Las personas que tienen el hábito de cenar temprano o de dormir tarde suelen comer antes de acostarse. Después de todo, un estómago que ronca no contribuye a una buena noche de sueño.

Por lo tanto, el truco para un bocadillo saludable a altas horas de la noche es elegir un alimento que promueva la saciedad, pero que sea lo suficientemente liviano como para evitar el consumo excesivo de calorías, lo que puede conducir a un aumento de peso no deseado.

Como el metabolismo durante el sueño es más lento, es importante ser consciente de lo que hay que comer antes de irse a dormir y apostar por platos fácilmente digeribles con poca grasa, sal y azúcar, que no sobrecarguen el cuerpo.

Algunos bocadillos saludables pueden incluso ayudarle a dormir mejor. Aquí hay siete buenas opciones que comer antes de dormir:

Plátano arrugado con semillas de calabaza

El plátano es rico en potasio, que controla la función del corazón y previene los calambres musculares. Así que amase y cubra la fruta con 30 gramos de semillas de calabaza, que proporcionan proteína vegetal, fibra, grasa saludable para el corazón, zinc para la inmunidad y magnesio. Esta última ayuda a inducir un estado de calma y relajación que prepara al cuerpo para el sueño y desempeña un papel en la regulación de la melatonina, una hormona clave en la inducción del sueño.

Ensalada de aguacate y huevo

Amase medio aguacate y mézclelo con un huevo asado y un puñado de verduras picadas, como la col o el calabacín. Además de proteína de alta calidad y fácil digestión, el huevo proporciona triptófano, un importante neurotransmisor en los procesos bioquímicos del sueño y el estado de ánimo. El aguacate es otra fuente importante de potasio.

Homus con verduras crudas

El combo de granos (como el homus preparado con garbanzos) más vegetales crudos – como pepino, tomate o zanahoria encaja perfectamente en la cuenta para un bocadillo nocturno saludable. De esta manera, el consumo del dúo asegura una mayor ingesta de fibra y un menor consumo de azúcar y grasas saturadas. Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Sleep Medicine encontró que aquellos que consumen más fibra en lugar de azúcar y grasa saturada pasan más tiempo en un sueño tranquilo y reparador.

Kiwi con pistacho

El kiwi es un aliado para dormir porque contiene buenas cantidades de potasio, magnesio y vitamina B6, nutrientes relacionados con la relajación muscular y la producción de melatonina. Por lo tanto, la adición de 30 gramos de pistacho garantiza proteína vegetal, grasa saludable y minerales. Y esta sigue siendo la principal oleaginosa cuando se trata de la melatonina.

Camote hervido

Los carbohidratos ricos en antioxidantes de las batatas aumentan la serotonina, un químico cerebral que desencadena la relajación. De esta manera, el tubérculo es el bocadillo ideal para aquellos que quieren dormir bien.

Salmón con ensalada

Los pescados, especialmente los ricos en ácidos grasos omega-3 y vitamina D como el salmón, promueven un sueño tranquilo. Por lo tanto, combine la proteína con la ensalada de espinacas o la lechuga.

Jugo de frutas rojas con chia

Los frutos rojos como la cereza son una fuente de melatonina y por lo tanto han sido señalados como una ayuda para la relajación nocturna. La adición de unas pocas cucharadas de semillas de chía a la bebida proporciona no sólo fibra y proteína vegetal, sino también triptófano. La combinación aún tiene propiedades antiinflamatorias.