El águila calva También conocida como el águila americana, águila de cabeza blanca, pigargo de cabeza blanca o pigargo americano, es una especie de águilas que forma parte de la familia Accipitridae que vive en América del Norte. Fue adoptada como símbolo nacional de los Estados Unidos de América y fue incluida en el Escudo Nacional de dicho país.

Águila Calva

Características del Águila Calva

A pesar de que su nombre es calva, la realidad es que cuenta con una cabeza llena de plumas de color blanco, que hacen contraste con el color de las plumas de su cuerpo y alas que pueden ser desde un marrón muy intenso hasta negro. El águila calva es un ave rapaz de de un tamaño considerablemente grande, que puede llegar a medir hasta 2,5 metros de envergadura y tener un peso aproximado de unos siete kilos. Las hembras son, como en muchas otras especies, de mayor tamaño que los machos y llaman la atención su pico y sus patas amarillas.

Las águilas que aún no llegan a la edad adulta, pueden confundirse con el Águila Dorada hasta que alcanzan la edad de 3 años. Su pico es afilado y puede llegar a tener una longitud de 61 milímetros de largo. El de las hembras es aún más largo que el de los machos, de hecho, esta particularidad es la que ayuda a distinguir el sexo del polluelo después de haber cumplido las 6 semanas.

Esta especie estuvo en peligro de extinción en Estados Unidos para finales del siglo XX, pero los registros de la actualidad indican que su población se ha normalizado y va en camino de ser excluida de la lista de especies en peligro de extinción del Gobierno de los Estados Unidos.

Por lo general, el águila calva vive sola, a excepción de la época de reproducción, que vive en pareja; solo en  casos de que haya abundancia de alimento en una área específica, puede formar grupos, pero no es lo usual. Acostumbra quitarle las presas a las águilas pescadoras, luego de que éstas tienen el pez en sus garras, la acosa durante varios minutos, hasta que suelta el pez lo toma y huye.

El águila calva habita en casi todo Norteamérica, específicamente desde el Norte de México hasta el sur de Canadá y Alaska. Está presente en todo Estados Unidos, en donde existen diferentes subespecies y se adapta a distintos ecosistemas: desiertos, bosques en varios parques nacionales por ejemplo y pantanos.

Los ojos del águila son grandes, lo que le hace más fácil tener la captura de luz, que solo puede ser comparada con la del ojo humano. Un tercer párpado que además es traslúcido, que recibe el nombre de membrana nictitante, es la que le mantiene el ojo húmedo, además de darle protección, quedando atrapado durante las capturas.

Las águilas jóvenes cuentan con plumas de color pardo bataraz, es decir, un color jaspeado o matizado; la cabeza que los caracteriza, blanca y su cuerpo termina de desarrollarse de dos a tres años después, antes de la madurez sexual.

El águila calva se diferencia del águila real, por la cabeza de color marrón oscuro, que presenta el águila real y específicamente, por las plumas que llegan hasta más abajo de sus patas.  Si el águila calva se encuentra libre en bosques y selvas, puede llegar a vivir entre los veinte y los treinta años, pero puede llegar a vivir hasta cincuenta años. Si estas aves están en cautiverio, pueden llegar a vivir hasta los sesenta años. (Ver artículo de Águilas)

Nombre científico

El nombre científico del águila calva es Haliaeetus leucocephalus y forman parte del orden Accipitriformes, el cual incluye a un gran número de aves rapaces diurnas. Algunos autores hacen diferencias de este orden del de los falconiformes, pero hay otros que piensan que ambos son el mismo.

De la familia de los accipítridos (Accipitridae) son un clado (una agrupación que contiene un antepasado común y todos los descendientes vivos y extintos de ese antepasado) de aves rapaces diurnas, con clasificación taxonómica de familia, de distribución común, a pesar de que la gran mayoría de las especies viven en el Neotrópico, el cual está formado por más de 200 especies.

Entre las subespecies conocidas del águila calva, se pueden señalar:

  • H. l. leucocephalus (Pigargo cabeciblanco sureño)
  • H. l. washingtoniensis (Pigargo cabeciblanco norteño o águila de Washington)

Tamaño

El águila calva cuenta con un cuerpo robusto y grandes alas, las cuales le permiten alcanzar a desplegar grandes velocidades las cuales pueden llegar desde 50 a 70 km por hora en un vuelo suave y distinguido.

Como ya se ha mencionado, el águila calva puede llegar a vivir entre 20 y 30 años, aunque, hay registros que confirman que, también puede llegar a los 50 y si está en cautiverio la esperanza de vida se eleva a 60 años.

