Al hablar de alimentos que enriquecen tu dieta debes saber que nos referimos a aquellos que, repletos de vitaminas y minerales, tienen poderosas propiedades para la salud, por lo que es muy recomendable incluirlos en tus comidas diarias, los más recomendables son.

Alimentos ricos en vitaminas y minerales para hacer tu dieta más poderosa

Espinacas

Sus hojas verdes son un auténtico cóctel de nutrientes esenciales para el organismo: calcio y vitamina K, un tándem que favorece la salud ósea; folatos, u tipo de vitamina B que reduce los niveles de homocisteína, una sustancia que se ha comprobado que es dañina para el corazón.

Las investigaciones más recientes sugieren que el consumo habitual de espinacas ayuda a prevenir patologías inflamatorias como la artritis. Aunque admiten mil formas diferentes de cocinarlas (en tortilla, al horno con bechamel, rehogadas con aceite y ajo…), También las puedes comer en crudo, aumentando su poder nutricional, si reservas las hojas más tiernas para complementar tus ensaladas verdes (y las lavas bien).

Brécol

Aunque su consumo en España no es tan alto como en otros países de Europa, su aporte en vitamina C es similar al de las naranjas y también es otra fuente importante de calcio y betacarotenos.

Otros de sus componentes fundamentales son los folatos, el hierro y el potasio. Y al igual que otras crucíferas, es rico en fitoquímicos, que ejercen una acción protectora frente al cáncer. Perfecto para consumirlo al vapor y aliñado con salsas ligeras o aceite de oliva.

Piñones

Son ricos en calcio y magnesio, dos de los nutrientes estrella en etapas de crecimiento. También constituyen una buena alternativa o complemento a los lácteos, por lo que está especialmente indicados para personas con problema de osteoporosis o de descalcificación de los huesos.

Así mismo, se ha demostrado que su consumo habitual reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Son un tentempié perfecto para restablecer la energía que vamos perdiendo a lo largo del día.

Tomate

Un auténtico alimento todo terreno del que periódicamente se descubren nuevas propiedades. Junto a su contenido en vitaminas (especialmente la E, con gran poder antioxidante) y minerales esenciales, destaca su aporte de una sustancia, el licopeno, responsable de su color rojo intenso y que, según las últimas investigaciones, juega un papel determinante en la prevención de varios tipos de cáncer: mama, cérvix, próstata, páncreas y pulmón. Lávalo bien y consúmelo con la pulpa, para que tenga más propiedades.

¿Quieres conocer otra fórmula interesante? La salsa de tomate natural que, sorprendentemente por su proceso de elaboración, que solamente al calor al tomate, potencia los beneficios de licopeno que contiene.

Sandia

Según una investigación llevada a cabo conjuntamente por expertos de la Universidad A&M de Texas, la Universidad de Nevada y la Universidad del Estado de Oklahoma (Estados Unidos), el zumo de sandía podría constituir una poderosa fuente natural de L-arginia, un aminoácido dilatador de los vasos una más que notable reducción de la presión sanguínea.

El color rosado de su pulpa se debe a la presencia del licopeno, que, como decíamos antes, posee poderosas propiedades antioxidantes. El zumo natural de esta fruta, que además puedes combinar con otras frutas y verduras, es un excelente revitalizador y un verdadero cóctel lleno de vitaminas y sustancias hidratantes.

Yogurt

Ayuda a fortalecer huesos y dientes, equilibra la flora intestinal, favorece la digestión porque no tiene lactosa, interviene en el crecimiento infantil y en el desarrollo adolescente, facilita la pérdida de peso; contribuye al buen funcionamiento de los músculos y de los órganos vitales.

Es uno de los alimentos con más virtudes para asegurar el correcto funcionamiento del organismo. Buenísimo a todas las edades, para que no resulte aburrida prueba a mezclarlo con frutas y cereales en el desayuno: auténtico cóctel de energía sin apenas aporte de grasa (mejor, si lo eliges desnatado).

Almendras

Son ricas en grasas monoinsaturadas (del mismo tipo de la que contiene el aceite de oliva). De hecho, investigaciones recientes ha demostrado que tomar un puñado diario de almendras es una más que recomendable medida para reducir los niveles de colesterol LDL (el malo) y proteger la salud cardiaca en general.

También hay evidencias científicas del papel que juega en la prevención de algunos tipos de cáncer y de su importancia en el mantenimiento del bueno estado de la piel, gracias a su alto contenido en vitamina E.

Aceite de oliva

Compuesto en su mayoría por fresas monoinsaturadas, está demostrado que su ingesta habitual reduce tanto los niveles de colesterol “malo” como de triglicéridos. Por otro lado, también contienen vitamina E y betacarotenos.

Los últimos hallazgos científicos apuntan a que puede el aceite de oliva construir una barrera protectora frente al cáncer de colon. También tiene propiedades cosméticas: sus ácidos grasos mantienen la humedad de la piel.

Uvas

Son ricas en nutriente que protegen los vasos sanguíneos y al músculo cardíaco del daño producido por los radicales libres. Pero, además de sus propiedades antioxidantes y cardioprotectores, desde siempre han sido un alimento recomendado en los estados de debilidad corporal, anemia, problemas renales e intestinales, tratamiento de la obesidad, alteraciones del sistema circulatorio… Si no es temporada, las uvas pasas tienen también similares beneficios (aunque muchas más calorías).