, importante.

biopsia pulmonar

Con criobiopsias transbronquiales llevadas a cabo utilizando cryoprobes, la calidad de las muestras obtenidas y el rendimiento diagnóstico se mejoraron en comparación con las biopsias transbronquiales con fórceps. Sin embargo, el requerimiento de realizarlo en una sala de operaciones con anestesia general e intubación traqueal lo hace más cercano a ser un técnico quirúrgico que un TBB convencional realizado por un neumólogo.

Igualmente, se realizó un estudio prospectivo en el Hospital Universitario Central de Asturias (Hospital Universitario Central de Asturias – HUCA) desde junio de 2013 hasta diciembre de 2015 y fue aprobado por el comité de ética del hospital. Los pacientes fueron derivados a la Unidad de Broncoscopia Intervencionista y Pleura del hospital después de ser evaluados por el Comité Multidisciplinario de Enfermedades Pulmonares Intersticiales Difusas, que está compuesto por neumólogos, radiólogos, patólogos y reumatólogos que son expertos en enfermedades autoinmunes.

Se inscribieron pacientes que tenían características clínicas y radiográficas de enfermedad pulmonar intersticial (EPI) en tomografía computarizada de alta resolución (TCAR), que no concuerda con la neumonitis intersticial habitual (EPI), se excluyeron los pacientes con imágenes típicas de UIP en HRCT de acuerdo con las directrices de la British Thoracic Society.

Se realizaron biopsias criobronquiales transbronquiales (cryo-TBB) en los lóbulos más afectados de acuerdo con los estudios de imagen del tórax, siguiendo las recomendaciones de las guías, aunque siempre con preferencia por los lóbulos inferiores para una mayor seguridad.

biopsia pulmonar

Dos patólogos evaluaron las muestras de tejido y acordaron los diagnósticos histopatológicos. Las variables de calidad de tejido registradas fueron el tamaño de muestra de tejido (diámetro y área), la presencia de tejido pleural y el porcentaje de tejido libre de artefactos en cada muestra. Los signos de atelectasia, fragmentación de muestra de tejido y coágulos se consideraron artefactos; los patólogos lo notaron y luego registraron qué parte de cada muestra estaba libre de dichos artefactos.

Se registraron los tiempos de duración de la reintubación de las vías respiratorias de los pacientes con el segundo broncoscopio y el tiempo completo para el procedimiento. El sangrado se recolectó en un reservorio de moco (Mocstrap; Proclinics, Barcelona, ​​España), que tiene una escala en mililitros, y se cuantificó de acuerdo con la siguiente clasificación: hemorragia leve, hemorragia <10 ml; moderado, 10-40 ml; severo,> 40 mL . En todos los pacientes, el protocolo incluyó pruebas completas de función pulmonar, HRCT, hemograma completo, coagulación y ecocardiograma.

Al igual que, se excluyeron los pacientes que presentaron discrasias sanguíneas, insuficiencia respiratoria grave o cardiopatías inestables, medicación anticoagulante, hipertensión pulmonar, volumen espiratorio forzado en 1 s (FEV1) <40%, capacidad vital forzada (FVC) <50% y capacidad de difusión del pulmón para el monóxido de carbono (DLCO) de <40%. Todos los pacientes y el neumólogo que realizó el procedimiento firmaron un formulario de consentimiento informado.

biopsia pulmonar

El primer broncoscopio (modelo EB 1975K, con un diámetro de canal de trabajo de 2,8 mm), conectado a uno de los dos procesadores, se introdujo a través de un pequeño bloque de mordida (figura 1d) hasta que el segmento deseado se ubicó correctamente para realizar biopsias. La criosonda flexible (1,9 mm de diámetro y 900 mm de longitud, conectada a equipos de crioterapia alemanes, se introdujo en el canal de trabajo del broncoscopio, avanzando distalmente hasta que se notó que la criosonda no podría avanzar más.

La criosonda se retrajo suavemente aproximadamente 1-2 cm, como se determina por las marcas en el área distal de la sonda. Con la sonda en esa posición, se presionó el pedal Erbokryo durante 5 s, congelando el punto de la sonda y haciendo que la muestra de tejido se adhiera a la sonda. Esta muestra se extrajo junto con el broncoscopio para la descongelación y el procesamiento posterior.