En lo que se refiere a su tamaño y peso, por lo general, la envergadura del águila calva hembra está entre los 1,8 centímetros y los 2,3 metros y su peso oscila entre 3 y 6,3 kg, mientras que el macho adulto cuenta con una envergadura de 1,8 metros y puede alcanzar un peso de solo 2,3 kg. Esta especie de águila presenta una fuerza especial y puede llegar a cargar el equivalente a la mitad de su peso.

Sin embargo, el tamaño del águila calva, puede variar según la ubicación y por lo general, corresponde a la regla de Bergmann, la cual consiste en que la especie incrementa su tamaño, mientras esté más lejos del Ecuador y de los trópicos; por ejemplo, las águilas de Carolina del Sur cuentan con un peso aproximado de 3.27 kg, es decir, 7.2 libras de masa y 1.88 m de envergadura, lo que significa que son más pequeñas que sus contrapartes del norte.

Un libro diseñado para ayudar a identificar la vida y características de estas aves, en Florida, hizo una lista de tamaños parecidos para las águilas calvas allí, por lo menos de 4. De tamaño intermedio, 117 águilas calvas migratorias en el Parque Nacional Los Glaciares fueron halladas con un promedio de 4.22 kg (9.3 libras) pero esto fue en su mayoría (posiblemente después de la dispersión) águilas juveniles, con 6 adultos con un promedio de 4.3 kg (9.5 libras). (Ver artículo de Aves)

Por otro lado, las águilas invernantes en Arizona, cabe destacar que los pesos invernales son normalmente, los más altos a lo largo del año, debido a que al igual que muchas aves rapaces, pasan el porcentaje más alto de tiempo, en la búsqueda de la comida durante el invierno, fueron encontradas en un promedio de 4.74 kg (10.4 libras). Las águilas más grandes se encontraron en Alaska, donde las hembras grandes pueden pesar más de 7 kg (15 libras) y llegan a medir 2.44 m a través de las alas.

Un estudio de los pesos de las  águilas adultas en Alaska destacó, que las hembras pesaban en promedio 5.35 kg (11.8 libras), respectivamente y los machos pesaban 4.23 kg (9.3 libras) contra ejemplares más jóvenes, que promediaban 5.09 kg (11.2 libras) y 4.05 kg (8.9 libras) en los dos sexos. Un águila hembra adulta de Alaska que se consideraba de mayor tamaño pesaba unos 7.4 kg (16 libras).

Nido

Las águilas calvas construyen el nido de gran tamaño, juntas, es decir macho y hembra, por lo general, resulta uno de los nidos más grandes del mundo y más grande de las aves americanas y sirven para recibir dos huevos por año.

Suelen utilizar un mismo nido más de una vez, solo que cada año, lo reacondicionan, poniendo más ramas y hojas. El nido de esta aves resulta ser el más grande de América, porque según los registros se han encontrado nido cuyas dimensiones alcanzan a un tamaño de 2.5 metros de ancho y 4 metros de profundidad, por lo que pueden pesar hasta 1 tonelada. Hay quien afirma que, en alguna ocasión se encontró un nido que era de 6 metros de profundidad, 2.9 de ancho y cuyo peso alcanzaba 3 toneladas.

Las águilas calvas hacen sus nidos, por lo general, sobre los árboles y en los riscos. Están hechos de ramas gruesas, pero en su interior le colocan material suave. Generalmente, cada vez que se utiliza el nido, es para acoger de dos a tres huevos blancos o blancos azulosos. La incubación tiene una duración de 31 a 45 días y es realizada, tanto por la hembra, como por el macho. Los pichones abandonan el nido entre los 70 a 96 días.

Por supuesto, la hembra es la que pasa mayor parte del tiempo empollando los huevos, mientras eso sucede, el macho busca alimento o materiales para seguir anidando.

Hábitat

El águila calva es un ave rapaz que habita principalmente en Norteamérica. Esta ave pertenece a una especie de ave depredadora de la familia Accipitridae, que se encuentra y actualmente, se localiza, como símbolo nacional de los Estados Unidos, es el ave norteamericana que más se reconoce. Además de los 48 estados de los EE.UU.  también son vistas en Canadá y Alaska, y México. Se les localiza en aguas abiertas cerca de grandes masas de agua como por ejemplo lagos o en el océano

El águila cabeza blanca o águila americana habita principalmente, en diferentes regiones de Canadá y Estados Unidos, así como en  algunos lugares, adentrándose en los estados del norte de México. Además de estos países, el ave también anida en las islas francesas de San Pedro y Miguelón.

La expansión es por demás desigual, ya que se encuentra un mayor número de nidos en la costa y cerca de grandes ríos y lagos. En el oeste de la cordillera, el águila se instala a su antojo, en la costa del Pacífico desde Alaska hasta Oregón, al igual que lo hace en las Islas Aleutianas.

