El día de hoy hablaremos de uno de los mayores tabú en la sociedad, el aborto. Siendo uno de los temas con más repudio y aceptación al mismo tiempo, es normal que sea tendencia cualquier información acerca de esta interrupción del embarazo. Acompáñanos a conocer todo acerca del aborto.

Índice de contenidos

¿Que es?

Una interrupción del embarazo, mejor conocido como el aborto, es literalmente la finalización del embarazo. La forma que suele verse es la extracción (normalmente intencional) o la expulsión (posiblemente de manera espontánea), del feto que todavía no se ha desarrollado lo suficiente, además de no poseer las cualidades necesarias para lograr sobrevivir fuera del útero materno.

Existen 2 tipos de aborto, los cuales normalmente son conocidos bajo alguno de estos 2 nombres: Espontáneo e inducido. De ambos surgen un montón de subtipos, pero casi todos poseen características típicas de alguno de estos 2. Aquel aborto que se produce sin ningún tipo de intervención se conoce por el nombre de “Aborto espontáneo”. Por otro lado, cuando se llegan a tomar algunas medidas intencionales para poder terminar el embarazo, es conocido por “Aborto inducido” (Ver artículo sobre: El aborto diferido ).

A pesar de ello, muchas personas suelen asociar la palabra aborto con el segundo término, ya que no poseen la información que algunos abortos no son por intención propia. Incluso existen algunos procedimientos médicos no tan famosos llamados “Terminación tardía del embarazo”, que consiste en técnicamente en acabar con el tiempo restante del embarazo, pero en el momento en el que el feto todavía posee una posibilidad de sobrevivencia.

Las personas suelen dudar de la seguridad de la aborto, pues es cierto que acarrea muchos posibles problemas de salud para la madre pero, casi todos estos problemas se deben a que se realiza un aborto ilegal y sin el consentimiento de un médico capacitado. Todos estos factores se vuelven inversos al momento de realizar un aborto legal y normalmente es uno de los procedimientos más seguros que existen en el ámbito de la medicina.

¿Es seguro de realizar?

La verdad es que depende de 2 factores, poseer una autorización legal (que permite al paciente utilizar los medios modernos en hospitales y clínicas) y personal capacitado (asegurando que el equipo que realice el aborto posee experiencia). Normalmente los abortos que se realizan de forma ilegal suelen traer complicaciones médicas, acarreando mayormente posibles lesiones en el útero (Ver artículo sobre: el aborto terapéutico).

Por otro lado, aquellos abortos que se realizan bajo la tutela de la ley presentan mayor posibilidad de obtener un resultado satisfactorio. El hecho es que, los métodos modernos suelen utilizar medicamentos o cirugías para detener el periodo de embarazo y evitar posibles daños a la madre. Incluso realizar un aborto certificado, además de ser menos doloroso, es menos riesgoso que terminar la labor de parto.

Aborto seguro: No aumentan el riesgo de trastornos físicos o mentales en la madre. Son muy seguros, incluso más que realizar la labor de parto. Están certificados por la ley y utilizan equipo moderno.

Aborto Inseguro: Existe una gran posibilidad de que queden secuelas psicológicas o lesiones en el cuerpo de la madre. Son muy inseguros ya que normalmente son realizados con equipos inseguros y en instalaciones insalubres. No poseen respaldo jurídico y suele ser realizado por personas que no están capacitadas, llegando a terminar en el arresto de  la madre o del “supuesto médico”.

Dato curioso

La cantidad de muertes que suelen ocurrir debido a un aborto son mínimas si se realizan los procedimientos indicados y con el personal capacitado. 2 de cada 100 mujeres mueren debido a realizar un aborto. Por otro lado, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) 47.000 mujeres mueren debido a realizarse un aborto ilegal, llegando a un promedio de 18 mujeres de cada 100. Además 5 millones de pacientes femeninas suelen llegar con complicaciones a hospitales de manera anual, debido a que se realizarón un aborto ilegal y presentan problemas de salud (Ver artículo sobre: El aborto inducido).

¿Son normales?

Con cifras que rozan los 56 millones de terminaciones de embarazo realizadas al año en todo el mundo, debería ser considerado algo normal en nuestros tiempos, pero lamentablemente sigue viéndose como un tabú. Las mujeres que suelen realizarse abortos más seguido son adolescentes, las cuales todavía no poseen la capacidad de criar a un niño y pretenden librarse de la responsabilidad adquirida. Lamentablemente los abortos más comunes son aquellos realizados de manera ilegal-intencional, llegando a ser un 45% de todos los abortos realizados.

En la actualidad se ha ganado conciencia, ahora los abortos son visto de mejor manera y suelen ser muchos más apreciados por la población en general. Los países suelen ver esto de manera normal, mientras que otros lo consideran un tabú total que debe prohibirse, dando como ejemplo la tradición católica, la cual lo considera daño a la propiedad de dios y asesinato culposo. Finalmente depende totalmente de la zona y la libertad de pensamiento de cada quien, pues no todos pensamos igual (Ver artículo sobre: Mitos sobre la sexualidad femenina).

Historia

Desde hace muchos años se venían practicando los abortos, pues no son nada nuevo o alguna moda que surgió en la actualidad. Anteriormente las hierbas y mezclas eran los principales utensilios para realizar los abortos, a pesar de ello también existían herramientas afiladas para desgarrar el feto. Otro método que no era muy efectivo eran algunos masajes energéticos. Prácticamente se intentó utilizar cualquier método tradicional.

El comienzo del aborto espontáneo comenzó prácticamente desde el inicio de la vida, ya que desde hace muchísimo tiempo se habla de como problemas de salud acabaron con la vida de algún bebé antes de que este naciera. Por otro lado, el aborto inducido posee una historia larga, pero no tanta como el espontáneo. Las antiguas civilizaciones practicaban esto en prácticamente cualquier parte del mundo, lugares como China durante el Shennong (alrededor 2700 aC), el antiguo Egipto durante su periodo de Papiro Ebers (c. 1550 aC) y finalmente el imperio Romano en su época de Juvenal (c. 200 CE).

Primeras pruebas

Las pruebas más antiguas son representaciones artísticas ubicadas en un bajorrelieve en Angkor Wat, las cuales datan de alrededor de los c. 1150. Estos son una serie de esculturas en las paredes, las cuales muestran el juicio de la muerte, practicado en culturas como el budismo e hinduismo, donde puede verse la técnica del aborto abdominal.

También existen muchos eruditos médicos que han dejado testimonios sobre su opinión sobre el aborto. Los opositores de dicha práctica aseguran que el “Juramento Hipocrático” se encargó de prohibir los medicamentos griegos que pudieran producir alguna interrupción durante el embarazo. Otro exponente es el médico Scribonius Largus, quien escribió el “43 EC”, este escrito dentro del “Juramento Hipocrático” fue el que prohíbe el aborto en la antigua Grecia (Ver artículo sobre: embarazo en la adolescencia).

Si bien era una práctica que era penada y no podía ser realizado de manera legal, muchos de los médicos de la época solían poseer una moral (refiriéndose a “moral penal”) poco adecuada, llegando a realizar dichos procedimientos en las mujeres, utilizando técnicas ortodoxas como hierbas abortivas. Todos esos médicos que solían realizar abortos ilegales, los recetaron solo si la salud de la madre estaba en peligro.

Lamentablemente no todo era bueno para estos médicos rebeldes. Aquellos que se oponían a seguir el Juramento Hipocrático eran desterrados, siendo los principales influyentes en esto los miembros de la ginecología, quienes se oponían fieramente al aborto considerándolo un acto inmoral y asesinato (Ver artículo sobre: matrimonio familiar).

Pensamiento de Aristóteles

Uno de los mayores pensadores de la antigüedad también estuvo presente en el tema del aborto, realizando un trabajo para condenar el infanticidio. Este trabajo realizado en el año 350 a.C. era para proponer una dirección a la política del gobierno de aquella época, el cual sufrió un descontrol poblacional.

Para poder realizar un control sobre la población, el gobierno y el ejército apoyó el infanticidio como una herramienta de disminución del pueblo civil. Debido a ello se llegó a asesinar sin remordimiento a miles de niños en la antigua Grecia. Aristóteles estaba en contra de dicha práctica y prefería el aborto a realizar estas matanzas.