El segundo broncoscopio (modelo EB 1970 TK con un canal de trabajo de 3,2 mm) se introdujo inmediatamente, y se conectó al segundo procesador y se preparó para la reintroducción en las vías respiratorias del paciente en una maniobra que duró 5-10 s y permitió el control inmediato de cualquier hemorragia resultante de la criobiopsia por succión o por instilación de sustancias como adrenalina, solución salina helada o amchafibrina. Si no hubo complicaciones con este segundo broncoscopio, se obtuvó la segunda muestra. Los dos broncoscopios se alternaron hasta que se obtuvo el número deseado de muestras (de dos a cinco).

biopsia pulmonar

Cuando se confirmó que no hubo hemorragia y que el paciente estaba bien controlado, se detuvo el procedimiento. Luego se realizó una radiografía de tórax o una ecografía pleural para confirmar que no se había producido un neumotórax, y el paciente recibió el alta 2 horas después de verificar que no hubo complicaciones. Se realizó un seguimiento a todos los pacientes a las 24 h mediante una llamada telefónica para verificar que no hubo complicaciones tardías.

Durante el período de estudio, 106 pacientes con ILD en HRCT se incluyeron para cryo-TBBs, en todos los pacientes, se realizó un lavado broncoalveolar antes de las criobiopsias en el lóbulo pulmonar más afectado. En 37 pacientes (35%), se realizaron crio-TBB en más de un lóbulo, y en todos los pacientes se realizaron crio-TBB en al menos dos segmentos del mismo lóbulo pulmonar.

No hubo complicaciones graves en nuestra serie de pacientes. Se produjo una hemorragia leve (<10 ml) en el 84% de los pacientes, y el 16% tuvo hemorragia moderada (10-40 ml). Ningún paciente tuvo una hemorragia severa que requirió suspender el procedimiento y definir medidas especiales, como el ingreso a la unidad de cuidados intensivos, tratamiento quirúrgico, transfusiones, etc. Se tuvo cinco pacientes con neumotórax (4,7%), de los cuales tres se resolvieron con medidas conservadoras sin requerir ingreso y otros dos requirieron un tubo de drenaje pleural y admisión durante 48 h.

biopsia pulmonar

Obtuvimos un promedio de tres biopsias por paciente, con un diámetro promedio de 5.1 mm y un área media de la muestra de 15.7 más- menos 9 mm2, siempre tratando de obtener una muestra representativa de cada segmento del lóbulo objetivo. El tiempo promedio por procedimiento fue de 9.7 min., Y el tiempo promedio de reintubación con el segundo broncoscopio fue de 8.5 s. En todos los pacientes, las muestras se obtuvieron con una representación de parénquima pulmonar.

Se obtuvo un diagnóstico definitivo luego del consenso del comité multidisciplinario en 91 pacientes (86%) y no hubo cambios en los diagnósticos histopatológicos informados por los patólogos luego de ser evaluados por el comité multidisciplinario.

En tres (2,8%) de los 15 pacientes en los que las criobiopsias transbronquiales no fueron concluyentes, se realizó una biopsia quirúrgica (cirugía toracoscópica asistida por video (VATS)), con el diagnóstico final de fibrosis intersticial leve, neumonía intersticial inclasificable y neumonitis intersticial descamativa. (el paciente tuvo una fuga de aire prolongada como una complicación de la cirugía).

En los 12 pacientes restantes, la criobiopsia sirvió para descartar otros procesos como neoplasia, infección, granulomatosis o toxicidad farmacológica, y se decidió realizar un seguimiento conservador ya que la biopsia quirúrgica estaba contraindicada por las comorbilidades y el mayor riesgo que presentaban.

biopsia pulmonar

Los diagnósticos más comunes de nuestra serie fueron los siguientes: fibrosis pulmonar idiopática (IPF / UIP) (n = 22), neumonía obstructiva criptogénica (COP) (n = 10), neumonía intersticial inespecífica (NSIP) (n = 11) y silicosis (n = 12). Se muestran la anatomía patológica de una neumonitis descamativa y una neumoconiosis común en Norteamérica.

