Escuchar Audio

Alguna vez habremos escuchado a alguien comentar que se encuentra en ayuno, puede que no desee comer para cumplir con su promesa, sin embargo; ¿Ayunar implica únicamente dejar de comer por periodos cortos? La palabra de Dios nos enseña como el ayuno y oración nos permiten un acercamiento importante con él.

ayuno-y-oración-1

Ayuno y oración; diferencias y similitudes:

Una disciplina espiritual muy conocida entre los cristianos es el ayuno. Los creyentes consideran que este sacrificio trae como beneficio el fortalecimiento del espíritu mediante un acercamiento íntimo y temeroso con Dios Padre y creador.

La palabra de Dios, permite interpretar que cuando se niega satisfacer una necesidad prioritaria como comer; se deja claro ante los ojos de Dios que es más importante para el devoto, recibir alimento espiritual, antes que el físico.

El significado principal del ayuno, implica la abstinencia esta ingesta de alimentos, puede ser de forma parcial o puede implicar una abstinencia total, por ejemplo; se puede evitar consumir un alimento en particular (como se ve en la tradición eclesiástica el no ingerir carnes rojas algunos días de semana santa) o se puede evitar comer por completo durante una mañana, o un día entero.

Por lo tanto, solemos asumir que el ayuno implica dejar de comer parcialmente. Ahora bien, no siempre el ayuno implica un acercamiento con Dios; muchas veces, esta práctica milenaria es mal utiliza, cuando; se deja de comer por motivos de estética y vanidad, para aparentar ser un devoto sacrificado o asumir que es buen cristiano por abstenerse de comer.

Ayunar, no hace santo a nadie, como toda conducta, debe ir de la mano con otras acciones que se relacionen. El verdadero ayuno como ritual espiritual, debe ser para buscar un acercamiento sincero con Dios, para escucharlo a él mediante nosotros mismos y con mucha fe, hacernos partícipes de su palabra y mandatos.

Ayunar implica un enfoque por alimentar el espíritu y buscar a Dios como prioridad;  simboliza el alimento espiritual que brinda la palabra de Dios. Esta búsqueda debe ser voluntaria, por lo tanto, la oración y el ayuno también deben serlo. Es recomendable, durante el ayuno portar una biblia y reposar en una área que permita intimidad y tranquilidad para el contacto que se espera con el Padre creador.

Tipos de ayuno

El ayuno no debe perjudicar al organismo, pues si se perjudica el cuerpo de un ser vivo de forma consiente se ofende directamente a Dios y deja de tener sentido el ayuno y oración.

Es importante conocer los tipos de ayunos que la palabra de Dios propone; uno de los más frecuentes entre los creyentes es el ayuno que implica no consumir ningún tipo de alimento sólido pero es permitida la ingesta de agua, esto se debe a que por medio de este método, el ayuno puede ser más prolongado porque el organismo se mantiene hidratado.

Total

Otro tipo de ayuno es el considerado total, este implica no comer ningún alimento ni beber ninguna sustancia, absteniendo así al cuerpo de ingerir cualquier nutriente; este es el ayuno más radical de los que se conoce y se debe realizar por lapsos corto de 6 a 24 horas máximo, si se desea prolongar la abstinencia debe ser bajo supervisión médica.

ayuno-y-oración-2

Parcial

El ayuno parcial, se basa en consumir alimentos necesarios para mantener nutrido al cuerpo, pero en cantidades moderadas y estos alimentos no deben ser ostentosos; usualmente, se debe evitar la carne y las bebidas que contengan alcohol, esta forma de ayunar es recomendable para aquellas personas que padecen de alguna patología que les impida abstenerse del consumo de nutrientes, como a los diabéticos.

El beneficio de este ayuno es que logra ser más prolongado, ya que, el organismo no se ve perjudicado por consumir alimentos bajos en grasas, como sería en el caso de eliminarlos por completo. Este ayuno parcial se puede llevar a cabo dejando a un lado el consumo de postres, alcohol y solo de carnes rojas. Siempre y cuando exista abstinencia ante unos tipos de alimentos que sean muy placenteros, es válido el ayuno.

Cuando de abstinencia en ayuno se habla, no solo se hace referencia a dejar de lado los alimentos, otros tipos de ayunos pueden implicar, la abstinencia sexual, evitar salir a fiestas, dejar de ver televisión por días; siempre y cuando se haga a un lado aquello que sea placentero para invertir ese tiempo en reencontrarse con Dios.

Ayuno y oración

Van de la mano como ya se ha explicado antes. Casi todos los credos presentes en el mundo, invitan a la oración; esto se debe, a que de esta forma se alimenta el alma y espíritu; aprender a orar para un fiel creyente debe ser tan fundamental como aprender a comer.

La oración se puede considerar la estrategia para sintonizar con Dios y su palabra, por esta vía un devoto puede discernir en tomar decisiones que agraden a Dios, esto se logra mediante un proceso de introspección y reflexión interna. No orar, corta el vínculo directo con el creador e impide dejar entrar al corazón del hombre la bondad y voluntad de Dios.

La oración permite saber si Dios está en gracia con las acciones de un cristiano o si por el contrario, dichas decisiones le ofenden; no se espera escuchar una voz desde el cielo que ordene como se debe vivir; como antes ha quedado expreso, mediante la oración y meditación el fiel cristiano debe reflexionar sobre sus acciones a futuro y arrepentirse de aquellas que ofenden a Dios.

Dios obsequia su divina presencia en el corazón del hombre que le abra sus puertas y alimente su fe con la palabra, este es el estandarte distintivo entre las personas que buscan y encuentran a Dios en su alma; un contagio de bondad, humildad y el rechazo ante la vanidad.

En la Biblia, se enfatiza la oración, se muestra como un acercamiento indispensable con Jesucristo. Por lo tanto, se debe orar diariamente si se desea la presencia de Dios en el camino de la vida.

Es de gran importancia orar diariamente, el cristiano desea alimentarse de pan todos los días para estar satisfecho y nutrir su cuerpo, de igual manera, ocurre con el alimento del alma, se debe buscar diariamente para hacerle saber a Dios que se necesita de su presencia todos los días y que esta es indispensable en el corazón del creyente.

La oración y ayuno siempre deben ir de la mano, pues ambas acciones tienen como propósito buscar de Dios y reconocerse como un creyente que necesita en su vida el alimento para el alma. Otra oración que te puede interesar es la Oración a Santa Elena.