Llegada del aborto a la edad media

Luego de varios siglos la práctica de interrumpir el embarazo seguía en vigencia y con aún más uso que en la antigüedad. El principal opositor durante esta época era las iglesias conservadoras, exactamente la iglesia Católica, la cual consideraba hereje a aquellos que lo realizaban, tachando los de hechiceros y quemandolos vivos. Las mujeres que se realizaban estos procedimientos perdían cualquier posición social que tuvieran, además de ser condenadas a múltiples castigos y tenían que acertar cualquier humillación de parte de su marido (en caso que tuvieran uno).

Incluso en estas instituciones religiosas tuvieron declives, como el realizado en la iglesia cristiana durante la época del Papa Sixto V (alrededor del siglo XVI). Este fue el primer y único Papa antes del año 1869 que llegó a declarar el aborto como un homicidio sin importar la etapa del embarazo. Esta declaración no duró mucho pues, luego de 3 años su sucesor se encargó de revertir esta acusación contra el aborto.

En la edad media y su avance durante el tiempo la idea de interrumpir un embarazo se volvía cada vez más difusa, llegando a dividir a los fieles y a los no creyentes acerca de qué era lo correcto. Incluso durante algún tiempo la conservadora iglesia Católica llegó a considerar que el aborto (que fuera realizado antes del “ensoulment”) no era un asesinato, llegó a aprobar en ciertas ocasiones la práctica y a no oponerse de forma tan fiera a los que lo realizaban.

Las historias están totalmente divididas pues la actual iglesia lo castiga como un pecado, pero los historiadores de la edad pasada aseguran que antes de que llegara el siglo XIX la gran mayoría de los escritores católicos no se oponían al aborto siempre y cuando se realiza antes de “acelerar” o “ensoulment” como un aborto (Ver artículo sobre: Mitos sobre la sexualidad masculina).

Época Moderna

Los datos más certeros del aborto llegaron en una encuesta realizada en el siglo XX, época cuando la libertad de expresión llegó a ser algo muy protegido. El crecimiento científico contra las creencias religiosas eran cada vez más enormes, dejando una libertad absoluta de su cuerpo sobre las mujeres, volviendo legal el aborto en múltiples países del mundo, la época moderna se convirtió en una época de cambio.

La encuesta se encargó de recopilar opiniones femeninas dentro de diversas religiones, preguntandoles las posibilidades de que su círculo religioso estuvieran de acuerdo en caso de que alguna de ellas decidiera realizarse un aborto. Sorprendentemente la delantera se la llevo la iglesia católica siendo la más liberal de las religiones, las mujeres “protestantes y adeptas a culto” (las monjas, sacerdotisas, etc) poseían menos probabilidades que la media, por último la religión cristiana fue la que menos aprobación daba a dicha práctica.

Anteriormente la religión islámica permitía la interrupción del embarazo, pero finalmente ellos comenzaron a cambiar dicha idea, principalmente por la influencia de los musulmanes, quienes pensaban que el feto ya poseía alma desde el momento de la engendración. A pesar de ello, varios historiadores aseguran que permitían la interrupción durante los primeros 40 días de embarazo. Incluso algunos informes muestran lugares que aprobaban la práctica antes de la aceleración (periodo que está alrededor de los 120 días). Finalmente para ellos es imposible realizar dicha práctica en lugares que posean una alta fe en la religión del islam.

Llegada del aborto a nuestros tiempos

Los continentes que empezaron a mostrar cierto aprecio por el aborto fueron Europa y América del Norte, pues las técnicas empezaron a mejorar mucho en comparación de las utilizadas antes del siglo XVIII. A pesar de ello, en dichas zonas existía todavía la forma conservadora de pensar acerca de la sexualidad, por ello los médicos no prestaban mucha atención a los asuntos sexuales dejando la mejoría de las técnicas en un periodo de estanque por más de 2 siglos (Ver artículo sobre: causas del embarazo en la adolescencia).

La realidad era que el aborto se volvía cada vez algo aceptado, pero poseía cierto recelo todavía por parte de la comunidad médica. Por ende, los médicos tuvieron que publicitar sus servicios e incluso algunos que no eran doctores ofrecían dichos servicios también. Esto cambió drásticamente al llegar el siglo XIX, época cuando comenzó a regular los procedimientos acerca del aborto, volviendolos muchos más seguros.

Tiempos difíciles

Las regulaciones fueron tanto positivas como negativas. Por un lado la calidad del servicio aumentó enormemente llegando a fallecer alrededor del 15% de las madres que se realizaban uno legal (contra el anterior 37%), pero por otro, las personas que realizaban estas prácticas (a veces conocidas bajo el nombre de “Restellismo”) empezaron a ser perseguidas y encarceladas.

Algunos países del mundo decidieron tomar fuertes medidas contra al crecimiento de la interrupción del embarazo, destacando Estados Unidos y Reino Unido, los cuales lo prohibieron totalmente alrededor del siglo XVIII y XIX. Los principales detonantes negativos volvieron a ser los adeptos religiosos y médicos conservadores, utilizando el mismo enfoque “asesinato y pecado”.

Con el paso del tiempo la situación entorno al aborto mejoró bastante, principalmente por el hecho de volverse mucho más seguro. Antes de llegar el año 1930, en Estados Unidos era más peligroso realizar un aborto que una labor de parto, pero luego de esa época empezó a legalizarse el aborto en varios estados del país, al igual que en países vecinos que comenzaban a ser naciones desarrolladas.

Primeros Países en legalizar la práctica

El primer país en volver totalmente legal la interrupción del embarazo fue la “Rusia Soviética”, Posteriormente le siguió el país nórdico “Islandia” y por último “Suecia”. Estos volvieron legales los medicamentos abortivos así como varias técnicas para realizarse un aborto, destacando principalmente la absorción del feto. Siguiendo estos ideales, la Alemania Nazi también empezó a tomar cartas en la legalización del aborto durante el año 1935, aprobando una ley que lo permitía en aquellas personas que fueran diagnosticadas como “enfermos hereditarios”. Lamentablemente la ley no era totalmente justa pues, aquellas mujeres que fueran consideradas de raza alemana tenían totalmente prohibido realizar algún aborto (Ver artículo sobre: Pruebas de Embarazo).

Finalmente la situación mejoró mucho para la gran mayoría de países, consiguiendo una legalización en un aproximado del 60% de los países alrededor de la mitad del siglo XX. En nuestra época las mujeres pueden realizarse un aborto legal en casi cualquier país, siempre y cuando cumplan los requisitos que exijan las leyes correspondientes (las cuales varían de país en país).

Lista de los primeros países en aprobar el aborto:

  1. Rusia Soviética – 1919
  2. Islandia y Alemania nazi – 1935
  3. Suecia – 1938
  4. Polonia, Hungría y Bulgaria – 1956
  5. Checoslovaquia – 1957
  6. Inglaterra – 1967
  7. Estados Unidos – 1973

Tipos

La realidad es muy distinta a la que muchos creen, pues solo existen 2 tipos de aborto. Los abortos se desglosan posteriormente en sub-tipos, pero todavía cuentan con alguna característica típica de alguno de los 2 siguientes tipos:

Inducido

Pueden definirse simplemente como abortos intencionales. De aquí pueden surgir sub-tipos muy conocidos como el terapéutico, el cual surge como un procedimiento para dar seguridad a la vida de la madre, o también electivo, que depende totalmente de las elecciones tomadas por los padres (o en algunos casos solo la madre).

Según los datos internacionales de la OMS, aproximadamente ocurren un total de 205 millones de embarazos de manera anual en todo el mundo. Se estima que alrededor de un tercio de dichos embarazos no son planeados o incluso deseados. Finalmente un quinto de los embarazos termina en abortos inducidos. La principal razón para culminar el desarrollo del embarazo son debido a que no fueron planeados, pero también influyen motivos como la capacidad económica y el estatus social de los padres.

La popularidad que ha ganado esta práctica en la actualidad a desencadenar un sin fin de formas para detener el embarazo, dependiendo principalmente de la etapa en la que se encuentre el embrión o feto. Claro que todos estos métodos están limitados a los que el país permita bajo sus leyes, teniendo en cuenta que cada país es diferente, es normal que algunos métodos sean posibles en algunas naciones, y por el contrario en otras no.

Terapéutico

Este es el subtipo más común dentro del aborto inducido, ya que suele ser incluso una recomendación médica frecuente cuando la vida de la madre corre algún riesgo. La principal razón para llevarlos a cabo es el hecho de salvaguardar la vida de la mujer embarazada, con la intención de prevenir cualquier daño a su salud física o mental (Ver artículo sobre: Parto en casa).

Estos abortos suelen realizarse apenas aparecen indicios de que posiblemente en infante nacerá muerto o tendrá alguna discapacidad. Posteriormente se realizan exámenes y se aprueba el aborto por parte de algún equipo médico. También suelen empezar el proceso de evaluación en caso de que el embarazo sea riesgoso para la mujer.