Este estudio describe un nuevo procedimiento para realizar cryo-TBBs en ILD. Hemos demostrado que el cryo-TBB utilizado para el diagnóstico de ILD puede realizarse en un conjunto de broncoscopia adecuadamente preparado y equipado con los medios necesarios  sin necesidad de intubar al paciente, sin fluoroscopia y con sedación moderada. Este procedimiento consiste en utilizar dos broncoscopios flexibles conectados a dos procesadores de video que alternamos por vía oral hasta obtener el número deseado de muestras.

La alternancia de dos broncoscopios por vía oral permite que el procedimiento sea rápido y permite que cualquier hemorragia producida por la criobiopsia se controle de inmediato, porque somos capaces de reintubar al paciente en unos pocos segundos.

Cuando esto se realiza con un único broncoscopio a través de la nariz, el tiempo que permanece fuera de las vías respiratorias es mayor a 1 minuto, que es el tiempo que tarda la ciroprueba en descongelarse y liberar la criobiopsia adherida a ella. Si se produce una hemorragia, no podríamos controlarla inmediatamente, además, la criobiopsia podría liberarse al retirar el broncoscopio a lo largo del estrecho conducto nasal y, por lo tanto, perderse.

biopsia pulmonar

Aunque el método permite un control rápido de las vías respiratorias del paciente, la  mayor preocupación siempre fue la posible aparición de complicaciones, especialmente hemorragia. Para prevenir la hemorragia, se seleccionó pacientes excluyendo rigurosamente a aquellos que tenían un mayor riesgo de tener hemorragias (discrasias sanguíneas, medicamentos anticoagulantes, hipertensión pulmonar, entre otros) e intentamos realizar criobiopsias en los lóbulos inferiores si la afectación pulmonar en la HRCT era difusa.

Debido al mayor tiempo que un broncoscopista tiene para controlar una posible hemorragia en esta ubicación que en los lóbulos superiores. A medida que avanzó nuestra curva de aprendizaje, también incluimos los lóbulos superiores cuando el lóbulo más afectado en la HRCT se encontraba allí, colocando siempre al paciente en la posición anti-Trendelenburg durante todo el procedimiento.

Usando este método, la hemorragia en la serie fue leve o moderada en todos los pacientes, y se controló el sangrado con succión, adrenalina, solución salina helada y amchafibrina. En ningún paciente hubo hemorragia severa (mayor a 40 mL).

Por lo tanto, creemos que la selección adecuada de los pacientes, la experiencia del neumólogo intervencionista que realizó el procedimiento y del equipo que lo formó y el efecto de la hemostasia producido al congelar la sonda en el tejido son la clave del éxito. También es importante destacar que el número de neumotórax en este estudio es menor que en otros estudios publicados realizados en una sala de operaciones bajo anestesia general  y el rendimiento fue mejor.

biopsia pulmonar

En el mismo orden de ideas, este estudio difiere de otros,  en que no se uso una guía fluoroscópica para colocar la criosonda en la vía aérea de pequeño calibre, lo que hace que nuestra habitación no presente radiación. Los resultados con respecto a la relación costo-efectividad, las complicaciones y la falta de pleura en cualquiera de las biopsias demuestran que la fluoroscopia no es esencial y es muy probablemente innecesario para esta técnica.

La mayoría de los estudios publicados sobre criobiopsias transbronquiales o endobronquiales  se han realizado en pacientes intubados porque el tejido adherido a la criosonda no puede extraerse a través del canal de trabajo del video broncoscopio y porque el broncoscopio y la criosonda necesitan ser eliminado como una unidad.

Por lo que bajo estas condiciones, es importante lograr una reinserción rápida del broncoscopio para controlar cualquier sangrado posible producido por la criosonda, por succión, taponamiento, instilación de sustancias como adrenalina, solución salina helada o incluso un balón de oclusión. Nuestro método nos permite realizar todas estas maniobras en unos pocos segundos, para garantizar la seguridad del paciente.

El procedimiento que se describe también ha permitido realizar criobiopsias en lesiones endobronquiales, con mejor rendimiento que la biopsia convencional con fórceps y la misma seguridad, pero con la ventaja de no tener que realizarlo en una sala de operaciones con el paciente intubado y bajo anestesia general, lo que aumentaría considerablemente el costo económico.