Existe una gran cantidad de águilas establecidas en las Montañas Rocosas en Idaho, Montana, Wyoming y Colorado. En el este de los Estados Unidos, Florida, se encuentra, la segunda población más grande después de Alaska, las costas del Golfo de Chesapeake y la región de los Grandes Lagos son los lugares más poblados para las aves.

Pequeñas poblaciones se pueden observar en Baja California, Arizona, Nuevo México, Rhode Island y Vermont. En Canadá, el ave no se observa, sólo en las latitudes árticas al norte del valle del río Anderson y en la parte central de la costa occidental de la Bahía de Hudson. Se han registrado voleas accidentales en las Bermudas, las Islas Vírgenes Americanas, Puerto Rico, Belice e Irlanda.

Hasta finales del siglo XX, se encontraron águilas pescadoras en el Lejano Oriente ruso. Fueron los primeros en las regiones de Rusia en ser descubiertos por los participantes de la Segunda expedición de Kamchatka de Vitus Bering entre 1741 y 1742: un oficial de la marina rusa, Sven Vaksel, en su informe sobre el viaje, indicó que los investigadores que habían pasado el invierno en las Islas Comandante comían la carne de estas aves, el doctor Georg Steller en su Descripción de la tierra de Kamchatka trajo peculiaridades morfológicas inherentes sólo a esta especie.

Hábitat del águila calva

Alimentación

Así como sucede con otras especies de águilas, el águila de cabeza blanca o águilas calvas, basan su alimentación en peces, aunque también les gusta cazar otros tipos de animales. Si en su territorio hay otros depredadores, el águila calva está siempre atenta, para robarles el alimento obtenido por ellos, hasta puede llegara a comer la carroña que otros dejen.

Analizando estudios que fueron realizados en diferentes partes de las zonas en donde se encuentran distribuidas estas aves, logró demostrar que la alimentación promedio del Águila Calva se basa en un 56% de peces, un 28% de aves de corral, un 14% de mamíferos y un 2% de otros tipos de animales.

Estos resultados, por supuestos, presentan variaciones, según la disponibilidad territorial y estacional de un alimento en particular: por ejemplo, cuando están en la época de reproducción, en el sureste de Alaska la disponibilidad de peces se incrementa a un 66%, en el estuario del río Columbia en Oregon es del 90%, en el desierto de arenisca de Sonora es de alrededor del 76%. Se ha estimado que el ave come de 220 a 675 gramos de alimento todos los días.

Mientras sea posible, ésta ave va a preferir comer peces que otro tipo de alimento. En el sureste de Alaska abunda el salmón del Pacífico: salmones y truchas del Pacífico, salmón rosado, salmón plateado. En lo que se refiere al salmón real o de chinook, el cual es muy grande además de pesado, pues puede pesar entre 12 a 18 kg, para capturarlo vivo, l utilizan sólo como alimento. En los estuarios y bahías poco profundas del sur de Alaska, el arenque del Pacífico (Clupea pallasii), la lanza de arena del Pacífico y el eulacon del Pacífico (Thaleichthys pacificus) son importantes.

En el delta del Columbia, las especies de peces más importantes son el Chukucan de labios grandes (Catostomus macrocheilus, cerca del 17,3% de las presas), el sábalo americano (13%) y la carpa (10%). En el área de la Bahía de Chesapeake en Maryland, los gizzard americanos (Dorosoma cepedianum) y el filete de aleta roscada (Dorosoma petenense) y la perca blanca americana (Morone chrysops) se convierten en parte fundamental de la alimentación del águila clava. (Ver artículo de Aves Marinas)

Águila Calva pescando

En Florida, las águilas calvas capturan bagres de canal y otros bagres, varias especies de truchas, mújoles, sarganes y anguilas. Las aves que invernan en el valle del río Platt en Nebraska se alimentan principalmente de los gizzard y de la carpa. En la parte de Arizona del desierto de Sonora, las especies de peces más consumidas son el bagre de canal el Pylodictis olivaris, los Chukucanos Catostomus insignis y Catostomus clarkii y la carpa.

Otro de los componentes importantes en la alimentación de las águilas de cola blanca o calvas es el agua y las aves marinas tales como zampullines, patos, gaviotas, fochas, garzas. Cuando no hay suficiente alimento de pesca en las capas superiores de la masa de agua, se reduce el porcentaje de peces para la alimentación, por lo que se incrementa la caza de las aves y animales marinos antes mencionados, en algunas regiones puede llegar del 7 al 80% durante el año. La única región donde el águila caza otras aves con la misma frecuencia que a los peces (ambas categorías son alrededor del 43%) es el área de Yellowstone.