Selectivo

Es el segundo subtipo de aborto dentro del aborto inducido, puesto que este es decidido principalmente por la mujer embarazada. La diferencia principal con el terapéutico es el posible riesgo que anteriormente se describió, ya que en estos casos, el embarazo y la labor de parto puede ocurrir sin inconvenientes pero por decisión de los padres decide poner fin a el embarazo.

Estos suelen ser pedidos voluntariamente y por alguna razón que no tenga un significado médico para el feto o la posible madre. Lamentablemente si la petición no es aceptada por algún motivo (demasiado tiempo de gestación, lagunas legales, leyes contra el aborto, etc), se estima que el 30% de estas mujeres termina por realizarse un aborto ilegal.

Espontáneo

También conocido bajo el nombre de aborto involuntario se define simplemente como la expulsión involuntario de un feto o embrión, antes de que este llegue a la mínima requerida para poder sobrevivir de manera normal fuera del útero materno (aproximadamente las 24 semanas de gestación), por parte del cuerpo que rechaza de manera involuntaria el cuerpo del bebé.

Los datos en estos casos no son muy prometedores, solo el 30% al 50% de todos los embarazos que terminan con abortos espontáneos consigue la sobrevivencia del bebé, los cuales tienen una expectativa de vida muy pequeña por los siguientes 6 meses. Estos abortos empiezan a formarse alrededor del 3er trimestre, pero es casi imposible que alguna mujer se de cuenta de lo que sucede antes que sea demasiado tarde (Ver artículo sobre: embarazo).

Aproximadamente el 80% de estas interrupciones durante el embarazo suelen ocurrir alrededor del primer trimestre, así que una mujer puede casi dejar descartado sufrir uno por razones naturales si paso estos 3 meses. A pesar de ello, es normal que se produzcan algunas excepciones si se dan algunos problemas en la salud de la mujer, como un estrés excesivo, abuso de alcohol, traumas o lesiones, o cualquier problemas que pueda poner en peligro la seguridad del bebé.

La principal razón por la que se llega a producir este tipo de aborto son anomalías cromosómicas, representando el 50% de todos los casos. Un problema actual es que muchas mujeres intentan realizarse traumatismos con la intención de inducir un aborto y hacerlo pasar como si fuera uno espontáneo, incluso algunas llegaron a someterse al estrés necesario para terminar en la pérdida del feto. Todos estos casos serán considerados “inducidos” delante la ley, y en caso de haber algún tipo de infracción la mujer podría terminar yendo a la cárcel.

Aborto diferido o retenido

Si bien no es el más común dentro de todos los subtipos de aborto, destaca por algo que lo hace sobresalir de una mala manera, ser uno de los más traumantes para las madres. Es literalmente un interrupción del embarazo involuntaria ya que no puede controlarse y su principal característica es el hecho de que el cuerpo no expulsa el feto, a pesar de que este ya esté muerto.

Durante el tiempo de gestación todo el recorrido parece normal, hasta que de manera repentina esta se detiene, pero por alguna razón el embrión sigue creciendo por razones desconocidas aún para la ciencia. El feto seguirá consumiendo nutrientes y creciendo, pero este se encuentra muerto dentro del útero de la madre, pudiendo en algunos extraños casos extraordinarios incluso pudrirse dentro de la mujer embarazada.

También existe la posibilidad que el feto se encuentre muerto, pero el cuerpo no lograr identificar que el bebé ha fallecido y por ende lo mantiene dentro del útero por un tiempo indefinido. El organismo piensa que el feto sigue vivo, por esto sigue nutriendo, reteniendo la placenta y todas las células del infante. Otra característica son la falta de síntomas de un aborto normal, haciéndolo pasar inadvertido por la mujer embarazada.

Aborto Bioquímico

Este tipo de interrupción del embarazo empezó a aumentar en cantidad desde que cada vez más personas comenzaron a realizar fecundaciones in vitro. Se debe principalmente a que el desarrollo embrionario procede con fallas y finaliza en la posterior expulsión del cuerpo.

Es conocido bajo dicho nombre debido al proceso que debe llevarse a cabo antes de poder proceder bajo el embarazo, una fecundación in vitro. El espermatozoide designado fecunda el óvulo designado, formando de dicha forma un embrión el cual deberá desarrollarse durante la 1ra semana, posteriormente deberá realizarse la implantación del óvulo dentro del útero materno (Ver artículo sobre: síntomas de embarazo).

Posteriormente al realizarse una prueba de embarazo esta debería dar positivo, pero debido a ciertas circunstancias el embrión no termina desarrollándose de manera correcta y expulsado del organismo. De aquí viene su nombre, pero incluso este tipo de aborto puede darse de forma extraordinaria en embarazos comunes, pero estos normalmente no pueden detectarse ya que la única evidencia es un pequeño retraso menstrual.

Subtipos más conocidos

En el pasado se creía que existían solo 2 formas de que sucediera un aborto, de manera espontánea o inducida. Actualmente sabemos que de estos 2 tipos, surgen un sin fin de posibles formas de que se de un aborto. Si bien todavía es un tema Incompleto debido a que se siguen conociendo cada vez más tipo de interrupciones de aborto, hay algunos que destacan sobre los demás debido a ciertas circunstancias.

También suelen crearse nuevos tipos dependiendo del tiempo que el feto se encuentre en el útero, el modo y cantidad durante la expulsión, daños a la mujer embarazada, métodos utilizados para la extracción y demás factores.

Incompleto

Este puede ocurrir tanto por medio inducido o espontáneo, y es literalmente un aborto a medias, que logra el objetivo de interrumpir el embarazo pero no expulsa completamente el feto del útero materno. Si ha quedado demasiado tejido dentro de la mujer, deberá proceder con un tratamiento para expulsar el restante, además dicho tratamiento es legal en todas partes del mundo.

Cuando uno de estos sucede, directamente puedes estar segura que el embarazo a terminado, pues el embrión o el feto no va a poder culminar su correcto desarrollo. El problema recae en el hecho, de que el organismo sólo ha conseguido expulsa una parte de todo el tejido o células productos del embarazo. Aunque no lo parezca aproximadamente el 30% de los abortos suele ser uno incompleto, solo que se expulsa más del 80% del feto y la placenta y lo restante va saliendo en la menstruación y sin representar ningún riesgo para la mujer (Ver artículo sobre: actas de matrimonio).

Un aborto incompleto es un aborto que pudiera tener algo de éxito. El embarazo llega a su final, no hay feto que se vaya a desarrollar, pero su cuerpo ha expulsado la parte del tejido y de los productos del embarazo. No es legal realizarlo en casi ninguna parte del mundo.

Completo

Es idéntico al anteriormente descrito, sólo cambiando en una característica muy importante, se consigue expulsar totalmente el feto y la placenta del útero de la mujer embarazada. Este subtipo puede derivarse tanto del aborto espontáneo o inducido, ya que lo único necesario para que ocurra es que se expulse totalmente todo el tejido.

Otro requerimiento para que este sea reconocido como aborto completo, es que la expulsión llegue a realizarse antes de la semana 20 de gestación. A diferencia del incompleto, este no necesita de mucha atención médica, sólo una pequeña revisión basta para asegurar la seguridad de la mujer. Este es uno de los subtipos más comunes que existen, ya que el 70% de los embarazos es completo.

Séptico

Es literalmente un aborto que además conlleva a una infección intrauterina de gravedad, la cual aparece luego de que se haya realizado la interrupción del embarazo. Este subtipo es uno de los más peligrosos ya que dicha infección puede poner en peligro la salud e incluso la vida de la mujer embarazada.

Estos ocurren principalmente en los abortos inducidos (pero en extraños casos también en espontáneos), los cuales suelen ser realizados por personas que no poseen experiencia, además de utilizar tratamientos insalubres o técnicas no estériles. Algo asegurado es que, es sumamente frecuente cuando se realiza un aborto ilegal. El causante de dicha infección es un grupo de microorganismos llamados Escherichia coli, Enterobacter aerogenes, Proteus vulgaris, estreptococos hemolíticos, estafilococos, además en algunos casos anaerobios Clostridium.

Farmacológico

Es un subtipo desarrollado desde no hace mucho tiempo, pero el cual ha ganado fama por ser uno bastante efectivo e indoloro. Consta de 2 medicamentos para realizar la interrupción del  embarazo: Mifepristona y Misoprostol (Ver artículo sobre: Las fases del parto).