Otra ventaja de este procedimiento es que, al no necesitar anestesia general ni quirófano, y al realizar el procedimiento en la serie de broncoscopia como otros procedimientos que realizamos en la práctica clínica habitual, después de un período de entrenamiento esta técnica puede ser realizada por neumólogos que trabajan en hospitales de diferentes niveles de atención, amplificando en gran medida el campo de los futuros usuarios de la técnica.

biopsia pulmonar

Se han realizado estudios in vitro en animales que demuestran que el tamaño de la muestra depende de variables tales como el tipo de tejido, el diámetro de la sonda, el tiempo de aplicación y la presión ejercida por la sonda sobre el tejido.

Estos estudios han demostrado que incluso las sondas más pequeñas actualmente utilizadas proporcionan biopsias más grandes que las obtenidas con un forceps de biopsia convencional, como se usa actualmente en la mayoría de las suites de broncoscopia. Algunos médicos muy recientemente, han publicado un estudio en animales que utiliza una mini sonda para obtener muestras a través del canal de trabajo de un broncoscopio sin necesidad de extraer el broncoscopio de la vía aérea central.

En esta experiencia, la sonda de 1,9 mm de diámetro nos ha proporcionado un buen rendimiento y muy pocas complicaciones. Tiene una vida media larga y es la sonda que aconsejamos utilizar en este momento, aunque sería interesante realizar estudios comparativos de las diferentes sondas que existen en el mercado.

Se concluyó que en pacientes bien seleccionados con buena función pulmonar y sin factores de riesgo asociados, nuestro procedimiento es la primera opción debido a sus muchas ventajas y pocos inconvenientes. El Cryo-TBB siguiendo este método es una técnica mínimamente invasiva, rápida, segura y económica que se puede realizar en una serie de broncoscopia bajo sedación moderada sin la necesidad de intubar al paciente o usar fluoroscopia, y sin requerir anestesia general.

biopsia pulmonar

Biopsia pulmonar abierta

Por lo general, el médico solo sugerirá este tipo de biopsia cuando otros métodos no puedan obtener muestras de células. Al igual que con una biopsia pulmonar toracoscópica, no estará despierto para este procedimiento. Su cirujano hace un corte más grande que en otros métodos, que puede correr desde su pecho y desde sus brazos hasta su espalda. Eso le permite a su médico llegar a sus pulmones y eliminar las células.

Biopsia pulmonar por broncoscopia

El médico colocará un tubo flexible que es tan ancho como un lápiz en su boca o nariz, y de allí a sus pulmones. Una luz y una cámara ayudan a guiar las herramientas pequeñas que sacan las células de su pulmón a través del tubo. Estará despierto mientras esto sucede, pero puede recibir medicamentos por vía intravenosa para ayudarlo a relajarse, así como oxígeno a través de una máscara o un tubo nasal.

Para descubrir el lugar correcto para realizar la biopsia, su médico puede tomar una radiografía. Luego le aplicará medicamento adormecedor en la garganta. Después de que coloca el tubo, puede sentirse incómodo en la garganta y no podrá tragar, pero podrá respirar, posterior de que haya terminado, es posible que tenga dolor de garganta, tos o ronquera que desaparecerá en unos días.

biopsia pulmonar

Biopsia pulmonar por toracoscopia

Generalmente, se recibe este tipo de biopsia pulmonar cuando no se puede llegar a las células con una broncoscopia. Su médico coloca una aguja a través de su pecho entre dos costillas para tomar una muestra del área externa de sus pulmones. El paciente estará despierto y su piel se adormecerá, y es posible que obtenga un sedante para relajarse. Para encontrar el mejor lugar para realizar el procedimiento, se le realizará una ecografía, una tomografía computarizada o un tipo especial de radiografía conocida como fluoroscopia.

Cuando la aguja ingresa a su pulmón, puede sentir incomodidad o presión, necesitará evitar la tos, y es posible que tengasque contener la respiración. También puede escuchar a su médico llamar a esto una cirugía toracoscópica asistida por video (VATS).

Recibirá anestesia eneral para este procedimiento, lo que significa que no estará despierto. Su médico coloca un tubo de respiración en la garganta y dentro de los pulmones y controla su respiración, presión arterial, niveles de oxígeno y frecuencia cardíaca. El médico realiza hasta tres pequeños cortes en el pecho entre las costillas, luego coloca un tubo delgado e iluminado con una cámara en el extremo y usa herramientas diminutas para extraer algunas células.

Finalmente, para mejor comprensión del texto te dejo el siguiente vídeo…