Asma infantil remedios caseros

Asma infantil remedios caseros y ¿Cómo tratarlo?

De la misma manera que en el adulto, el asma infantil se caracteriza por la presencia de contracciones musculares e inflamación en los pulmones que compromete la capacidad de respirar adecuadamente; si bien se trata de una enfermedad que demanda control médico, o combatir el asma infantil remedios caseros.

Asma infantil: causas y síntomas

Se conoce como asma infantil a la inflamación e hinchazón de las vías aéreas que impide la correcta circulación del flujo del aire, comprometiendo la respiración. Apartando lo inflamado de los pulmones, la patología suele acompañarse de moco espeso lo que da lugar a repetidas contracciones musculares.

Si bien son diversas las causas que desencadenan el asma, algunos factores activan la condición, entre ellos:

  • Alergias, sea al polen, pelo de animales e incluso, el polvo
  • Infecciones en las vías respiratorias, por ejemplo, las ocasionadas por el resfriado y la gripe
  • Irritaciones producto del humo del cigarrillo, tabaco u otro olor fuerte
  • Cambios bruscos de clima.

Sintomatología del asma infantil:

En cuanto a los síntomas, la dificultad para inhalar y exhalar es el principal síntoma que presentan los niños que sufren de la condición, el cual que puede acompañarse de rigidez en el pecho, silbido al respirar y tos seca; del mismo modo, es común que el pequeño muestre cansancio temprano y constante sensación de falta de aliento en la práctica de actividades físicas.

¿Cómo se diagnostica el asma infantil? ¿Es curable?

Será un pediatra o alergólogo la figura indicada para confirmar el diagnóstico; de ser el caso, es una enfermedad que puede ir mermando e incluso desaparecer, conforme el niño crece. Sin embargo, para que esto suceda será necesario conferirle al pequeño cuidados apropiados, tales como:

  • Hacer del hogar un lugar libre de humo y darle una habitación austera en la que solo estén los elementos imprescindibles, sobre todo, si se diagnostica asma de tipo alérgica.
  • De contar con mascotas en casa, bañarla regularmente y minimizar el contacto de la misma con el pequeño.
  • Eliminar de la dieta alimentos que desencadenen reacciones alérgicas, por ejemplo, los huevos, mariscos, frutos secos y leche de vaca.
  • Enseñar al niño a respirar, haciéndolo de manera lenta, profunda y con el abdomen; lo que se conoce como respiración diafragmática.

¿Cuándo acudir al médico?

Los cuadros de asma severos pueden poner en riesgo la vida del niño, si bien es necesario tratar de mantener en todo momento la calma, habrá de acudir inmediatamente al médico si presentan gruñido en cada respiración, se le dificulta hablar y lucha por obtener aire. Asimismo, en el supuesto de no presentar mejoría tras haberle suministrado el medicamento o tenga la piel hundida en las costillas o clavícula.

Remedios caseros para tratar el asma infantil:

La primera recomendación casera con la que tratar el asma infantil es cuidar que el niño tenga una correcta hidratación, el consumo abundante de agua mantiene limpio los bronquios al tiempo que promueve la expulsión de las secreciones. Para potenciar el efecto, dotar el cuarto del pequeño con vahos de infusiones de hojas de eucalipto.

  • Té de arándanos amargo:

Las propiedades de la fruta, actúan a favor de la dilatación de los bronquios mientras reduce la producción de mucosidad; aprovecharlas es tan simple como prepara una infusión con 2 cucharadas de arándanos amargos y un vaso de agua caliente; el resultado, deberá ser tomado tibio y de forma muy lenta.

  • Infusión de hojas de gordolobo:

Infusionando 2 cucharadas de las hojas en 1 taza de agua hirviendo, se conseguirá una preparación ideal con la que optimizar el funcionamiento de los pulmones; de preferencia, el niño deberá ingerirla tibia, en tres tomas diarias.

  • Cataplasma de cebolla:

La preparación de esta alternativa casera para aliviar los síntomas del asma infantil consiste en hervir durante 5 minutos, 1 cebolla cortada en ruedas; retirarlas del agua y disponerlas en un paño de algodón limpio que será colocado – aun tibio pero sin llegar a quemar – sobre el pecho del niño, retirándolo sólo cuando esté frío.

  • Baños calientes:

Con baños de calientes de 15 minutos – pero tolerables –  en los que se riegue mayormente la espalda, se conseguirá alivio inmediato en crisis de tos; ahora bien, suponiendo que los cuadros no sean tan agudos, bastará con humedecer algunas toallas en agua muy caliente y envolver con ellas antebrazos y articulaciones de las piernas.

Leave a Reply