Se define sencillamente como una aborto inducido que, utiliza ambos fármacos para fomentar en el organismo la expulsión del feto. A pesar de ello, solo puede llevarse a cabo antes de que el feto lleve 9 semanas dentro del útero. Estos medicamentos deben ser dado por receta y tomados bajo la vigilancia de un equipo médico capacitado. Existen muchos lugares que realizan abortos ilegales y proponen este método, pero es sumamente riesgo ya que no se conoce la procedencia de los fármacos utilizados.

Finalmente, cuando se llega a conseguir con el correcto chequeo, y se apruebe el procedimiento, se puede proseguir con el siguiente procedimiento. Primero que nada se realizara una ecografía para asegurar el embarazo, además de conocer el tiempo de gestación (el cual debe ser menor a 9 semanas).

La toma de estos fármacos solo se puede realizar en clínicas autorizadas para la interrupción voluntaria del embarazo, previa consulta médica y previa firma de consentimiento informado. Posteriormente se toma via oral el primer medicamento, la Mifepristona 200mg, proceso que una vez  se haya realizado, no podrá revertirse. Finalmente al cabo de algunas semanas se toma el último medicamento y se culmina la interrupción del embarazo.

Eugenésico

Gracias a los avances modernos, cada vez se volvió más accesible conocer el estado del feto, incluso antes de que este naciera. Esto dio a los médicos la capacidad de conocer algunas patologías, malformidades o cualquier discapacidad ya sea física o mental en los bebés antes de que la madre dé a luz.

De aquí surgió el aborto eugenésico, que consiste en un aborto inducido, el cual posee como principal característica detener el embarazo si se descubre que el feto posee algún problema irreversible. Esta ya sería una cuestión moral de los padres, ya que en casi cualquier parte del mundo es legal interrumpir el embarazo en estos casos.

Quirúrgico

Es sin duda alguna el método más utilizado al hablar de abortos inducidos, principalmente por su efectividad y legalidad. Se define como un aborto quirúrgico la interrupción del embarazo al utilizar una serie de técnicas quirúrgicas, las cuales tienen como propósito llegar a producir una interrupción voluntaria del embarazo o un aborto inducido (Ver artículo sobre: sexualidad y discapacidad).

Dicha técnica no solo puede permitir a los padres detener el periodo de embarazo sino que, incluso da la posibilidad de la “interrupción voluntaria del embarazo” la cual mantiene la posibilidad de sobrevivencia en el bebé. Destaca sobre los demás por la enorme cantidad de técnicas que pueden ser empleadas para llevarse a cabo, incluyendo dentro el aborto Farmacológico siempre que no haya pasado de la  9 semana.

La cantidad de métodos que posee a elección la madre depende principalmente del tiempo de gestación del embarazo. Los métodos más utilizados son los siguientes:

  • Aspiración
  • dilatación y raspado: legrado
  • Inducción de parto prematuro
  • Aborto por nacimiento parcial
  • Farmacológico

 Tardío (o mejor dicho Abortos posteriores durante el embarazo)

Destaca sobre la mayoría de las demás interrupciones del embarazo debido a lo ambiguo que es su significado, ya que literalmente no existe, pero al mismo tiempo.

Como tal, el “Aborto Tardío”, es algo que no puede definir en un lenguaje médico, ya que no posee un significado clínico. Cuando tratamos de encontrar la lógica, un embarazo interrumpido tardío es aquel que sucede luego de las 41 semanas de gestación o aquella que supera dicha fecha. La paradoja ocurre debido a que, los abortos literalmente no pueden ocurrir luego de que pase de dicha fecha y por ende es imposible que se desarrolle este tipo de aborto.

La correcta nombración para esto jamás sería aborto tardío, ya que se trata de una invención por parte de los extremistas anti-aborto, con la intención de fomentar aún más odio por esta práctica. Si deseamos nombrarlo, el término correcto sería “Abortos posteriores durante el embarazo”.

Estos son aquellos que aparecen después de las 12 semanas de gestación, alrededor de la 14 y 20. Cualquier otro tipo de interrupción del embarazo posterior a la semana nro. 20 se denomina Mortinato, que representa cuando un feto (que ya posee vida) termina pereciendo dentro del útero materno y nace sin vida.

Recurrente

Conocido como uno de los tipos de abortos más dañinos mentalmente para las mujeres, ya que las obliga a pasar varias veces por el mismo dolor emocional. Estos solo pueden ser visto de manera espontánea y jamás de forma inducida. Literalmente un aborto recurrente es cuando una pareja ha llegado a experimentar 3 o más abortos espontáneos de forma consecutiva.

Molar

Para que se pueda producir este tipo de interrupción (la cual normalmente es inducida), primero que nada deberá existir algún embarazo molar. El embarazo molar se define como el resultado que acarrea algún error en los genes al momento de la fertilización del embrión, que termina alterando el crecimiento del mismo dentro del útero materno (Ver artículo sobre: Identidad Sexual).

Posteriormente si llega a detectarse esta anomalía genética, ambos padres constaran de la posibilidad de realizar un aborto. Estos abortos son mayoritariamente inducidos, ya que los padres son los que optan por finalizar la gestación, en algunos casos, estos problemas terminan generando también abortos espontáneos.

Gemelar

Al igual que el anteriormente descrito, deben presentarse unas características importantes para que este tipo de aborto se lleve a cabo. La principal diferencia al anterior es el hecho de que este tipo de interrupción puede ser tanto espontánea como inducida.

Lo primero que debe ser necesario es poseer un embarazo gemelar, el cual era presente en solo el 1% de los embarazos. A pesar de ello la cifra ha crecido mucho en los últimos años, llegando a un promedio de 15% a 30% del total de embarazos dependiendo del país. Esto se debe principalmente al crecimiento de tratamientos de fecundación in vitro y al aumento de la edad de las madres.

El aborto gemelar, por su lado significa la expulsión de 2 o más fetos al mismo tiempo. Dicho caso puede ocurrir por diversos motivos, como por ejemplo una complejidad médica que pueda poner en peligro la vida de la madre, y por ende decide llevarse a finalizar el embarazo (Debemos tener en cuenta que los embarazos donde se encuentran más de un feto presentan mayor posibilidad de complicaciones). También existe la posibilidad que debido a alguna lección o alguna particularidad, se termine expulsado de manera involuntaria ambos fetos, realizando un aborto espontáneo involuntario.

En evolución

Se representa más como una posibilidad mayoritaria a sufrir un aborto, en vez de uno ya certificado y confirmado. Es una especie de etapa, en la cual los síntomas provenientes del aborto se intensifican y avanzan de manera exponencial. Los síntomas más comunes son intensos dolores o algunas pequeñas modificaciones anatómicas dentro del cuello del útero. El proceso puede terminar incluso en la salida del útero, el embrión o el feto y los tejidos de la placenta.

Cuando se dice que existe una interrupción del embarazo en evolución, es casi totalmente seguro que el aborto se termina completando (más del 90% de los casos). Médicos y especialistas afirman que las posibilidades son mínimas y que es una etapa irreversible que pocas veces puede llegar a detenerse.

Una vez que este proceso certifica que el aborto ocurrirá, pasa a nombrarse como un “Aborto Inevitable”, llegando a convertirse en algún tipo de aborto, el cual no podrá detenerse bajo ninguna circunstancia.

Ámbito legal y Moral

Producir una interrupción en el embarazo ha sido un tema de debate desde hace siglos, y se ha mostrado la práctica como si fuera un tabú hasta las épocas modernas. Al referirnos a los desacuerdos, casi todas las personas a favor y en contra hablan solo de un tipo de aborto; el inducido (Ver artículo sobre: parto sin dolor).

Llegar a realizar esto puede poner a prueba muchos factores, la moral, filosofia, biologia, leyes, religiones y éticas. El hecho es que, es imposible satisfacer totalmente la población al hablar del aborto, pues los derechos se encuentran divididos en 2 grandes partes:

  • Los derechos de la mujer, dándole libertad a decidir sobre su propio cuerpo.
  • Los derechos fetales, tomando en cuenta que estos sean otorgados antes de nacer.

Por dichas razones si se permite el aborto, las personas se opondrán diciendo que “se está asesinando a niños inocentes y que además poseen derecho a la vida”. Por el contrario si se termina de ilegalizar el aborto, las personas se quejaron diciendo “Las mujeres tienen el derecho de decidir qué sucederá con su cuerpo y se les niega ese derecho”. Debido a este conflicto moral, ético, penal, ect… Es casi imposible llegar a un acuerdo de lo que se puede y no dentro del ámbito del aborto.

