La avena ayuda a liberar el intestino por el hecho de que es un comestible rico en fibras. Las fibras favorecen el paso del pastel fecal por el intestino, mejorando el tránsito intestinal y previniendo el estreñimiento.

No obstante, el consumo de avena en copos, salvado o bien harina debe ir acompañado de una buena hidratación. En caso contrario, las heces se secan y se endurecen y se genera el efecto opuesto, o sea, el intestino queda “atrapado”.

Avena: ¿es verdad que suelta el intestino?

Asimismo, es esencial apuntar que existen 2 géneros de fibras: solubles (disueltos en agua) y también insolubles (no disueltos en agua). La avena es una genial fuente de fibras solubles, en especial el salvado de avena, que tiene más fibras que los granos y más que la harina.

Si bien estas fibras son muy ventajosas para la salud, no son las más convenientes para liberar el intestino. Para esto, se aconsejan las fibras insolubles presentes en comestibles como judías, lentejas, guisantes, garbanzos, arroz y pan integral, salvado de trigo, verdura frondosa, brócoli, coliflor, cascarilla y orujo de frutas.

Las fibras insolubles hacen que las heces sean más suaves (toda vez que haya una buena ingestión de agua), aumentan el volumen de las heces, los movimientos intestinales y el número de evacuaciones. En consecuencia, los comestibles ricos en esta clase de fibra están indicados en casos de estreñimiento.

¿Cuáles son las ventajas del salvado?

La avena es rica en fibras solubles y la primordial es el beta-glucano. Estas fibras forman una suerte de gel en el estómago, haciendo que el vaciado gástrico sea más lento y extendiendo de esta forma la sensación de saciedad. En consecuencia, la avena frecuentemente está incluida en los regímenes para adelgazar.

El beta-glucano de avena asimismo reduce la absorción de grasas, azúcar y toxinas cancerígenas en el intestino. Por tanto, este cereal está indicada para asistir al control de la diabetes y el colesterol, aparte de asistir a prevenir el cáncer de intestino.

Las fibras de avena asimismo padecen un proceso de fermentación que favorece el desarrollo de bacterias en el intestino que son esenciales para las defensas del organismo.

Por consiguiente, el consumo de este alimento puede aportar diferentes beneficios a la salud. Más para liberar el intestino, las fibras insolubles presentes en otros comestibles son más convenientes. No obstante, cabe rememorar que la ingestión de avena debe ir acompañada de un consumo conveniente de agua para no generar estreñimiento.