Siempre es bueno estar protegidos, y nuestro mejor escudo es la fe en nuestro máximo custodio, el que todo lo da, y todo lo puede, nuestro Señor Jesucristo, por ello te recomendamos las siguientes 3 oraciones de protección:

3-oraciones-de-Protección-1

¿Qué son las oraciones de Protección?

Es la manera de comunicarnos con Nuestro Señor de forma respetuosa para mostrar nuestra gratitud y solicitarle protección bajo su bendición. Estas oraciones de protección van dirigidas a el gran Jesucristo, se pueden realizar en voz alta o silencio si lo prefiere. Cada pensamiento nuestro debe estar cargado de fe para que la misma tenga el efecto que tanto buscamos.

Pasos para Orar Correctamente

  1. Para tener una conversación con Dios a través de la oración, tú debes conectarte con él de la manera en la que te sientas cómodo
  2. Busca un lugar cómodo donde no se tengan interrupciones de ningún tipo para que la conexión espiritual sea fluida.
  3. Puedes orar en voz alta, en silencio o de forma escrita lo más importante es tu conversación con Dios a través de la oración.

Versículos Bíblicos Sobre la Protección de Dios

En el texto sagrado, conseguirás la palabra de Dios donde nos enseña a través de sus versículos sobre su protección divina. Aquí te nombraremos algunos:

Salmos 32:7. «Señor tú eres mi refugio, tú me proteges de todo de peligro y me rodeas con cánticos de liberación.»

Salmos 119:114. «Solo tu señor eres mi escondite y mi escudo; en tu palabra me refugio y he puesto mi esperanza.»

Filipense 4:13. «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.»

Oración a nuestro señor Jesucristo y María Santísima entre las 3 oraciones de protección

Solo en tu nombre todopoderoso y en el de tu hijo Jesucristo, a quien confesamos como único Señor y Dios, el verbo de Dios hecho carne. Hijo único que ha derramado su Sangre por nosotros, te invocamos Jesús, te pedimos que nos protejas a todos los aquí presentes, que no permitas ninguna perturbación, ninguna atadura y ningún ataque.

A ti maravillosa y misericordiosa María, Reina de los Ángeles, envía a tus Ángeles a protegernos.
Señor Jesús protégenos: cúbrenos con tu armadura, con el casco de la Salvación que nos has concedido, la armadura de la justicia, de tu justicia, el ceñidor que es tu verdad, la que aceptamos con el corazón, el escudo de la fe que es el don tuyo para nosotros. Las sandalias de nuestra carga y la entrega por la proclamación de la buena nueva de la paz y la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios.

La oración continua reafirmando la confianza que tiene el creyente en la victoria de Jesús ante los males del mundo, y dejando claro que esta victoria no es solo de él, sino también de todos aquellos que creen en su infinita misericordia y confían fielmente en el poder demostrado por él. Luego se habla de la misión de la Virgen María, de manera que se logre contrarrestar cualquier daño proveniente de los enemigos; La oración culmina con el ya conocido «Amén».

Antes de continuar, te invitamos a disfrutar de otras oraciones como por ejemplo, la oración a San Benito para el dinero, seguro te gustará.

Poderosa oración de protección frente a enemigos

«Oh mi amado y todopoderoso Señor, Dios eterno, Dios nuestro misericordioso y omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, oh Dios, principio y fin de todas las cosas.

Tu que todo lo puedes, que solo tu eres grande, por la intercesión y con la ayuda de los Arcángeles San Miguel, San Rafael y San Gabriel, nosotros, tus hijos, humildemente te rogamos que nos libres eficazmente de todo mal y adversidad, de todo enemigo y mala persona; revístenos con tu Armadura, envíanos tu Luz, llénanos de bendiciones y danos tu protección para poder gozar siempre de tu Paz.

Soy yo, (Pronunciar su nombre), quien solicito tu auxilio y socorro, cúbreme con tus brazos altísimos y poderosos, purifica mi mente, corazón, cuerpo, alma y espíritu, y no permitas que nada perjudicial penetre en mí.

Único salvador y rey, y Trino junto con María reinad sobre mí y los míos, hoy y por toda la eternidad y no permitas que nada ni nadie pueda causarme mal.

Oh mi dios todopoderoso, creo en ti, en tu Poder y en tu Gloria, creo en tu Palabra, que es la única que puede alumbrarme; pido perdón por todos mis pecados y faltas, y en el nombre de Jesús y por el poder de tu Sangre, te ruego seas magnánimo conmigo, te pido que disipes todo lo que me atormenta y lastima, aleja de mi vida y hogar todas las sombras tenebrosas, sálvame de todo mal que venga contra mi y rompe en pedazos las cadenas que me aprisionan, para que pueda cumplir tu Santa Voluntad sin impedimentos físicos ni espirituales. Así sea.»

3-oraciones-de-Protección-2

A ti Amado Jesús

«Amado Jesús, tú conoces bien lo que es ser perseguido por enemigos en la tierra, y por tu compasión y entendimiento tu conoces el peligro que nosotros y nuestras familias enfrentan día a día. Como cristianos y discípulos tuyos, nosotros también seremos marcados como enemigos de muchos. Nuestros hijos necesitan protección de los abusadores de gente rencorosa, y de falsas filosofías de ataque espiritual. No permitas que objetos, ni ideas, ni tentaciones enamoren sus corazones lejos de ti. Sujétanos en tus manos y no nos dejes ir.»

La oración continua pidiendo a los ángeles protectores que permitan el andar del creyente dentro de los caminos seguros que estos seres han construido para ellos, se pide por el cese del mal dentro y fuera de los hogares. En cada frase se deja establecida la confianza que el creyente ha tenido y tendrá siempre en los ángeles y en la protección que emana de estos.

Asimismo, se les pide a los ángeles ayuda para tener comportamientos adecuados una vez se encuentran enfrentando las diversas situaciones complejas que la vida pueda presentar. También se pide el no tener temor alguno frente aquellos que solo buscan el mal, cerrando la oración con:

«Tenemos una reverencia santa basada en quienes somos y en quienes hemos sido en ti. Como comandante de nuestras vidas sabemos que nos cuidas de todos nuestros enemigos, y que mientras estemos en ti no temeremos a ningún mal. En tu nombre.

Amén.»