Multitud de debates

El tiempo dió a conocer un gran repertorio de exponentes los cuales hablaban y defendían sus ideales, dando a conocer sus razones y tomando algún lado, a favor o en contra. Esto generó un debate tanto público como privado, teniendo argumentos contundentes de parte de ambos bandos.

Siguiendo estos conflictos, en algunos lugares del mundo se llegó a prohibir totalmente la práctica o al menos, estos solo se pueden realizar de manera ilegal. Por el contrario existen zonas que legalizaron el aborto y poseen leyes que lo respaldan. El principal enfoque en los debates son sobre los derechos tanto de la madre como del niño, un dilema que incluso actualmente se encuentra sin solución en gran parte del mundo.

Las peleas entre los 2 grupos tienen como principal objetivo buscar una aceptación o negación penal, encontrando soporte en la leyes de prohibición o legalización.

Aquellos que se encuentran en contra del aborto están de acuerdo en mayores prohibiciones y restricciones para dicha práctica, buscando como meta final la prohibición total de la interrupción del embarazo, estos suelen referirse a sí mismo bajo el seudónimo de “Pro vida”.

Por el contrario, las personas que desean que la práctica sea aceptada, están en la lucha por la creación de nuevas leyes que den libertad a las mujeres embarazadas de decidir acerca de su cuerpo y el destino del mismo, dejando como su última meta la legalización mundial del aborto, siendo conocidos como los “Pro elección”.

¿Es un aborto legal?

La respuesta se encuentra difusa, ya que depende de manera casi total a muchos factores como las leyes del país (las cuales nunca son iguales entre sí), el tiempo de gestación, circunstancias externas como una violación, además de muchos factores extras como la moralidad y ética de la comunidad, respetando siempre la libertad de expresión de cada una de ellas (Ver artículo sobre: parto por cesárea).

Para considerar si un aborto es legal o no, la forma más sencilla es buscar la ley acerca del aborto que exista en su país. En esta suelen darse la mayoría de los tantos que le permiten conocer si es posible realizarse o no un aborto. Si por alguna posibilidad usted no puede buscar la información en dicha ley (tomando en cuenta que en algunos países ni siquiera existe alguna ley referente al tema); puede optar por pedir una asesoramiento médico en varias clínicas y hospitales certificados, los cuales si son “profesionales” tienen prohibido hablar con otra persona acerca de su situación personal, debido al contrato moral de paciente-doctor.

A pesar de ello, la gran mayoría de los países cuenta actualmente con una ley sobre el aborto, ya sea negándolo parcial o totalmente, o por el contrario permitiendo la práctica. Los lugares que realizan estos procedimientos y no se encuentren licenciados o presenten fallas en su salubridad, serán considerados ilegales sin importar que ley exista, ya que esta defiende solo los abortos seguros y realizados por personal capacitado.

Aborto Legal

Las interrupciones del embarazo que son consideradas legales poseen unas características que suelen presentarse en la mayoría de los casos. A continuación una lista de las formas de identificarlos.

  • Se encuentra respaldado por una ley nacional, la cual está en vigencia.
  • Son realizados solamente en zonas designadas y autorizadas por las instituciones sanitarias y gobierno del país.
  • Todos deben estar a cargo de personal capacitado y con experiencia en el ámbito de medicina.
  • Los lugares deben haber pasado primero una inspección de salubridad, antes de poder brindar dichos servicios.
  • Aquellos utensilios utilizados durante el procedimiento deben encontrarse estériles y no presentar ningún tipo de suciedad en sus equipos.
  • No todos los tipos de abortos se encontraran disponibles. Usted debe averiguar cual es aquel que le corresponde teniendo en cuentas sus circunstancias, como por ejemplo el tiempo de gestación.
  • Consentimiento por parte de la madre, o en algunos casos, también del padre.

Aborto ilegal

Las interrupciones del embarazo que son consideradas ilegales poseen unas características que suelen presentarse en la mayoría de los casos. A continuación una lista de las formas de identificarlos (Ver artículo sobre: parto prematuro).

  • No poseen ningún tipo de ley que los respalde, o al menos dicha ley no cubre los parámetros mínimos para que usted pueda realizarse la interrupción del embarazo.

  • Son realizados en zonas desoladas, ocultas, o al menos invisibles al ojo público y especialmente a la ley.
  • Las personas que realizan el procedimiento a veces ni siquiera son profesionales o poseen algún tipo de experiencia en el área de la medicina.
  • En el caso de que exista la ley, además de contar con la aprobación pública y legal. El aborto puede considerarse ilegal si dicha institución médica no supera una inspección de salubridad.
  • Si las herramientas utilizadas no se encuentran estériles y el equipo se encuentra desgastado, sucio o en mal estado, posiblemente no sea un lugar legalizado.
  • Existe la posibilidad que la interrupción del embarazo sea parcialmente legal en su país. Si usted se realiza un aborto que no represente las circunstancias necesarias para llevarse a cabo, este será considerado ilegal.
  • Aquellos abortos que sean realizados en contra de la voluntad de la madre, serán considerados inmediatamente ilegales, al menos en contexto internacional, pues hay países ortodoxos donde la mujer no posee derecho tan siquiera tener libertad de pensamiento.

Ley 

Dependiendo del país, puede existir una ley a favor o en contra de la interrupción del embarazo, un conjunto de leyes o incluso la inexistencia de la misma. Estas normalmente se encuentran sujetas a los factores externos que representan la moral y la ética del país, y a pesar de que debería ser imparcial, suele influenciarse debido a la religión, cultura y demás circunstancias particulares.

Dichas leyes nombran el derecho a la vida, a la libertad, el derecho a la seguridad personal y el derecho a la salud reproductiva, las cuales suelen ser los principales enfoques de sus artículos. Muchos países todavía niegan de manera sustancial el aborto, aunque en los últimos siglos ha cambiado de manera significativa la visión de la práctica. Por ende más del 40% de los países buscan la legalización total de aborto, aproximadamente un 10% lo ha logrado, un 45% mantiene leyes que restringen de manera parcial y un 5% lo prohíbe de manera total.

Lo más común es que deben cumplir ciertos lineamientos para que un aborto llegue a ser legal. Una vez que se obtiene el permiso y todos los exámenes necesarios dan positivos, es posible (si la mujer lo desea) realizar la interrupción del embarazo. Sin embargo todavía hay algunas lagunas legales, como el hecho de que algunos países permiten el aborto, pero el padre es quien decide si este se realiza. Normalmente estos países son aquellos donde se mantiene un patriarcado férreo y en cualquier otra parte del mundo es un delito llamado feticidio (Ver artículo sobre: parto en agua).

Posibles requisitos

Cabe recalcar como se dijo anteriormente, cada país utiliza y posee leyes distintas, por lo cual la siguiente lista muestra una información recopilada y que solo debería ser utilizada como un medio informativo. Si desea conocer los requisitos necesarios deberá consultar las leyes correspondientes o hablar con un especialista certificado en el tema.

    • Consentimiento de la madre: Casi algo obligatorio, que sólo en raros casos no llega a ser un requerimiento. Cabe destacar que cualquier aborto realizado sin el consentimiento de la mujer embarazada será considerado un feticidio y por ende un delito grave penado por la ley.
    • Edad del feto: Uno de los requisitos más comunes es conocer la edad del feto. Los países que han aprobado de manera parcial el aborto utilizan un sistema de trimestre para conseguir dar legalidad a los distintos métodos de interrupción del embarazo.
    • Evaluación médica del feto: Debe demostrarse en algunos casos que el feto posee alguna malformación o un problema genético. En dichos casos es posible realizar un aborto eugenésico.
    • Demostración de hechos: Algunos países pueden otorgar la capacidad de legalidad a los abortos bajo ciertos factores. La pobreza extrema, violaciones, incesto y demás circunstancias pueden volver legal un aborto. Todo lo mencionado anteriormente deberá ser demostrado con evidencia.

  • Aprobación del padre: En algunos países es necesario que el padre del bebé de su aprobación. Si este no lo permite, además de proseguir con el aborto, es posible que se cometa feticidio.
  • Información a los padres: Si la mujer embarazada es menor de edad, es obligatorio que ésta le informe de la situación a sus padres. Estos no poseen control sobre la decisión que tome la embarazada, pero al menos deberán estar en conocimiento.