Las presas más comunes son las aves que no son muy grandes, pues resultan más fáciles de capturar sobre la marcha, entre las cuales podemos señalar: el ánade real, el zampullín de América Occidental o la focha americana (Fulica americana). En el Lago de las Águilas Superiores, la especie que resulta ser una presa fácil y más común es la gaviota argéntea americana (Larus smithsonianus).

A veces el águila toma como alimento algunos patos de mayor tamaño que se lo pasan en los lagos y lagunas, como el ganso emperador (Chen canagica) o el ánsar nival (Anser caerulescens). También se sabe que suelen cazar colimbos grandes (Gavia immer), gaviones atlánticos (Larus marinus), grullas canadienses, pelícanos pardos (Pelecanus occidentalis) y pelícanos blancos americanos (Pelecanus erythrorhynchos).

Las águilas calvas resultan muy peligrosas para las aves coloniales, como araos, kachurkas, cormoranes, alugs del norte, gaviotas y charranes. La excedencia desde el aire y la poca protección de las aves, hace posible que el águila calva, pueda obtener no solo las aves adultas, también sus pichones, así como comer sus huevos.

Otro alimento importante para las águilas calvas son los mamíferos, los cuales constituyen un porcentaje más bien pequeño en la alimentación total de las aves de corral. A excepción de la caída, estos mamíferos son tan grandes como las liebres, pero también se alimentan de: conejos, ardillas, topos, ratas, mapaches, ratas almizcleras, castores jóvenes. En las islas del Pacífico, estas aves llegan a cazar cachorros de foca, león marino de California y las nutrias.

Del mismo modo que sucede con las águilas reales, el águila de cabeza blanca también puede llegar a cazar ovejas u otros animales. Además, este tipo de aves, les gusta estar lejos de los humanos y suelen cazar en la naturaleza. Otra particularidad es que, a diferencia de las águilas reales, no es común que el águila calva intente entablar una batalla con un animal fuerte y sano. Sólo se ha certificado un asalto a una oveja preñada de más de 60 kg de peso, la presa más grande jamás registrada por un depredador de este tipo.

Además todo lo mencionado anteriormente, existen otras fuentes de alimentación para el águila calva, que aunque no son permanentes, sirven de fuentes adicionales de nutrición al águila y consiste en reptiles, especialmente tortugas. En la franja costera de Nueva Jersey, los restos de estos reptiles se han encontrado en 14 de los 20 nidos conocidos. De éstas, las más vulnerables fueron la tortuga almizclera común, la tortuga abultada y la tortuga caimán.

El águila se puede comer los peces vivos o muertos en la superficie con la misma facilidad tan solo por el hecho de alimentarse.Una considerable reducción de recursos alimenticios ocurre durante los fríos meses de invierno, cuando no son las mismas probabilidades de pesca. Mientras dura el invierno, el ave puede observarse con mayor frecuencia cerca del cadáver de un gran mamífero: bisonte, reno, alce, vaca, oveja, lobo, zorro y otros animales.

Por lo general, un águila más fornida y fuerte hace que tanto coyotes, zorros, cuervos, gaviotas, buitres y otros carroñeros se alejen de los cadáveres. En algunos casos, un ave, especialmente una joven, puede ser inferior a un coyote, un lince pelirrojo y un perro salvaje. En algunos casos, las aves consumen restos de comida en los vertederos y recogen alimentos también que se encuentran en los campamentos y las áreas de recreación. (Ver artículo de Aves Rapaces)

Águila Calva comiendo carroña

¿El Águila Calva está en peligro de extinción?

El águila calva es un miembro del grupo de águilas marinas, como se les denomina a otros pigargos piscívoros y costeros. No debe llamarse águila marina, al águila que para alimentarse se acerca al río al lago a pescar, pues las aves marinas, viven por lo general, en las cercanías de lagos o ríos de agua dulce. Es la segunda ave de presa, más grande de Norteamérica, después del Cóndor de California.

El águila calva está en peligro por la práctica de la cacería, debido a que esto, disminuye su alimento, además del empleo de un pesticida que se ha encontrado, por todo lo largo de las costas y partes húmedas, para controlar los insectos y que afectó a las águilas contaminando su hábitat y alimento.

Esta hermosa especie habita desde el límite de Alaska hasta el Sur de Estados Unidos y Norte de México. Se le puede observar a las orillas de los lagos, ríos o del mar.Esta se le observa, por lo general, posada en las copas de los árboles vigilando a sus presas, para lanzarse sobre ellas hasta que sea el momento indicado.

La salvación de ésta especie consiste en evitar la cacería en exceso, controlar el uso de los pesticidas que contaminan las aguas.

Cuando Norteamérica decidió adoptar al águila Calva como un símbolo nacional y la colocó en el centro del escudo de Estados Unidos en 1782, ya existía por lo menos medio millón de estas rapaces en América del Norte.