Causas 

Las causas por las cuales algunas mujeres sufren (o deciden realizarse) un aborto son excesivamente amplias. La causa más vista dentro de las interrupciones del embarazo involuntario son la muerte del feto, principalmente por deformaciones y malformaciones genéticas y/o congénitas. Por otro lado, las causas comunes del aborto inducido son más complejas, desde violaciones, incesto, problemas económicos, entre otros.

Al final debido a los problemas que puedan llegar, las mujeres también pueden decidir distintas técnicas para dar por finalizado la gestación (Ver artículo sobre: Parto inducido).

Por envenenamiento salino

Este es un tipo de aborto inducido, el cual es realizado por decisión de la madre, con la intención de poner fin a la vida del bebé. El tipo de aborto que utiliza el envenenamiento por líquido salino incluso puede realizarse sin asistencia médica. Alrededor de unos 46 millones de mujeres embarazadas terminan realizándose este tipo de interrupción. A pesar de ello, esta técnica es cada vez menos frecuente y está disminuyendo principalmente por ser considerada cruel y extremista.

El proceso consiste en la introducción de una solución salina, la cual deberá estar en una proporción del 20%. Este se deberá introducir por el abdomen de la mujer embarazada, llegando finalmente a la bolsa amniótica. Justo en el momento que el feto llega a ingerir esta sustancia, termina falleciendo. Los especialistas modernos aseguran que es una técnica práctica, la cual causa una muerte muy dolorosa.

Finalmente cuando se extrae el feto, este presenta quemaduras, convulsiones, hemorragias cerebrales y problemas en demás órganos. Cuando por fin termina el proceso (el cual suele durar alrededor de 24 a 48 horas), empiezan a producirse contracciones uterinas y al final termina expulsando el feto. Sus características  típicas son pieles totalmente quemadas, las cuales terminan de un color rojizo. Incluso puede ser muy traumático para la madre, ya que estas sienten como el bebé se retuerce mientras la inyección empieza a surtir efecto.

Por dilatación

Es descrito como un tipo de aborto inducido. Para poder llegar a realizar una interrupción del embarazo por dilatación, primero deberá hacerse una ecografía para poder conocer el verdadero tamaño del útero (el cual se expande durante el embarazo) y la cantidad de tiempo que el feto lleva en la gestación (Ver artículo sobre: sexualidad en la pareja).

También es conocido bajo el nombre de D & E, haciendo referencia a la “Dilatación y Evacuación” que se realiza para poder expulsar el feto. Los procedimientos para poder llevar a cabo este tipo de interrupción del embarazo suelen comenzar aproximadamente en el 3er. trimestre, preferiblemente en la semana nro. 12. Dicho proceso normalmente incluye una aspiración endouterina, una dilatación y legrado y finaliza con instrumentos quirúrgicos, destacando mucho el Fórceps.

Primeramente se introducirá en el cuello del útero una especie de aparato denominado “Osmótico o dilatador del cuello uterino”, el cual tiene como función llegar a abrir lentamente el cuello del útero. La dilatación es sumamente necesaria, ya que este proceso disminuye enormemente las posibilidades de que ocurra alguna lesión o desgarro en el cuello uterino de la mujer embarazada.

Finalmente se culmina con la dilatación y posterior evacuación del feto alrededor de 30 min después de haber comenzado el proceso. Esto ha hecho que gane popularidad, ya que es uno de los métodos más sencillos, indoloros y especialmente rápido. Cuando culmina el aborto (el cual puede realizarse tanto en un hospital como en una clínica especializada), las mujeres se les da la opción de quedarse una noche, con la intención de realizar un chequeo.

Por Miomas

Las interrupciones del embarazo que son producidos por las miomas son un tipo de aborto espontáneo, el cual en algunos casos puede verse como un extra de un inducido. Cada día las mujeres empiezan a sufrir cada vez más de miomas, incluso alrededor del 20% al 40% de todas las mujeres en el mundo que hayan alcanzado la madurez sexual las poseen y un aproximado del 70% de las mujeres llegará a terminar desarrollando este problema durante su vida.

Algo a dejar en claro es que, poseer una mioma no significa que la persona debe tener un aborto de manera segura, solo se encarga de aumentar aún más las posibilidades en comparación con aquellas mujeres embarazadas que no lo poseen. También otros factores como el tamaño, localización y el número de miomas puede afectar otros ámbitos, volviendo incluso a la mujer total o parcialmente estéril. Para resumir cada vez existen más mujeres con miomas y por ende más embarazadas con miomas.

Se ha comprobado que a mediados que avanza la vida de un individuo  femenino, la aparición de una mioma es más frecuente, por ello dependiendo de la edad de la madre es posible que desarrolle mioma en el cuello del útero. Debido a que en la actualidad los embarazos comienza a retrasarse cada vez más, viendo a madres cada año más adultas, aumenta la posibilidad que el embarazo se vea afectado.

Para tranquilidad de muchas, las miomas no causan síntomas de forma natural. Por el contrario durante el embarazo se caracterizan por presentar dolor en la zona del vientre durante la 2do y 3er trimestre del embarazo. Las miomas llegan a desencadenar abortos debidos a la falta de espacio, debido a que comparte espacio con el feto.

Riesgos 

En la actualidad los peligros que pueden presentarse por realizarse un aborto (legal) son casi mínimos, llegando incluso a ser más seguros que terminar una labor de parto. Si usted desea realizarse un aborto, se dará cuenta que posee 2 opciones legales, un hospital o una clínica especializada. Los procedimientos que termina realizándose dentro de una clínica especializada son excesivamente seguros, sencillos y en algunos casos bastante rápido. A pesar de ello al todavía poseer limitaciones médicas, los riesgos se mantienen presente, de una forma mínima pero siempre disponibles (Ver artículo sobre: impotencia sexual masculina).

Para la sorpresa de muchos, en la actualidad las interrupciones del embarazo inducido se han vuelto cada vez más comunes, y por ende la calidad del servicio ofrecido ha mejorado mucho en comparación del prestado en la antigüedad. Si se tuviera que comparar el aborto, los especialistas los representan como cualquier otro procedimiento ginecológico que debe realizarse en consultorios y de manera diaria.

Obviamente este caso no siempre sera así. Algunos países han logrado desarrollar aún más su ámbito de salud y por ello tienen acceso a herramientas y equipos más modernos que suelen facilitar el proceso y lo vuelve más seguro. Aquellas mujeres que se realizan una interrupción del embarazo en algún país con un pobre servicio de salud, estará expuesta a mayores riesgos en comparación de aquella que obtenga un servicio de alta calidad.

Por último, debe estar en conciencia que, si se llega a realizar un aborto ilegal, las posibilidades de enfermedades, daños físicos y mentales crecen en gran medida, principalmente por ser realizado en instalaciones insalubres y por personas que no se encuentran capacitadas.

Riesgos más comunes

Si bien cada cuerpo es diferente y en cada parte del mundo existen formas distintas de llevar a cabo el procedimiento, algunos riesgos serán más frecuentes que otros. A continuación les presentamos algunos de los problemas de salud que usted podría presentar en el caso de realizarse un aborto.

  • Aborto fallido: Literalmente la interrupción del embarazo no logra completarse y por ende la gestación del feto sigue su curso predefinido.
  • Expulsión Parcial: Este caso suelen quedar restos del tejido del embarazo, ya sean partes del mismo feto o residuos de la placenta.
  • Formación de Coágulos: Al culminar el aborto, existe una pequeña posibilidad de que se presenten pequeños coágulos de sangre alrededor de todo el útero.

  • Sangrado excesivo: Es literalmente lo que parece, un sangrado constante y abundante después del procedimiento abortivo.
  • Infección: Mejor conocido como un “Aborto séptico”, el cual es literalmente un aborto que conlleva a una infección en la mujer embarazada.
  • Lesiones: Muy poco probables, las cuales suelen ocurrir principalmente en zonas que practican el aborto ilegal. Los principales lugares afectados son el útero y uterino.
  • Alergia: Las mujeres que se realizan una interrupción del embarazo inducida por medicamentos pueden presentar una reacción alérgica a estos. Normalmente son errores por parte de los médicos, los cuales no realizan un chequeo antes de comenzar la ingesta de las sustancias.

Síntomas

Estos síntomas que describiremos de aquí en adelante solo se aplican para descubrir un aborto espontáneo, ya que una interrupción inducida es por decisión de los padres o por lo menos poseen conocimiento del destino potencial del feto. Primero que nada debemos recordar que cada cuerpo reacciona de manera distinta en comparación con otro, por ello es común que algunos síntomas no se presenten o por el contrario aparecen algunos que no hayan sido nombrados.

Los síntomas que una mujer embarazada puede llegar a presentar antes de que se produzca una interrupción del embarazo normalmente son los siguientes:

  1. Dolor Abdominal o lumbar: Este puede ser muy fuerte, débil o incluso en raros casos no presentarse. Suelen mostrarse como dolores sordos, agudos y con forma de presión punzante en la zona abdominal. Aquellos dolores que son considerados como cólicos pueden ser considerados también un síntoma si el dolor ejercido es excesivo.
  2. Material Tisular o expulsión de contenido por la vagina: Como su nombre índica, es literalmente la salida de algún elemento que pueda parecer formar parte del feto o cualquier otro material derivado del embarazo. Esto nos muestra que las partes y componentes necesarios para la correcta formación del embrión, feto o bebé se están desarmando y expulsando, con posiblemente una mortalidad alta, por el momento de darse cuenta de la situación, el cual suele ser tarde para realizar cualquier técnica.
  3. Sangrado vaginal o coágulos de sangre constantes: Si usted ya está segura que se encuentra embarazada lo normal es que ya no pueda presentarse la menstruación. En el caso que se produzca un sangrado vaginal constante y abundante es muy posible que se esté produciendo una interrupción del embarazo involuntaria. Dicho problema puede presentarse con cólicos o al mismo tiempo ni siquiera manifestarse.

Síntomas después del aborto

Las personas suelen presentar diversas emociones, pero sin importar tan rápido, lento, doloroso o traumático, los abortos espontáneos suelen dejar secuelas psicológicas y a veces incluso pueden llevar a los familiares del bebé a alguna depresión. Lo más recomendado es que mantengas una comunicación con tu médico y realicen un seguimiento a tus estados de ánimo. Las personas que sufrieron este tipo de pérdida suelen necesitar un apoyo emocional y necesitan sentir la seguridad de un círculo familiar cercano (Ver artículo sobre: sexualidad en el embarazo).

Lamentablemente no existe una recomendación óptima para seguir desde este punto, ya que todas las personas reaccionan de forma distinta a una interrupción del embarazo involuntaria. A pesar de ello los síntomas comunes entre estas personas son los siguientes:

  • Sentimientos fuertes: Desarrollan una gran muestra de emociones combinadas; desesperación, culpa, desilusión o a veces incluso alivio. El problema recae cuando todas estas se juntan y terminan creando ciertos desórdenes que luego pueden terminar en patologías. La más peligrosa de estas patologías es la depresión, pudiendo terminar en las ideas suicidas.
  • Recuperación lenta: Las mayorías de las personas tardan en procesar el evento sucedido y suelen negarlo. Este fenómeno es conocido como las “7 etapas del duelo”, las cuales deben superarse de manera lenta y segura, con un apoyo por parte de los conocidos cercanos. Las madres son las que más suelen verse afectadas en este hecho, principalmente por el sentimiento de culpa.

Tratamientos

Lamentablemente no existe ningún tipo de cura, tratamiento o medicina que pueda revertir una interrupción del embarazo involuntaria. A pesar de ello existe una excepción, el “aborto en evolución” el cual corresponde a una alta posibilidad de que aparezca un aborto, pero puede que este no se termine produciendo y por ende no termine habiendo un aborto.

En la línea general de casi todos los casos de interrupciones de embarazo, aquellas mujeres que padezcan un aborto involuntario durante las primeras etapas del embarazo no suelen presentar ningún tipo de complicación y no es necesario realizar alguna atención médica. Los casos de complicaciones más frecuentes son las interrupciones donde ciertos partes del tejido referente al embarazo queda dentro de la mujer. Este caso en específico debe llevarse a cabo un procedimiento llamado “Dilatación y curetaje”, denominado comunmente por sus siglas D & C.

Otro tratamiento que suele darse de manera menos frecuente es un control del sangrado. Este suele presentarse debido a principalmente por el retiro de los tejidos, mediante la menstruación posterior al aborto. También se suelen recetar medicamentos contra la posibilidad de que ocurra una infección (en caso de un aborto séptico). Por último sin importar la condición se recomienda ir a terapia o recibir apoyo emocional de familiares y allegados (Ver artículo sobre: Amor y Sexualidad).

Consecuencias

Las consecuencias de un aborto varían mucho dependiendo del tipo de técnica que se haya implementado para poder finalizar el periodo de gestación. A pesar de ello hay algunas consecuencias que suceden en todos los casos, como es el hecho de la muerte del feto o el embrión. Estas consecuencias cambian también dependiendo de donde se realice la práctica, pues los lugares legales suelen poseer personas capacitadas y equipos más modernos y/o eficientes, diferencia total de las zonas ilegales con utensilios insalubres.

Cuando un individuo femenino termina padeciendo una interrupción de su embarazo suelen dejar secuelas psicológicas. Existe la posibilidad que hayan daños físicos hacía la mujer embarazada, principalmente lesiones en el cuello uterino. En menor medida cabe la posibilidad que la mujer pierda la capacidad de volver a quedar embarazada o puede terminar como aborto recurrente. Incluso puede influir hasta en la relación de pareja, esto en el caso de que existan desacuerdos del futuro del bebé.

A continuación verá una lista con las posibles consecuencias que se pueden llegar a sufrir si se llega a realizar uno de los siguientes procedimientos abortivos. Todos las consecuencias escritas pueden ocurrir más no significa que normalmente lo hagan, actualmente son menos del 5% de los abortos que presentan consecuencias graves o a largo plazo.

Consecuencias por aborto de succión, legrado o aspiración

  • Posibilidad de que se cree una infección. Lo más probable es que esta se encuentre en la zona del útero materno y se deba a restos de la formación del feto.
  • Traumas del cérvix, endometritis, peritonitis. Estos son descritos como zonas que fueron dañadas por golpes (mejor descritos como traumatismos), las cuales con suficiente recuperación pueden volver a su estado inicial.
  • Es posible que se produzca una laceración o perforación en el útero o en el cuello del mismo. Dependiendo de la profundidad y el tamaño del corte, el riesgo es superior. Sumamente peligroso si llega a infectarse.

  • Las hemorragias internas causadas por la fuerza de succión no son comunes. Estas ocurren normalmente por un error por parte del equipo médico, al momento de calibrar la potencia de las herramientas.
  • Finalmente puede que el individuo quede parcialmente o totalmente estéril.

Consecuencias por aborto D & C (dilatación y curetaje)

  • Presenta exactamente las mismas consecuencias anteriormente descritas, además de agregar las siguientes consecuencias
  • Durante el proceso de dilatación, cabe una pequeña posibilidad que se produzca una perforación uterina, la cual creará una hemorragia.
  • Si el equipo de curetaje no está totalmente estéril y libre de agentes patógenos (resumiendo, principalmente gérmenes), es muy posible que termine hallándose una infección en el tracto genital femenino.

  • Debido al uso del bisturí, si el cirujano encargado del curetaje no domina bien el utensilio, puede ocurrir una laceración intestinal. A pesar de sonar mal, es la consecuencia menos preocupante de todas las anteriores, ya que se resuelve cosiendo la herida (lo que tomaría alrededor de 10 min luego de que esta se cree).
  • Existe una pequeña posibilidad que la paciente termine sufriendo absceso pélvico y tromboembolismo.

Consecuencias por aborto D & E (dilatación y evacuación)

  • Presenta exactamente las mismas consecuencias descritas anteriormente en el aborto de dilatación y curetaje, exceptuando la posibilidad del absceso pélvico. Además se agregan las siguientes consecuencias
  • Puede producirse una infección pélvica y/o renal. Los más probable es que esta ocurra, debido a que cuando se debe extraer el feto, alguna parte posiblemente contaminada puede terminar tocando alguna herida interna o simplemente dejar un resto que produzca la infección.
  • Si el procedimiento no es realizado correctamente, puede dañarse permanentemente las capacidades reproductivas de la paciente. Se puede dar el caso de embarazos implantación ectópica (literalmente bebés creándose fuera del útero materno), bebés con desnutrición post-nacimiento o incluso muerte fetal.

Consecuencia por aborto mediante inyección salina

  • Es sumamente peligroso si por un error se llega a inyectar la solución salina en la madre y no en el feto. Esta podría dejar quemaduras irreversibles e incluso podría causar la muerte debido a convulsiones. Cabe resaltar que también sería sumamente doloroso para la paciente, esto representa quemarse desde adentro.

  • Hay situaciones donde la inyección salina no fue suficiente para acabar con el periodo de gestación, creando un aborto fallido u obligando a la madre a tener que utilizar otra técnica. En el raro caso que el bebé logre sobrevivir a esto, nacerá con quemaduras graves alrededor de todo su cuerpo, malformidades e incluso partes faltantes en el cuerpo.
  • Puede que existan la posibilidad de provocar Embolismo pulmonar, además de la formación de coágulos intravasculares en la madre. Dicha consecuencia es muy rara y no se ha presentado de manera seguida, a pesar de ello es letal, debido a que los coágulos intravasculares podrían llegar a afectar órganos importantes si no se trata de manera rápida.

Consecuencia en caso de realizar un aborto ilegal

No solo existen las consecuencias psicológicas y físicas, también se encuentran las penales, tanto para los pacientes que deciden someterse, como para los “médicos” que prestan estos servicios. En el caso de que usted realice abortos ilegales pueden imputarse por varios delitos; desde preposición de homicidio, manipulación de sustancias psicotrópicas (las drogas utilizadas como anestesia), violación a los derechos de las mujeres, violación a los derechos humanos, etc.

Por otro lado, si usted se realiza un proceso de interrupción de embarazo ilegal, también existe la posibilidad de que sea detenido (incluso si este ni siquiera se completa). Primero que nada, se encontraría rompiendo las leyes contra la salubridad de salud pública al aceptar el tratamiento y si el feto muere, puede ser imputado de homicidio (Ver artículo sobre: sexualidad masculina).

Por último cabe resaltar que los castigos desempeñados o el tiempo de retención por dichos delitos varían totalmente dependiendo de las leyes que se apliquen en sus casos específicos.

Beneficios del aborto (legal)

A diferencia con las interrupciones del embarazo ilegales, los procesos que estén adscritos en la ley tienen un respaldo jurídico y penal. Teniendo eso en cuenta, usted puede saber si puede o no realizarse un aborto, según los lineamientos estipulados en la ley. Los principales beneficios que se obtienen al realizarse un aborto legal son los siguientes

  • Respaldo del seguro médico: En el caso de que usted posea un seguro médico, puede utilizarse en caso de que el aborto sea necesario y este deberá cubrir todos los gastos. Por otro lado, los abortos ilegales suelen infringir los términos del contrato, denegando cualquier tipo de apoyo por parte del seguro.
  • Control total de elección de método: La mujer embarazada podrá elegir que tipo de aborto desea realizarse, cuando y donde. Esto da la libertad de poder seleccionar un método mucho más efectivo, además de poder consultar con profesionales y pedir recomendaciones.
  • Personal capacitado y con experiencia: Para poder realizar una interrupción del embarazo, los hospitales piden por lo mínimo una especialización en ginecología (además obviamente de necesitar la carrera de medicina). Las clínicas especializadas utilizan solo profesionales para realizar los exámenes y solo médicos con estudios avanzados y experiencia en el procedimiento.

  • Salubridad 100% asegurada: Cualquier lugar certificado que preste el servicio de interrupción del embarazo posee por lo menos una inspección exitosa de salubridad. Esto se traduce como un seguro ante posibles patógenos e infecciones.
  • Equipo moderno y eficiente: Aquellas zonas donde se realizan abortos legales constan con el equipo indicado para poder llevar a cabo dichos procedimientos. Estos presentan la mejor tecnología disponible, a la que tiene acceso su país, normalmente superando por creces los utensilios en los lugares ilegales.

Aborto en la adolescencia

Un problema bastante grave de la sociedad es la cantidad de abortos que se llegan a realizar durante la adolescencia, etapa en la cual los humanos somos vulnerables y fáciles de influenciar. A pesar de esto, el mundo ha visto un cambio para bien, cada vez hay menos embarazos precoces y por ende menos abortos adolescentes. Los países desarrollados llevan la ventaja en esta competición, la cual la encabeza Corea, un país bastante conservador respecto al sexo.

Incluso con la gran disminución de abortos que son realizados durante la adolescencia, todavía hay un gran número de estos produciéndose a diario, de los cuales más del 50% son realizados en lugares ilegales. La principal razón para evitar terminar la labor de parto es la responsabilidad, ya que no se sienten preparados para llevar la carga de criar a un hijo, además de obligarlos a mantener sus metas personales en segundo plano. Debido a esto, la solución más sencilla para estos embarazos es realizar un aborto (o al menos es lo que piensan los adolescentes).

Aquellas personas que se realizaron este tipo de procedimientos en su adolescencia padecieron algún tipo de problema, ya sea de carácter físico o psicológico. Los principales detonantes siempre han sido las drogas, alcohol y comportamientos autodestructivos, pero familias disfuncionales y bullying también son factores importantes.

El peor problema que puede desarrollar una pareja de adolescentes que practica un aborto, son las grandes lesiones emocionales, las cuales son comparadas con traumas psicológicos. Otro problema es la constante presión que cae sobre las adolescentes, ya sea por parte del padre del bebé o por sus propios representantes, los cuales hostigan para que se realice el procedimiento.

Aborto y adopción

La principal relación que poseen ambas prácticas es que son actos que conllevan una alta responsabilidad, además de ser algo importante sobre la maternidad y la crianza. Por otro lado, la mayor diferencia reside en la visión pública que recibe cada una de estas prácticas, viendo el aborto como algo malo y la adopción como algo bueno.

Si bien ambos procedimientos proporcionan a la mujer (o en algunos casos a la pareja) la capacidad de elegir como seguir su camino. Uno proporciona una voluntad de ser madre, pero lamentablemente no posee las características para serlo. Otro individuo posee las características necesarias, pero no cuenta con el deseo de ser madre.

La vida puede mostrarse difusa, a veces incluso injusta, pero es una realidad que debe aceptarse y buscar sacarle provecho. Actualmente se esta intentando cumplir un proyecto en el cual, las mujeres embarazadas que planeaban hacerse un aborto, tendrán la posibilidad de dar en adopción a sus hijos, para que mujeres que no puedan tener bebés puedan poseer la gracia de criar a un niño.

Preguntas frecuentes

Esta sección se encontrará dedicada a responder las dudas más comunes que pueda llegar a poseer usted acerca del aborto.

¿En resumen, qué es un aborto?

Es sencillamente el procedimiento mediante el cual se da por terminado de manera adelantada el embarazo. Este puede ocurrir de forma natural o induciendolo en el organismo.

¿Qué es el legrado?

Se trata de una sencilla operación quirúrgica, la cual tiene como finalidad raspar una superficie en especifica (principalmente tejidos o huesos). En el caso del aborto, suele realizarse un legrado para rapar el útero o los tejidos cercanos, con la intención de acabar con cualquier patógeno adherido a la zona o con la finalidad de conseguir muestras.

¿Cuántos tipos de aborto existen?

Solo existen 2 tipos de abortos: el Inducido y el Espontáneo. Por otro lado, existen muchos subtipos derivados de estos 2, teniendo en cuenta características como el proceso de extracción o el tiempo del mismo (Ver artículo sobre: parto).

¿Cómo superar un aborto?

No existe ningún truco para superar rápidamente un aborto, se trata de un proceso que lleva tiempo y recuperación, tanto física y emocionalmente. Una recomendación dada por especialista asegura que “juntarse al círculo de familiares y amigos cercanos ayuda al proceso de recuperación”. A pesar de ello, cada persona actúa de manera distinta, por lo tanto algunas necesitan su espacio mientras que otras compañía.

¿Cómo diferenciar un aborto legal de uno ilegal?

Primeramente revise las leyes correspondientes de su país para poseer un conocimiento básico de lo permitido y lo prohibido respecto al aborto. Posteriormente asegúrese que el supuesto centro sanitario esté registrado en el sistema de salud pública (si su país posee uno), esto verificará totalmente si es un lugar fiable.

¿Dónde puedo realizarme un aborto?

Para conocer los sitios legales disponibles cercanos a usted que realicen esta función, será suficiente con que se dirija a un centro médico de atención pública cercano y hable con alguno de los directivos. Estos les proporcionan la dirección de algunas clínicas especializadas, hospitales con esa función o incluso le confirmara que puede realizarse ahí mismo. Nunca se fíe totalmente de lo que encuentre en internet.

¿Cuáles son los síntomas del aborto?

Las mujeres que se encuentran en un aborto evolutivo (alta posibilidad de aborto) presentan comúnmente fuertes dolores abdominales, además de un sangrado constante y abundante, el cual proviene de los genitales. Algunas personas pueden poseer abortos evolutivos y no presentar ningún síntoma, así que si usted cree que está padeciendo uno, diríjase a un centro de salud, no perderá nada por confirmarlo.

Esperamos que el artículo sobre el aborto haya sido de su agrado.